Público
Público

Izquierda Unida rompe la maldición de la caída y se anota su mejor resultado desde 1996

La federación sube más de 700.000 votos, se consolida como tercera fuerza y logra once escaños frente a los dos de 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pasado y el futuro fundidos en un emocionado y cálido abrazo. Fue el de Cayo Lara y Marcos Ana, el poeta comunista que el franquismo encarceló 23 años. Ese abrazo prologaba una noche de euforia y explosión de júbilo en la sede federal de IU. A esa hora, el coordinador y candidato acababa de llegar con su mujer, Juani, y su equipo de campaña. Dirigentes y trabajadores de la casa, salvando la nube de fotógrafos, aplaudían a Lara. Y allí estaba Ana. Y llegó el abrazo sentido y emocionado de los dos.

Lara sonreía, aunque intentaba templar su propia alegría. Porque tan sólo pocos meses, semanas atrás, si se hubieran hecho apuestas de las de verdad, nadie en la dirección de IU se habría atrevido a pronosticar un resultado como el de ayer. Nadie porque ni en sueños se esperaba que se batiesen varios récords a la vez: crecimiento electoral en toda España -menos en Euskadi-, grupo parlamentario en el Congreso garantizado con holgura, la recuperación de los diputados perdidos en cuatro comunidades y, en fin, una subida en escaños y en votos jamás vista en 15 años.

IU, junto a las otras 12 formaciones con las que competía en estos comicios -entre ellas, ICV y Chunta Aragonesista- lograron 11 escaños, frente a los dos de 2008. Es decir, casi seis veces más. La federación, con el escrutinio al 100%, recabó 1.680.810 votos (969.946 en las últimas generales). Eso hace un 6,92% de las papeletas, casi el doble del 3,77% de hace tres años y por encima de los datos de las municipales del pasado mayo (6,36%).

Lara promete trabajar por el 'cambio en la calle y en el Parlamento'

Para empezar, IU e ICV amplían su presencia en Madrid y Barcelona (tres escaños en cada provincia), pese a que en la Comunidad de Madrid le gana UPyD. Y todo lo demás lo rescata: Sevilla, Málaga, Valencia, Zaragoza –aunque ese acta la ocupará primero Chesús Yuste, de CHA- y, sobre todo, Asturias. Gaspar Llamazares devuelve a IU un bastión histórico perdido en 2004 y retorna al Congreso otra legislatura más. IU Asturias se apunta además el mejor resultado en toda España, el 13,27% de los votos. En la Cámara Baja se sentará una voz del 15-M, Alberto Garzón, el cabeza de lista por Málaga.

Precisamente, Lara y toda la dirección utilizaron el gesto de aprobación de los indignados cuando llegaron a una sala abarrotada por militantes y dirigentes. '¡Aquí está la izquierda de verdad!', gritaban los suyos entre fortísimos aplausos. Por fin 'una alegría en casa de los pobres', comenzó un Lara, ya sí, plenamente satisfecho. En efecto, se acababa la 'travesía en el desierto' de IU, como dos horas antes había proclamado el director de la campaña, Ramón Luque. Se acababan 11 años de caída ininterrumpida en generales, de noches electorales de profunda depresión y caras largas.

El candidato, arropado por todas las familias de la federación, agradeció primero el 'esfuerzo colectivo'. Pero enseguida sintonizó con los que han apostado por su candidatura este 20-N, justo a los que él se dirigió en campaña, los socialistas desencantados y los jóvenes rebeldes del 15-M. Ambos son parte del éxito de IU. 'Nos comprometemos solemnemente a que no defraudaremos. Nos podremos equivocar, pero no defraudaremos ni mentiremos'. El ya diputado electo prometió 'seguir trabajando por el cambio del modelo productivo, en el Parlamento y en la calle'. 'No nos vamos a institucionalizar. Tendremos los pies en la calle'. Y con todos aquellos que se sumen, recordó, construirá la izquierda alternativa, imprescindible para 'rescatar la democracia' del 'robo de los mercados'.

Llamazares se apunta en Asturias el mejor resultado de IU en toda España

Pese al excelente resultado, Lara clamó que IU no se rinde. Plásticamente, esgrimiendo un folio en blanco con un gigante '11' impreso mostró que sí, que las urnas le habían dado 11 actas. 'Pero con una Ley Electoral justa, se sentarían en el Congreso 25 personas'. La sala prorrumpió en un estruendoso aplauso. La lucha por un sistema proporcional sigue en pie. Es más, dijo, el PP ha ganado el 20-N con mayoría absoluta de diputados, pero con el 44,62% de los votos. Y consciente de la debacle del PSOE y de que tendrá que tirar de las riendas de la oposición este tiempo, IU se reivindicó como la nueva 'fuerza decisiva' en el Parlamento.

La fiesta y el júbilo se prolongaron pasada la madrugada. Normal, tras tantos años de sinsabores. Y Uu último buen sabor de boca: en Argamasilla de Alba (Ciudad Real), el pueblo de Lara, IU se hizo con la segunda posición (26,01%). Por detrás del PP (46,85%) y por delante del PSOE (22,59%). El líder también es profeta en su tierra.