Público
Público

Jesús Merino dice que no es "J esús Merino"

El diputado del PP niega ser la persona identificada como beneficiaria de pagos en la contabilidad B de la trama de Correa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Espero que mi declararación sirva para aclarar todas y cada una de las dudas que se han planteado'. El diputado del PP Jesús Merino mostraba así su confianza en la declaración que ayer prestó, por espacio de hora y media, ante el instructor del caso Gürtel en el Tribunal Supremo, Francisco Monterde. Una comparecencia de la que dijo que se había producido 'con agilidad' y que en cierto sentido siguió el ejemplo dado el miércoles por el tesorero de su partido, Luis Bárcenas, al negar ser el 'J. M.' o el 'Jesús Merino' que aparece en la contabilidad B de las empresas de Francisco Correa.

Fuentes jurídicas señalaron que, ante Monterde y los fiscales Juan Ignacio Campos y Ángeles Garrido, Merino insistió en que su nombre es común, por lo que puede ser otra persona la que aparece en la contabilidad de las empresas de la trama. Hay un apunte de 50.000 euros, fechado el 20 de diciembre de 2007, a nombre de 'Jesús Merino'.

En la exposición razonada elevada al Supremo, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid le atribuye otras entregas en 2002 por parte de estas empresas y que ascienden a un total de 192.190 euros. Sólo la primera, por 24.040 euros, se identifica como recibida por Jesús Merino. En las demás el destinatario se consignó como 'J. M'. Se da la circunstancia de que estos pagos también fueron recibidos por 'L. B.' y 'G. G.', a los que la investigación policial ha identificado como el senador Luis Bárcenas y el ex parlamentario del PP Gerardo Galeote.

Merino fue asistido por su abogado, Luis Rodríguez Ramos, que tuvo que suspender el viaje que tenía previsto realizar a Miami para preparar la defensa de otra causa penal. El diputado se dirigió a la prensa para destacar que había 'contestado a cuantas cuestiones' se le habían planteado y dejar claro que 'confía en la justicia'. Ni siquiera precisó si había aportado documentación.

No lo citó Garzón

El otro eje de la defensa de Merino para evitar la tramitación del suplicatorio consistió en que, a diferencia de Bárcenas y Galeote, el juez Baltasar Garzón no le había mencionado en ninguno de los autos que dictó como instructor del caso Gürtel. El dato es fácilmente explicable precisamente con su primer argumento: al ser su nombre más común que el de los otros aforados que han aparecido en la causa (Galeote no lo es, desde que dejó el escaño europeo), la investigación tuvo que avanzar más hasta poder identificarle como receptor de cobros por parte de las empresas de Correa.

Los ingresos que comparte con Bárcenas y Galeote son cinco. El 5 de febrero de 2002 aparecen pagos a los tres por 12.000 euros; el 15 de mayo, por 60.000; el 22 de ese mismo mes, por 6.000; y el 14 de junio de 2002, por 24.040. El 19 de febrero habría cobrado 90.150 euros, al igual que 'G. G.', cantidad muy inferior a los 270.000 que recibió 'L. B'.

El resto de las 13 páginas que la exposición razonada dedica a Merino se refieren a sus siete empresas, relacionadas con la construcción, el medio ambiente y la energía, y a través de las que habría obtenido 'sustanciales' rentas. De hecho, entre 2002 y 2008, tanto él como su cónyuge cobraron servicios profesionales por valor de 8.442.360 euros.

En su auto de asunción de competencia, el Supremo afirmaba que 'como quiera que esas cantidades entregadas presuntamente al aforado no se corresponden con actividades profesionales o de otro tipo que puedan justificar su recepción', consideraba 'suficientes' los indicios de la comisión 'de un delito de cohecho' para investigarlo. La resolución añadía a las pesquisas 'los delitos fiscales en que pudiera haber incurrido en caso de incumplimientos de las obligaciones fiscales correspondientes a los ingresos indiciariamente detectados'.

El TSJ de Madrid descartaba la existencia de delitos fiscales en la actuación de Merino tras examinar la información aportada por la Agencia Tributaria. En el repaso que la exposición razonada hace de la actividad de sus empresas, la única actuación irregular descrita ser refiere a una de ellas, Everland, de la que es administradora la mujer de Merino y en la que él figura como autorizado en una cuenta.

Irregularidades

Everland subsanó las irregularidades detectadas en el pago del Impuesto de Sociedades en los ejercicios de 2003 a 2005. Habría recibido servicios en 2004 de AYGE Asesoramiento e Inversiones por 225.000 euros, y de Nana y Onuba, por 170.000. Si los pagos se debieron a servicios reales, dice la resolución, 'debieron haber sido subcontratados', porque son empresas 'sin aparente actividad real'. La primera es identificada en 2003 como presunta emisora de facturas falsas. El auto dice que será la investigación la que determine si hubo delito contra la Hacienda Pública.

En cuanto a Astrolago de Inversiones, que compartía con Bárcenas y otro de los imputados en la causa, el ex alcalde de Pozuelo de Alarcón Jesús Sepúlveda, el Supremo se limitaba a constatar que esperaba recibir más información, porque la del TSJ era insuficiente para investigarlo.