Público
Público

Jáuregui: "Lo de Barcelona no fue el 15-M, sino una manifestación antisistema"

Manuel Chaves advierte de que sucesos como los de Barcelona pueden acabar con los indignados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las protestas en Barcelona frente el Parlament de Catalunya han desatado una ola de reacciones entre la clase política, que se mueve entre la condena y el respeto hacia un movimiento, el 15-M, que ya se ha desmarcado de esos sucesos violentos.

Dentro del Gobierno, el ministro de Presidencia, Ramón Jáuregui, cree que las concentraciones en Barcelona frente el Parlamento catalán 'no tienen nada que ver con el 15-M'. Para él la protesta del miércoles es 'una mezcla de antisistema y radicalidad antidemocrática muy peligrosa', con la que no tiene nada en común el 15-M.

En una entrevista en RNE, recogida por Efe, Jáuregui subrayó que el 15-M es 'la expresión de una queja ciudadana de futuro, una reivindicación de mayor equilibrio social' y una reivindicación de fondo que la izquierda en particular tiene que asumir y canalizar hacia la política.

Más críticos con el 15-M se mostraron Manuel Chaves, vicepresidente tercero del Gobierno, y el expresidente Felipe González. El primero avisó en Telecinco a los indignados  que los ciudadanos no saben 'realmente' qué es lo que están pidiendo y exigió respeto a las urnas.

Chaves también aseguró que 'muchas de las expectativas' que inicialmente creó el Movimiento 'todavía no se han cubierto'. Para él, 'sucesos como los de Cataluña pueden acabar con el 15-M', y agregó que 'el peor favor que podemos hacer al movimiento es mitificarlo y justificar acciones que no se pueden justificar'.

En esa misma línea se expresó el expresidente del Gobierno Felipe González, quien en una entrevista en la cadena Ser dijo, aunque se debe prestar atención a algún componente del Movimiento del 15-M 'en su origen', lo ocurrido frente al Parlamento de Cataluña 'no es tolerable desde el punto de vista democrático'.

González: 'Estamos viendo mucho disparate'

González aseguró sentir 'tristeza' y añadió que si el Movimiento del 15-M hubiera 'identificado' dos o tres objetivos 'dando un carácter exclusivamente pacífico' a sus movilizaciones se 'hubiera excluido la cantidad de disparate que estamos viendo y que preocupa a los que lo pusieron en marcha'.

Tras considerar necesario 'analizar las razones de la protesta' y no 'simplificar', González arremetió contra los que critican al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, por lo ocurrido en Barcelona cuando no tiene competencias sobre los Mossos de Esquadra.

El expresidente hizo hincapié en que lo ocurrido ayer fue una 'falta de respeto' a la democracia y recalcó que 'la fuerza pública está para garantizar el orden público y el ejercicio de las libertades'. 'Éstos no lo han respetado', continuó González en alusión a los convocantes de la protesta frente al Parlament a los que recordó que 'tampoco vale convocar manifestaciones y luego no hacerse responsable' de lo que ocurre.

Preguntado por si pueden tomarse medidas para mejorar la democracia, González respondió que 'algunos movimientos se pueden hacer' y señaló que 'hace muchos años' que cree que abrir las listas electorales 'para tachar al que no le gusta' al elector 'no debilita las estructuras de los partidos sino al contrario'.

Asimismo, dijo que hay que 'mejorar' la lucha contra la corrupción 'y hacerlo sistemáticamente', aunque el electorado cuando se expresa, como lo hizo el pasado 22 de mayo, no haya sido 'muy exigente' en esta materia. Sin embargo, dijo que algunas de las recomendaciones del Movimiento del 15-M 'no tienen consistencia' como pasar de una democracia representativa a una democracia directa. En ese sentido, puso como ejemplo el Estado de California, en Estados Unidos, y dijo que es 'ingobernable'.