Público
Público

La izquierda abertzale anuncia que cumplirá la Ley de Partidos

Rechaza la violencia pero Interior subraya que también "debe romper con ETA"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La izquierda abertzale anunció que los estatutos del nuevo partido que presentará 'próximamente' cumplirán 'los requisitos establecidos' en la Ley de Partidos, desde un compromiso 'firme e inequívoco' con el 'rechazo al uso de la violencia'. 'No hay cabida para forma alguna de coacción violenta en la estrategia independentista y socialista de este nuevo proyecto político', proclamó.

Fuentes del Ministerio del Interior, citadas por Efe, declararon que si la ilegalizada Batasuna quiere volver a las instituciones en las elecciones de 2011, debe 'romper fehacientemente con ETA' y, con la declaración de hoy, 'no lo ha hecho'. Fuentes de la lucha antiterrorista ven en este movimiento, no obstante, un intento de empujar a ETA hacia el abandono de las armas.

La izquierda abertzale hizo este pronunciamiento histórico de rechazo de la violencia en un acto, en Pamplona, convocado precisamente para anunciar las bases de su 'nuevo proyecto político'. Su declaración constituye en sí otro paso en la definición de su estrategia sobre la resolución aprobada en febrero, Zutik Euskal Herria, con una apuesta por las vías exclusivamente políticas y democráticas.

Interior: 'Batasuna debe romper fehacientemente con ETA'

La puesta en escena para presentar los 'principios' de su nueva formación estuvo cuidada al detalle. El documento fue leído en euskera y castellano por Marian Beitialarrangoitia y Rufi Etxeberria, un referente en este proceso, junto a más de 300 militantes entre cargos electos, ex presos, ex dirigentes, miembros de la organización juvenil y del movimiento Pro Amnistía.

Con esa demostración de cohesión interna, la izquierda abertzale hizo público por primera vez que los estatutos de su nuevo partido recogerán un rechazo 'al uso de la violencia o a la amenaza de su utilización para el logro de objetivos políticos', como informó Público el pasado 31 de octubre.

El 12 de noviembre, Arnaldo Otegi fue el primer dirigente que proclamó este principio en público durante el juicio por el acto de Anoeta en 2004: 'Nosotros rechazamos el uso de la violencia para imponer un proyecto político'. La izquierda abertzale considera que el nuevo partido debe basarse en el 'uso exclusivo de la movilización y la adhesión popular, la desobediencia civil, la lucha ideológica y la participación político-institucional'. Porque, sostiene, 'sólo desde el respeto a los principios democráticos' podrá avanzar en sus objetivos 'independentistas y socialistas'.

Otro 'principio' del nuevo partido que, según el documento, marca 'un punto de inflexión y superación de modelos anteriores', radica en que estará 'libre de interferencias, subordinación o condicionamiento alguno'.

'Todas las estrategias desarrolladas para la asimilación de la identidad' vasca 'han fracasado'

La izquierda abertzale anunció estos 'principios' a la espera de que ETA responda a la petición de un alto el fuego unilateral, permanente y verificable, de la Declaración de Bruselas y del Acuerdo de Gernika. Los facilitadores internacionales creen que, en este momento, la organización armada debe asumir ese requerimiento como paso previo a un cese definitivo de la violencia. La ilegalizada Batasuna espera que ETA anuncie el alto el fuego en esos términos antes de Navidad. Según explicó el facilitador surafricano Brian Currin en una entrevista con Público el 13 de noviembre, 'el proceso de verificación conduciría a otro de desarme. Esto nos situaría ya en una segunda fase: el final definitivo de la estrategia de ETA'.

La izquierda abertzale parte del diagnóstico de que 'todas las estrategias desarrolladas para la asimilación de la identidad' vasca 'han fracasado'. No obstante, llegado a este punto, considera que es necesario crear un partido para afrontar los retos del nuevo ciclo político: impulsar un escenario de paz, involucrarse en un proceso de diálogo para la resolución del 'conflicto' y traer 'a casa a todos los presos y exiliados'. Las bases de la nueva formación serán 'la independencia, la euskaldunización, el socialismo, el futuro en una paz basada en la justicia y en la libertad, el feminismo, la solidaridad internacionalista entre los pueblos, y la democracia participativa'.