Público
Público

El jefe de los Mossos avala ante el juez las cargas contra el 15-M

El desalojo de la plaza de Catalunya causó 121 heridos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La instrucción abierta por las cargas policiales contra la acampada del 15-M de la plaza de Catalunya de Barcelona, el pasado 27 de mayo, llevó al director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, a declarar ante el juez como imputado. Acompañado por el comisario jefe de la Policía, Josep Milán, y el secretario general de Interior, Xavier Gibert, Prat justificó la actuación de los Mossos y mantuvo que esta fue 'correcta' en todo momento.

Tras dos horas en la sala, Prat realizó una breve declaración, en la que no admitió ninguna pregunta, para afirmar que su comparecencia 'no influirá' en las decisiones que deba tomar en el futuro como director de los Mossos: 'Que la ciudadanía esté tranquila, porque la Policía seguirá actuando como hasta ahora, con la máxima profesionalidad'.

Juzga 'interpretable' obligar a los agentes a llevar visible su identificación

Reiteró que se debía limpiar la plaza de objetos peligrosos de cara a una eventual celebración de la Liga de Campeones que disputaba el Barça. Según fuentes judiciales, sin embargo, no aclaró por qué se procedió a vaciar todos los objetos de la plaza y no sólo los peligrosos, una decisión que atribuyó al Ayuntamiento.

Según explicaron los abogados del medio centenar de querellantes, el director de los Mossos dijo al juez que ningún agente se extralimitó en las cargas policiales que dejaron más de un centenar de ciudadanos heridos, y que los antidisturbios hicieron un uso proporcionado de la fuerza dada la situación de peligro que se había generado. 'Ha explicado que no se ha abierto ningún expediente disciplinario porque no hubo ningún exceso', dijo Nuria Monfort, una de los seis abogados que representan a los afectados. Según los letrados, la única orden que admitió haber efectuado fue la de hacer uso de las pelotas de goma, mientras que dejó en manos de los jefes del dispositivo la decisión de cargar contra los centenares de personas que se fueron acercando a la plaza. Sin embargo, admitió que tanto él como el conseller de Interior, Felip Puig, fueron informados en todo momento y dieron el visto bueno sobre cómo se iban desa-rrollando los hechos.

El Departamento de Interior apoya sin fisuras al director de la Policía autonómica

Los letrados consideraron 'preocupante' que Prat mantuviera que la normativa que obliga a todos los agentes a llevar su número de identificación en un lugar visible y que los antidisturbios se saltan día sí, día también es 'interpretable', si bien aseguró poder identificar a los agentes si fuera necesario.

Interior no comunicó a los acampados la intención de limpiar la plaza, según Prat porque no encontraron ningún interlocutor entre los indignados. Aseguró desconocer que en la página web de la acampada constaban los nombres y teléfonos de la comisión legal, con quien habría podido contactar.

Los abogados de los querellantes consideraron positivamente la comparecencia. 'Ha asumido su responsabilidad', destacó la letrada Laia Costa. Además, celebraron que la declaración permita elaborar nuevas diligencias de prueba que podrán ser incluidas en la causa. El juez requirió a la Policía que le faciliten las transcripciones de las conversaciones que se mantuvieron entre los mandos policiales durante todo el operativo, así como los atestados que detallan el número de agentes participantes y los movimientos que se llevaron a cabo.

El juez requiere la transcripción de las conversaciones entre los mandos

Una veintena de indignados abuchearon a Prat cuando salió de los juzgados. Con camisetas y pancartas con la cara de Puig y algunas de sus declaraciones, como 'iremos hasta donde permita la ley y un poco más', lamentaron que el conseller no haya sido imputado. Consideran que Puig asumió toda la responsabilidad de los hechos y que, por tanto, debería responder sobre el mismo. Sólo el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) puede decidir imputar a Puig, dada su condición de aforado.