Público
Público

La izquierda abertzale también reclama el "cese definitivo" de ETA

Respalda "todas y cada una" de las conclusiones de la conferencia de paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La izquierda abertzale certificó ayer su 'total y decidido apoyo' a las cinco resoluciones de la Conferencia Internacional por la Paz, celebrada la víspera en San Sebastián, y, en consecuencia, hizo propio también el llamamiento a ETA para que declare 'el cese definitivo de la actividad armada'.

Apenas 20 horas después de que Kofi Annan (ex secretario general de la ONU), Jonathan Powell (ex jefe de Gabinete de Tony Blair), Bertie Ahern (ex primer ministro de Irlanda), Gerry Adams (líder del Sinn Féin), Pierre Joxe (ex ministro de Francia) y Gro Harlem Brundtland (ex premier de Noruega) dieran lectura en la Casa de la Paz a su declaración de cinco puntos, la izquierda abertzale los asumió, desde el convencimiento de que 'tienen una dimensión histórica', en una comparecencia solemne con la presencia de decenas de militantes de distintas generaciones y destacados miembros del colectivo. Entre ellos, estaban Rufi Etxeberria, Tasio Erkizia, Txelui Moreno, Juan José Petrikorena, Joseba Permach, Joseba Alvarez, Miren Legorburu, Niko Moreno, Marije Fullaondo y Karmele Aierbe, así como los ex miembros de ETA Eugenio Etxebeste Antxon y Jon Agirre Agiriano.

Rufi Etxeberria afirma que 'esperan una respuesta positiva de ETA'

La Conferencia Internacional por la Paz y el concurso de las seis personalidades internacionales han servido a la izquierda abertzale de colchón para pedir a ETA, por primera vez en su historia, el cese definitivo de su 'actividad armada'. Es un paso más dentro del proceso iniciado hace dos años en su apuesta por las vías exclusivamente políticas. Sin ser textualmente explícita esa apelación a ETA en la declaración leída en euskera y castellano, se clarificó del todo en el turno de preguntas. Etxeberria respondió así: 'Como hemos dicho, la izquierda abertzale manifiesta su total apoyo a todas las resoluciones. Hace suyas cada una de las cinco resoluciones, tanto la dirigida a ETA, como la dirigida a los dos gobiernos y la dirigida a las fuerzas políticas vascas. Nosotros hacemos causa común con todas y cada una de las resoluciones. Son bien explícitas al respecto, y nosotros las asumimos y apoyamos'.

Etxeberria manifestó, además, que 'espera una respuesta positiva por parte de ETA a la interpelación de la Conferencia Internacional. Será la propia ETA la que vaya a responder cuando lo considere'. Eso sí, el dirigente evitó exigir a la organización terrorista que se disuelva.

La izquierda abertzale está convencida de que la celebración de esta conferencia constituye 'un hito en la historia de este país', al abrir las puertas a un nuevo escenario en el que todas las partes pueden resultar 'ganadoras'. Según su planteamiento, en este nuevo escenario se debe contar con la participación de 'todas las culturas políticas' para la 'resolución del conflicto' en todas sus vertientes, 'tanto de las causas como de las consecuencias'. La declaración de la Conferencia plantea en su segundo punto que los gobiernos de España y Francia acepten conversaciones con ETA para 'tratar exclusivamente las consecuencias del conflicto'. Se trataría, sobre todo, de los presos y las víctimas.

Confía en un nuevo escenario donde todas las partes resulten 'ganadoras'

Sobre las causas ya del 'conflicto', Etxeberria manifestó que son 'políticas', previas al nacimiento de ETA, y que deben ser abordadas 'exclusivamente' por las fuerzas políticas. Este planteamiento está reflejado en el cuarto punto de la declaración, que sugiere a los partidos y agentes 'no violentos' que discutan sobre 'cuestiones políticas' y tengan en cuenta la opción de celebrar una 'consulta ciudadana'.

Etxeberria manifestó en ese sentido la disposición de la izquierda abertzale a conformar 'todos los espacios políticos incluyentes' que estén dirigidos a abrir un 'diálogo multilateral' que busque la 'resolución del conflicto' y 'un acuerdo democrático en Euskal Herria, basado en su reconocimiento nacional y su derecho a la autodeterminación'. El propósito final, agregó, es que todos los proyectos políticos 'sean realizables, también el nuestro, el independentista'. 'Estamos hablando de democracia y de nada más', zanjó.

El PNV también convocó una comparecencia en Sabin Etxea, su sede en Bilbao, para valorar la Conferencia de paz. Su presidente, Iñigo Urkullu, anunció que su partido 'asume de forma íntegra y por su orden' la declaración.

PNV, EA y Aralar se adhieren también a la declaración final de la Conferencia

Urkullu destacó que en la declaración de las seis personalidades se pide a ETA que certifique su final 'sin contrapartidas políticas' y que la banda es la única a la que se le exige 'una condición previa': 'De lo que se habla es de cómo terminar sin concesiones con 50 años de terror y sufrimiento'.

El líder nacionalista consideró 'positivo' que el PSE participase, y dijo confiar también en que la actitud que manifiestan ya los dirigentes del PP 'en privado, vaya ganando terreno público poco a poco': 'Estoy convencido de que el Partido Popular también está dispuesto a acompañar este proceso y haremos todo lo posible para que sea así'.

El presidente del PNV también tuvo un mensaje para la izquierda abertzale. 'Se puso la corbata como símbolo de un cambio, de quienes quieren superar el pasado e iniciar un nuevo camino', dijo en alusión a cómo iban vestidos Rufi Etxeberria y el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano (Bildu): 'Les animamos a que perseveren, a que no vuelvan atrás, ni dejen que nadie les vuelva hacia atrás'.

Aralar también mostró su 'plena adhesión' a las conclusiones de la Conferencia, convencida de que esta es un 'paso cualitativo e irreversible hacia la paz y la normalización política'. Hizo por ello un llamamiento 'expreso' a los gobiernos vasco y navarro para que se involucren.

El secretario general de EA, Pello Urizar, también mostró su adhesión al cónclave. Instó a ETA a 'responder cuanto antes' al emplazamiento de cese de la violencia, pues 'un retraso no tendría justificación', y al Gobierno a 'no desaprovechar esta oportunidad'.