Público
Público

La izquierda abronca a la patronal y la alinea con el PP

González Pons replica que su formación no apoyará abaratar el despido "en ningún caso"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La propuesta de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) de reducir la indemnización del despido sacudió ayer por completo a las filas socialistas. La condena en tromba caminaba en la línea ya marcada, la víspera, por Alfredo Pérez Rubalcaba: las recetas planteadas por la patronal, además de equivocadas, destapan a las claras el 'programa oculto' del PP. Los conservadores, en cambio, negaron la mayor a través de su portavoz, Esteban González Pons, y prometieron que no apoyarán 'en ningún caso' abaratar el despido.

Ya en la noche del martes llegó, en declaraciones a La noche en 24 Horas, de TVE, la primera valoración oficial del Gobierno. Ramón Jáuregui, ministro de la Presidencia, criticó la propuesta de la CEOE porque supondría 'prácticamente instalar el despido libre' en España. Un modelo, previno, defendido por el PP.

Blanco advierte de que Rajoy quiere socavar más el Estado del bienestar

Ayer, a primera hora, marcó el paso el número dos del PSOE y portavoz del Ejecutivo. Para José Blanco, lo importante es saber qué opina de los planteamientos de la CEOE el PP por si forman parte de su 'programa oculto' y el 'que no se atreve a explicitar en esta campaña electoral'. En una conferencia organizada por el Fórum Europa en Sevilla, el titular de Fomento indicó que no compartía la receta de los empresarios, ya que 'un Estado del bienestar debilitado nos debilita a todos, al crecimiento económico, a la sociedad y dificulta a las personas que no tienen de todo que tengan una oportunidad en el futuro'. Y resaltó que ese es el 'sueño' de los empresarios, 'abaratar' el despido y 'debilitar' el Estado del bienestar para obtener más beneficios.

Blanco volvió sobre la indefinición de Mariano Rajoy, sobre su 'depende', su pretendido relativismo sobre la mayoría de los temas polémicos, diseñado para no despertar el voto anti-PP. Tras esa vaguedad, advirtió el portavoz, está la voluntad de 'dejar en la mínima expresión el Estado del bienestar'. 'Es muy difícil darle el voto a una persona que simplemente pide un cheque en blanco', enfatizó.

Los conservadores dicen que, para 'programa oculto', el del PSOE en 2008

El ministro de Industria perfiló un análisis semejante. Miguel Sebastián fustigó primero a la CEOE y a su presidente, Juan Rosell, por presentar sus iniciativas para combatir la crisis 'en casi plena campaña electoral', cuando 'no se presenta a las elecciones, a no ser que esté anticipando el programa de algún partido que todavía no lo ha presentado'.

'Espero que paren, no vaya a ser que tenga que pagar la indemnización el que sea despedido', ironizó Felipe González. El expresidente del Ejecutivo se refería así a la propuesta de los empresarios que más ha encolerizado a la izquierda: rebajar de 20 a 12 días la indemnización por despido por causas objetivas, y de 45 a 20 días si se trata de un despido improcedente. González advirtió de que reducir los costes laborales puede repercutir en el consumo, y más pronto que tarde se podría llegar al 'salario asiático'. Pidió después a la patronal que 'reenfoque' sus planteamientos para ganar más competitividad. Carme Chacón, la ministra de Defensa, también atacó ese flanco: las medidas de la CEOE no son la solución idónea para que España 'pueda salir de la crisis' y sea competitiva.

Críticas asimismo por parte del titular de Trabajo y número tres de la lista del PSOE por Madrid, Valeriano Gómez. 'La crisis no es el mejor momento para reducir el coste del despido, sino para que todos la combatamos. No haciendo más fácil despedir, sino haciendo más fácil contratar'.

Cayo Lara también cree que hay conexión entre la CEOE y el PP

En un sentido de ataque similar replicó el coordinador federal de IU. Cayo Lara esperaba que las alternativas de la CEOE no formasen parte del programa de los conservadores, aunque 'pinta tiene'. Los empresarios, aseguró, buscan 'menos derechos laborales, más baratos en el despido, pagar dos veces por la sanidad'.

El PP rechazó las sospechas agitadas por los socialistas, pero no reveló cuáles son sus propuestas concretas para enderezar el mercado laboral. El PP, aseguró Pons en TVE, 'no va a apoyar abaratar el despido en ningún caso'. No se puede hacer una reforma laboral 'sin contar con los sindicatos y la patronal', añadió. El vicesecretario de Comunicación de los conservadores prometió que su formación luchará por convertir los contratos temporales en fijos y por que pymes y autónomos 'no tengan que pagar por contratar'.

Carlos Floriano, secretario de Comunicación del PP, negó que su partido tenga un 'programa oculto'. Quien lo llevaba era el PSOE en 2008, 'con los mayores recortes sociales de la democracia'.

Sin embargo, no todos los dirigentes del PP se mostraron tan refractarios al catálogo de medidas de la patronal. Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, rehusó 'entrar a valorar' las iniciativas de la CEOE. Y, en un insólito giro, atribuyó a la 'ausencia de política económica en España' la proliferación de 'propuestas' de sindicatos o empresarios.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se mostró 'de acuerdo' con la CEIM la patronal madrileña, que había lanzado alternativas semejantes a las que luego asumió la CEOE en que hay que atajar 'los abusos', aunque el copago no tiene 'utilidad económica'. Más lacónico, su portavoz en la Asamblea de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, dijo que el programa del PP 'no tiene por qué coincidir' con el de los empresarios o los sindicatos.