Público
Público

IU teme que el Debate se convierta en el "testamento" de Zapatero

Llamazares espera que sea una respuesta del Congreso al crisis económica y democrática que sacude al país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El portavoz de Izquierda Unida (IU) en el Congreso, Gaspar Llamazares, considera que el Debate sobre el estado de la Nación, que se celebrará la próxima semana en la Cámara Baja, 'corre el riesgo' de convertirse en el 'testamento' de José Luis Rodríguez Zapatero, tras anunciar su renuncia a un tercer mandato, y en el primer mitin de la campaña electoral del presidente del PP, Mariano Rajoy.

'Y nosotros no queremos que sea ni una cosa ni la otra', ha enfatizado Llamazares durante una rueda de prensa en el Congreso, para quien el debate de política general de este año debe ser una respuesta del Parlamento a la crisis económica y democrática que, a su juicio, existe en el país.

'Debe ser una respuesta del Parlamento al golpe de mercado que ha provocado la crisis económica y social más importante de los últimos años así como una desafección de los ciudadanos con respecto a la política', ha recalcado.

En este contexto, Llamazares ha avanzado que su partido va a aprovechar el Debate de la Nación para presentar una serie de propuestas de resolución que contemplen algunas de las principales demandas que el movimiento del 15-M ha llevado a la calle.

Así, plantearán la necesidad de mejorar la transparencia y el diálogo entre política y ciudadanía, de impulsar la lucha contra la corrupción y la regeneración democrática y promover un cambio social frente a los recortes que se están produciendo como consecuencia de la salida 'antisocial' de la crisis que está llevando a cabo la UE.

Junto a IU-ICV, ERC y BNG también tienen previsto incluir algunas de estas reivindicaciones de los 'indignados' en sus iniciativas para el Debate sobre el estado de la Nación, por lo que todas estas formaciones están estudiando la posibilidad de presentar propuestas de resolución conjuntas, informaron a Europa Press fuentes parlamentarias.

Precisamente algunos de las principales asuntos que el movimiento 15-M ha puesto encima de la mesa con las manifestaciones y concentraciones que iniciaron días antes de las elecciones autonómicas y municipales están recogidas en la moción que IU someterá a votación del Pleno del Congreso el próximo día 12, el primer pleno del mes de julio.

Llamazares quiere que el Congreso exprese su 'respeto y comprensión' por el 'grito' del 15-M y se compromete a abrir cauces de diálogo con la ciudadanía a través de la Comisión parlamentaria de Peticiones y de la página de Internet de la Cámara Baja.

Según ha explicado, el futuro debe pasar por una reforma 'a fondo' del Reglamento del Congreso para que sea posible 'una mayor agilidad y diálogo' de esta institución con la ciudadanía y evitar que se sigan poniendo 'parches' al mismo o modificándose con resoluciones de la Presidencia.

Asimismo, IU aboga por 'reforzar' en el presente periodo de sesiones las medidas de transparencia y publicación de bienes, rentas y actividades, y el régimen de incompatibilidades y dedicación plena al cargo público --un asunto sobre el que las Cortes ya están trabajando--, así como por adoptar medidas de austeridad para evitar gastos 'superfluos' con la correspondiente extensión al conjunto de la Administración central del Estado.

Del mismo modo, IU quiere que el Gobierno someta a referéndum vinculante las medidas que requieran un amplio debate social --como podía haber sido el caso de la ampliación de la edad de jubilación a los 67 años en España--, e insiste en la necesidad de promover una reforma electoral para que todos los votos tengan el mismo peso en escaños, que los imputados no puedan ser candidatos y que los gobiernos tengan que rendir cuentas del cumplimiento de su programa electoral al final de su mandato.

También insta al Gobierno a reconsiderar, en el marco de la UE, el llamado Pacto del Euro 'velando por la defensa de los derechos laborales y el Estado social', y a llevar a cabo las medidas que permitan la dación de la vivienda en pago de la totalidad de la deuda hipotecaria cuando se trate de la vivienda familiar o habitual y de deudores de 'buena fe'.