Público
Público

IU tacha el tijeretazo propuesto por el PP de "demagógico"

Cayo Lara afirma que el partido de la ‘Gürtel’ no puede dar "lecciones" a los sindicatos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hay tijeretazos y tijeretazos. El del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero no gusta nada a Izquierda Unida. Y el que propone el PP, menos aún. No sólo porque añadiría más toneladas del “neoliberalismo más duro”, sino porque además sus medidas son “demagógicas” y “poco serias”.

El dictamen lo escribió ayer Cayo Lara en rueda de prensa. No en Madrid, sino en Valladolid, donde IU celebró su II Encuentro de Grupos Parlamentarios –al que asistieron unos 45 dirigentes–, con el fin de tomar temperatura a su estrategia autonómica y acoplarla con la federal. El coordinador respondió a la información de ayer de Público, que reveló que las dos grandes partidas que el PP adelgazaría son la ayuda al desarrollo y las subvenciones a sindicatos y los cursos de formación. Mariano Rajoy las recortaría para “ahorrar 537.798.000 euros”. Esta decisión dañaría la formación continua que reciben tres millones de trabajadores al año.

“¿Cómo vamos a recortar la formación? ¿A qué fuerza política seria que pretende gobernar se le ocurre eso?”, se preguntó el líder. Luego hilvanó su crítica con el caso Gürtel, la “miseria” del PP que debe aflorar: “Rajoy tiene poca credibilidad para dar lecciones a sindicatos y partidos en cuanto a comportamiento ético y democrático. Mucha demagogia, mucha cortina de humo y ninguna alternativa seria”.

Lara llegó hasta el fondo: no hay inocencia en el PP. “Quiere quebrar la columna vertebral de los sindicatos, para que no sean un arma de defensa de los intereses colectivos”, desbrozó.

IU avisa de que está en juego la democracia, no sólo la economía

La alerta encajaba con el principal hilo conductor de las jornadas, que enjaretó las 17 intervenciones de cargos federales y territoriales de IU: la defensa de lo público, la democracia, el Estado del bienestar. Eso es lo que la crisis ha puesto en juego, y no sólo la economía. “¿Quién tiene que controlar a quién? ¿No tienen que controlar las democracias al poder financiero?”, reiteró el coordinador, para concluir que el Gobierno socialista, como los de otros países, “está de rodillas” frente a la banca.

Europa, desgranó después Gaspar Llamazares, se ha plegado al “golpe del mercado”, al Fondo Monetario Internacional, a la “evolución del neoliberalismo al neoliberalismo autoritario”. El diputado parafraseó el poema atribuido a Bertolt Brecht: “Vinieron a por la economía mixta y la socialdemocracia miró para otro lado. Luego vinieron a por el Estado del bienestar y la fiscalidad progresiva. Y ahora, a por la misma democracia”.

El senador Joan Josep Nuet señaló la razón última: la derecha quiere “descomponer” a la izquierda, desmovilizarla, “acallarla”. Un ejemplo es la voluntad de la patronal de romper “una de sus últimas murallas”, la negociación colectiva.

El líder quiere liquidar la 'pésima' foto de 'crisis, paro y corrupción'

Todos los dirigentes marcaron el camino de la huelga general, inevitable si el Gobierno decreta la reforma laboral. El eurodiputado Willy Meyer urgió a los cargos de IU a actuar de “gran piquete informativo” para que el paro sea un “éxito” y “se visualice que no es inexorable que el próximo presidente del Gobierno sea Rajoy”. Meyer aludió a una premisa que explicitó Lara: la huelga, aunque “bien merecida” para José Luis Rodríguez Zapatero, no pretende “derrocarle”.

El ensayo se verá con el paro de los funcionarios, a quienes IU volvió a apoyar ayer de palabra y con un manifiesto. El coordinador confió en que hoy martes se muestre una “imagen diferente” a la “foto fija del bipartidismo”, que es la de “crisis, corrupción y paro”, una instantánea “pésima” de España ante el mundo. “Es necesario que quebremos el pulso de los mercados a las democracias y a la soberanía de los pueblos”, sostuvo. “Debemos ser el referente de la defensa de la democracia”, completó el secretario general del PCE, José Luis Centella.

Mucho se discutió de soluciones, de complementar la “disidencia y la resistencia”, como dijo Llamazares, con la exhibición de “alternativa y de alianzas políticas, culturales y sociales”. El diputado subrayó así un tema que inquieta a su corriente, IU Abierta, la “apertura” de la federación, pata en la que se apoyaron Nuet y Montse Muñoz, responsable de Política Institucional. “Necesitamos la reconstrucción del ideario y los valores de la izquierda, compartidos por la inmensa mayoría de ciudadanos”, apostilló.“Autoestima y alternativa”

Los representantes autonómicos emitieron en la misma sintonía, a pesar de que la situación difiere de una comunidad a otra. Lo glosó al final Ramón Luque, secretario de Grupos Parlamentarios: “IU debe tener autoestima. Hay programa y hay alternativa”. Las ocho federaciones presentes mostraron su rechazo al decreto de ajuste del déficit del Ejecutivo y relataron sus fórmulas para exigir que la crisis no recaiga en los débiles.

La atención se posó en las CCAA donde IU gobierna con el PSOE, a falta de Balears, que no acudió. La catalana Mercè Civit explicó la “negociación dura” con el PSC hasta pactar la subida de impuestos para las rentas de más de 120.000 euros. Y el asturiano Jesús Iglesias describió la tensión con los socialistas, pese a que se tocará el IRPF a los que ganen más de 100.000 euros al año, aunque quiere gravar más a los de 60.000 euros.

Madrid (Gregorio Gordo) y Valencia (Marga Sanz) se detuvieron en el “bochorno” y escándalo de la Gürtel; Aragón (Adolfo Barrena) y Andalucía (Pedro Vaquero), en las prácticas “social-liberales” del PSOE. También intervinieron las comunidades en las que IU no tiene diputado regional: Castilla y León (José María González) aludió a la gestión desastrosa del PP y Castilla-La Mancha (Daniel Martínez) a la necesaria “regeneración democrática”, en parte por una ley electoral lesiva para IU y que José María Barreda ahora, y antes José Bono, se niega a cambiar. 

El escenario elegido ayer por IU fue la capilla (desacralizada) del Hospital Viejo de Valladolid, sede actual de la Diputación Provincial. Se acercaron ocho comunidades autónomas. Las pequeñas –en las que IU no tiene representación o ésta es mínima– no acudieron. 

Euskadi faltó: por la tarde se reunió el líder de Ezker Batua, Mikel Arana, con Vicente Silva, del ala del ex coordinador Javier Madrazo, para resolver la crisis interna. Hoy seguirán las conversaciones. Ninguna de las dos partes quiso hacer declaraciones a la prensa para no torpedear los intentos de acuerdo. En Valladolid, la única mención procedió de Lara, quien pidió no “profundizar” en los conflictos. Es decir, hablar lo justo.

IU intentó concluir su II Interparlamentaria antes de las 15 horas. Lo logró, pero se perdió viveza. No hubo debate entre el federal y los territorios, sino monólogo de cada uno de los dirigentes.

José Antonio García Rubio, secretario federal de Economía, avisó en la parte de conclusiones que no bastan gestos “simbólicos” como la subida del IRPF pactada en Catalunya para rentas superiores a los 120.000 euros (una barrera muy alta para la dirección). Es decir, que hay que apretar más al PSOE. Y es que lo que más teme el coordinador es que el despeño de los socialistas acabe arrastrando sin remedio a IU.

El III Encuentro de Grupos Parlamentarios tendrá lugar en otoño, y se celebrará en la Comunitat Valenciana.