Público
Público

Izquierda Plural busca aliados para forzar la dinamización del Congreso

IU, ICV y CHA trasladan al presidente del Congreso y al resto de grupos un documento de debate para avivar el debate parlamentario, impedir que el PP ahogue las Cámaras y romper con el "bipartidismo excluyente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Joan Coscubiela, portavoz de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) en el Congreso, gusta de utilizar frecuentemente una expresión, la de que el PP ejerce una 'mayoría absolutista' en el Congreso. Tanto como decir que usa el rodillo y lamina, a su juicio, a las minorías. Él, junto con el resto de su grupo y los demás portavoces de la oposición, ya ha denunciado pertinazmente que el Gobierno se niega a dar voz a los partidos, que ahoga al Parlamento, que el presidente Mariano Rajoy rehúye las Cortes siempre que puede. 

La queja goza ahora de una expresión más acabada. Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) presentó esta mañana en rueda de prensa en la Cámara su 'propuesta de debate' para dinamizar la vida parlamentaria, para impedir el ordeno y mando del Gobierno de turno, 'en defensa de una democracia avanzada y de un Parlamento al servicio de la ciudadanía' [descargar aquí]. Una iniciativa que ya ha sido trasladada al presidente del Congreso, Jesús Posada, y que se remitirá al resto de partidos de la oposición y a los colectivos sociales para, entre todos juntos, forzar al PP a que acepte cambios. Claro que todo intento está condenado a la melancolía, porque los conservadores gozan de una mayoría holgadísima. Y el PSOE, por su parte, sale igual de mal parado en el texto, ya que 'no parece muy interesado en renunciar a las ventajas que le ha dado una etapa bipartidista en el funcionamiento de las Cortes'.

El grupo alerta del 'peligroso vaciamiento de contenido' de las Cortes Generales

Prologa el documento un diagnóstico de la situación, a ojos de IU, ICV y CHA: el 'evidente desprecio' del PP al Parlamento, la práctica de gobernar y aprobar recortes por la vía rápida del real decreto ley –lo que evita la discusión profunda y la incorporación de enmiendas, y hasta ahora el Ejecutivo ha aprobado 27–, el escaso margen de maniobra que tienen los grupos para trabajar, el bloqueo 'sistemático' a iniciativas que pretendan dotar de mayor transparencia a las instituciones –como las que atañen a la Casa Real–, la negativa a la constitución de comisiones de investigación (ya se pidió, sin éxito, para el caso Bankia), el hecho de que se esté presuntamente negociando un rescate 'sin la menor información' a la Cámara o que se pongan 'trabas' a la ciudadanía para que presente iniciativas legislativas populares (ILP). El texto también saca a colación la 'erosión democrática' que viven comunidades autónomas como Castilla-La Mancha o Madrid, que quieren reducir a la mitad sus asambleas legislativas, la intención del Ejecutivo de contraer el número de ediles en los ayuntamientos, o las 'reformas recentralizadoras', el control de RTVE o la 'persecución' que el Ejecutivo hace contra sindicatos, movimientos sociales y 15-M. 

En suma, analiza Izquierda Plural, 'se está vaciando peligrosamente de contenido a unas Cortes Generales que, en estos momentos de crisis, deberían ser más que nunca el centro de la vida política del Estado'. Una estrategia que obedece, concluye el grupo, a la 'entrega de la soberanía nacional a los intereses económicos que representan las instituciones financieras internacionales', que desean carnaza, 'gobiernos sumisos y parlamentos adormecidos'. 

Se trata de 'hacer protagonista a la ciudadanía de las decisiones que le afectan en su vida'

Por todo ello, y aquí viene la parte propositiva, el grupo capitaneado por Cayo Lara exige un 'cambio sustancial en la forma de entender la democracia como el instrumento para hacer a la ciudadanía protagonista en las decisiones que afectan a su vida cotidiana: salida de la crisis, el combate del paro, los desahucios, la exclusión social'. Y esa exigencia de más democracia significa 'más implicación' de la gente en la vida parlamentaria y 'más activación del funcionamiento del Congreso y del Senado para que realmente sean el centro de la vida política y social del Estado, y no meras Cámaras de resonancia' de las decisiones del Ejecutivo o de la UE. Se debe caminar, coligen los diputados, hacia un 'Parlamento más vivo, más dinámico, más abierto y donde exista una mayor participación de todos los grupos y se permita una mayor implicación del Congreso en los problemas de la ciudadanía. Un Parlamento que refleje mejor la pluralidad que representa y demanda la sociedad'. Otro Parlamento como vacuna contra el 'descrédito' que sufre la política y el palpable desencanto ciudadano. 

Entre las propuestas que sugiere Izquierda Plural se encuentran regular el debate del estado de la nación para obligar a que se celebre anualmente y evitar que el presidente se escape –como hizo Rajoy este año–, modificar las condiciones para la presentación de las ILP (reducir el número de firmas, que exige un cambio en la Constitución), favorecer la participación de la sociedad en las comisiones o ampliar el número de iniciativas que pueden presentar los grupos o forzar al jefe del Ejecutivo a comparecer ante la Cámara si lo piden dos grupos parlamentarios. Esta última sugerencia tiene su miga, ya que el PP ha bloqueado con su mayoría absoluta todos los intentos de la oposición de que Rajoy explique a los diputados sus planes para fomentar el empleo o dar cuenta de la ayuda a la banca o el presumible rescate. 

Una medida es obligar al presidente a acudir al Congreso si lo piden 2 grupos

Son medidas 'muy normalitas', de 'sentido común', según defendió José Luis Centella, de IU, que no exigirían grandes cambios: algunas necesitarían el cambio del Reglamento de la Cámara, otras un acuerdo de la Junta de Portavoces y el resto, modificaciones legales. En cualquier caso, Izquierda Plural lanza ahora este documento para negociarlo con el resto de grupos, y espera tener unas conclusiones para finales de este año. Hay que acabar con el 'monopolio' que ejerce el PP, con la 'rutina' actual y el 'bipartidismo excluyente', explicó Coscubiela. Porque buena parte de la culpa, a juicio de estos diputados, también la tiene el PSOE, que gobernó en anteriores ocasiones, y así se señala en el documento. Chesús Yuste, portavoz de CHA, apuntó el objetivo último de la reforma: 'Acortar la distancia entre el Parlamento y la calle, es decir, eliminar las vallas que separan el Congreso de la gente'. 


El documento extracta las principales reformas que Izquierda Plural pone a debate. 

1. Más poder para la Comisión de Peticiones // La Comisión de Peticiones del Congreso –y su homóloga del Senado– son ya 'un mero buzón de reclamaciones', dicen IU, ICV-EUiA y CHA, ya que llegan las solicitudes de los ciudadanos sin que les dé curso. Por tanto, este órgano debe tener la 'capacidad para permitir que los colectivos e instituciones puedan explicar directamente en su seno las peticiones presentadas' y emitir informes sobre ellas. 

2. Más contacto con la gente // El grupo pide que se desarrollen iniciativas (sin concretar) que posibiliten 'una mayor relación de la ciudadanía con sus representantes'.

3. Apertura del Congreso //  La sociedad civil, entiende Izquierda Plural, ha de poder participar en las comisiones y elaborar iniciativas parlamentarias. 

4. Debate del estado de la nación anual //Que se regule el debate del estado de la nación –hoy su celebración queda al arbitrio el Gobierno– para que tenga lugar obligatoriamente una vez al año.

5. El presidente, al Congreso // Se reclama que el presidente deba comparecer ante la Cámara forzosamente si así lo requieren dos grupos parlamentarios. 

6. Más juego para el diputado // Izquierda Plural demanda que se amplíe el 'papel individualizado' del parlamentario en las comparecencias que realiza el Gobierno en las comisiones.

7. ILP más al alcance de todos // Una mejora de las condiciones: que se requieran menos de 500.000 firmas –ello obligaría a cambiar el artículo 87 de la Constitución– y que puedan defender la ILP los ciudadanos promotores de la misma.

8. Defensa de los ayuntamientos // IU, ICV y CHA quieren que se impulse el 'debate público sobre el intento de disminuir la democracia municipal'. 

9. El Parlamento como centro de la vida política // Aquí se plantea modificar el sistema de cupos. Hoy por hoy, PP y PSOE pueden formular cada uno 10 preguntas en la sesión de control en el Congreso, y el resto sólo puede hacer una a la semana, y sólo una cada tres plenos puede ser dirigida al presidente del Gobierno. Izquierda Plural plantea que los grupos de más de 10 diputados tengan dos preguntas en cada pleno y se amplíe las que se pueden lanzar al jefe del Ejecutivo (de las tres actuales a cinco). Además, en la actualidad los grupos minoritarios pueden presentar sólo, en cada periodo de sesiones (o sea, cada seis meses), dos proposiciones de ley y otras dos proposiciones no de ley (PNL). IU, ICV y CHA cree que debe 'permitirse una distribución más amplia y plural de los cupos' para evitar que PSOE y PP se repartan 'casi en exclusividad' las sesiones plenarias. De este modo, plantean que los grupos más pequeños puedan presentar una PNL al menos cada dos plenos. También debe aumentarse el número de iniciativas a debate en las comisiones, añaden.