Público
Público

La izquierda condena un fallo que secunda la derecha

El Gobierno y el PP expresan su "respeto" por la condena al juez Garzón. El PSOE admite "preocupación" ante la sentencia y Cayo Lara habla de "un día triste para la Justicia" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Los buenos han sido condenados y los malos no han sido juzgados', resumió Cayo Lara, el coordinador federal de IU, la indignación que hiló la primera lectura de la condena al juez Garzón más allá del PP.

'Nos llama poderosamente la atención la celeridad que ha tenido el Tribunal Supremo para condenar a un juez que perseguía delitos de supuesta corrupción, mientras los supuestos corruptos todavía no se han sentado en el banquillo', dijo Lara. A su juicio, la sentencia al juez Baltasar Garzón 11 años de inhabilitación por las escuchas del caso Gürtel marca 'un día triste para los demócratas, porque la Justicia se ha quitado la venda de los ojos'.

'Un país en el que se absuelve a los corruptos y a las redes como Gürtel y se condena a un juez, tiene un grave problema judicial', coincidió el portavoz de ICV, Joan Coscubiela. Decisiones como la fallada por el Supremo suponen, según aseguró, 'un cáncer que afecta a la Justicia en nuestro país y pone en entredicho la fiabilidad del sistema judicial'.

Con una u otra formulación, todas las formaciones que se sientan a la izquierda del PP condenaron la sentencia a Garzón. ERC lamentó que Garzón se haya convertido en la 'primera víctima de la trama Gürtel', hostigado por 'la ultraderecha', según su diputado Joan Tardà, y el BNG consideró la sentencia un 'linchamiento cargado de subjetivismo ideológico', coincidiendo con los términos empleados por Gaspar Llamazares, de IU. El portavoz gallego, Francisco Jorquera, calificó de 'vendetta' la decisión del Supremo.

Desde el PSOE, su secretario general, Alfredo Pérez Rubal-caba trasladó a través de su cuenta en Twitter su pesar por la condena: 'Respeto todas las sentencias pero algunas me entristecen. Hoy me acuerdo de la lucha que hicimos juntos contra ETA', señaló.

'El Partido Socialista respeta y acata la sentencia de todo tribunal y si se trata del Tribunal Supremo español, si cabe, todavía más', fijó posición oficial el portavoz socialista de Justicia, Julio Villarrubia. Dicho esto, el PSOE sí admitió 'preocupación' por el fallo.

'No nos gusta ver que un juez español con este perfil contra el terrorismo, el narcotráfico y la corrupción sea condenado por un delito tan grave y que, curiosamente, sea el primer condenado en una trama gravísima de corrupción', añadió Villarrubia.

'En lo personal lo lamento, en lo institucional, la sentencia hay que respetarla y acatarla', apuntó el líder de los socialistas extremeños, Guillermo Fernández Vara. 'Al judicializar la política hemos terminado politizando la justicia', resolvió el presidente andaluz, José Antonio Griñán.

Desde el Gobierno y el PP la reacción fue diametralmente opuesta. 'Máximo respeto (...) no hay ninguna valoración política que hacer', sorteó el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. 'Respeto absoluto', se unió la ministra Ana Mato.

Más explícita, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, consideró la sentencia del Supremo 'un triunfo del Estado de Derecho' que demuestra que 'el fin no justifica los medios'. El fallo, según el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, también del PP, 'es una señal de salud democrática'.

Más comedido en su análisis, el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, se limitó a poner distancia: 'Es una decisión que se compartirá o no, pero, por mi parte, se respeta profundamente', apuntó. 'Seguramente este juez, que es atípico, podría haber sufrido el reproche por otras materias, pero por esta me cuesta mucho pensarlo', concluyó desde el PNV su portavoz parlamentario en materia de Justicia, Emilio Olabarria.

'La Justicia en España es igual para todos, también para los jueces. Hay que respetar las decisiones de los tribunales', valoró la portavoz de UPyD, Rosa Díez.