Público
Público

El jefe de la 'trama Brugal' declaró al juez que hizo un regalo a Camps

Fenoll tenía en su caja fuerte el resguardo de un envío al president. Dijo que "podría ser con motivo de un obsequio" navideño y que guardaba el comprobante para recordar la dirección

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El empresario Ángel Fenoll, considerado el jefe de la trama Brugal, custodiaba en la caja fuerte de su domicilio el resguardo de un envío por Seur al president de la Generalitat, Francisco Camps, y así consta en el sumario del caso. En una declaración judicial, Fenoll fue interrogado sobre ese extremo por el fiscal Anticorrupción. Y el empresario respondió así: que ese sobre y otros cinco dirigidos o remitidos por Eduardo Zaplana e igualmente depositados en la caja fuerte 'podrían ser con motivo de la Navidad, que se suele hacer como obsequio'. El fiscal replicó de inmediato con otra pregunta: ¿Por qué 'tanto celo' para un regalo navideño? Y Fenoll contestó ahora de este modo: 'Por guardar la dirección para el siguiente año'. 'Todos los años', agregó el imputado, manda 'obsequios a todos los políticos con los que trabaja, sean del signo político que sean'.

En otro documento del sumario, un subordinado de Fenoll le confirma en abril de 2007 por teléfono que ya envió, también 'por Seur', una carta amenazante 'a la Generalitat Valenciana'. Este diario no ha podido confirmar si el resguardo del envío a Camps custodiado en la caja fuerte guarda relación con la mencionada carta.

Ayer, una portavoz de Camps negó de manera tajante que el jefe del Ejecutivo valenciano haya recibido nunca un regalo de Fenoll. 'Es absolutamente falso', dijo.

La caja fuerte albergaba además una decena de dispositivos USB con grabaciones comprometedoras para distintos políticos y empresarios. Fenoll alegó que no sabía quién había grabado conversaciones ni rodado los vídeos y DVD que guardaba en la caja fuerte. Y sostuvo que su contenido se relacionada con cuestiones como el 'absentismo laboral', pese a que los nombres de distintos políticos alicantinos aparecían en las carátulas.

El sumario no especifica la fecha del resguardo del envío relativo a Camps, expedido por la empresa Seur, según el acta policial levantada tras el registro de la vivienda de Fenoll. En ese mismo domicilio, la policía encontró un disco que contenía una carta supuestamente escrita por un tal Francisco Torrecillas y remitida a Camps en diciembre de 2002, cuando el hoy president valenciano iniciaba la carrera hacia su primera elección.

De ser cierta la misiva y su recepción por Camps, significaría que el líder del PP valenciano estaba al tanto de los turbios manejos que, presuntamente, venían produciéndose en el municipio alicantino de Orihuela desde años atrás. Porque en la carta, el tal Torrecillas se queja a Camps del comportamiento del entonces alcalde, Manuel Medina, del PP: 'Aparte de no cumplir con lo pactado hace casi seis años, cuando me pidió mi colaboración en el asunto de la compra de un concejal dice el texto , ahora para más colmo me ha quitado unos servicios que yo realizaba en la Costa de Orihuela para dárselos (...) a una empresa fantasma'.

Este diario no logró localizar al único empresario de Orihuela cuyo nombre y dos apellidos coincide con los del firmante de la carta. La portavoz de Camps tampoco confirmó o desmintió si el presidente había recibido la misiva. Está fechada hace ocho años, argumentó la fuente, y su supuesta remisión se produjo cuando Camps no dirigía aún la Generalitat Valenciana.

La declaración de Fenoll en que salió a relucir el resguardo del envío a Camps tuvo lugar el 2 de junio de 2007, pero lo dicho por el empresario sólo ha trascendido tras el levantamiento del secreto sumarial.

En esa misma declaración, el fiscal Anticorrupción inquirió a Fenoll sobre si había intentado presionar a Camps o a Mariano Rajoy mediante el envío de 'algo comprometedor para alguna persona'. Fenoll respondió que no.

Pero las conversaciones de la trama intervenidas por la policía indican lo contrario: que Fenoll se jactaba de haber logrado influir en la composición de la candidatura municipal del PP en Orihuela, la localidad donde estalló el caso Brugal por una contrata de basura. Paradójicamente, la investigación judicial arrancó después de que Fenoll difundiera, en marzo de 2006, unas grabaciones para acreditar que se había amañado el primer concurso de la basura, celebrado bajo mandato del alcalde Manuel Medina.

A Fenoll no sólo se le acusa de tejer una red corrupta sino de extorsionar a sus corrompidos. El 14 de abril de 2007, la policía captó una conversación telefónica del empresario con el presidente de un partido independiente del municipio de La Murada. Y en esa conversación, Fenoll ofrece signos de que espera el visto bueno de un asesor de la entonces candidata del PP en Orihuela y actual alcaldesa imputada, Mónica Lorente, para enviar una 'gaviota'. Es decir, y así lo especifica la policía, 'escritos anónimos o intimidatorios' destinados al PP.

Ese mismo 14 de abril, Fenoll habla con un subordinado, Javier Bru, gerente de una de sus empresas y encargado de transcribir las cintas comprometedoras. Y le hace una pregunta: 'Javier, ¿has sacado las gaviotas o no?' 'Sí, aquí las tengo para verlas', responde su interlocutor. Y Fenoll tercia de nuevo: 'Ya, ya... Yo es que estaba pensando, pero no sé si esperarme hasta el lunes, estoy pensando... ¿Se le mandó algo a Rajoy o no? Yo creo que no'. El subordinado de Fenoll asiente: 'No, creo que no'. En esas fechas, Fenoll pugnaba por la anulación del primer concurso de la contrata de basuras de Orihuela ya bajo mandato de Mónica Lorente.

Una semana más tarde, el 21 de abril, Fenoll y Bru mantienen otra conversación sobre las cartas de amenaza. No mencionan por su nombre al destinatario, pero todo apunta a Camps:

Fenoll. ¿Tú se la mandaste directamente la otra vez, ¿no?

Bru. Sí, la metimos para mandarla por Seur, la dirección.

Fenoll. Ya, pero que se la mandaste directamente.

Bru. Se la mandé a la Generalitat Valenciana.

Fenoll. Ya, ya, ya.

Bru. No al partido, al Partido Popular no se la mandé.

Fenoll. Bien, bien.

Bru. Él estará en el partido.

Fenoll. Ya.

Bru. Bueno, donde habrá que mandársela ahora es al partido.

Fenoll. Pues habrá que mandársela al partido, sí.

Para la novia de Costa

Las conversaciones interceptadas por la policía denotan desde el primer momento el grado de familiaridad que los empresarios ligados a la trama mantenían con el PP valenciano que ya cuenta con varios imputados en la causa, con el presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, en cabeza.

Uno de los imputados más prominentes en el sumario Brugal y a quien la policía también involucra en el caso Gürtel como presunto financiador electoral de Francisco Camps, es el constructor y adjudicatario público Enrique Ortiz. Y, según la policía, fue él quien, en febrero de este año, se ofreció a buscarle casa a la novia de Ricardo Costa, la concejal alicantina Laura Chorro. Le ofreció, incluso, acompañarla a ver pisos.