Público
Público

Jiménez cuestiona que se exija más al Gobierno que al Frente Polisario

La ministra de Exteriores asegura que sin interlocución con Marruecos "dejaríamos de ser útiles"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno español y el PSOE siguen actuando en su relación con Marruecos con pies de plomo. Un juego de equilibrios que defienden con el objetivo de buscar una solución al conflicto, pero que cada vez recibe más críticas, incluso en sus propias filas.

Como en los últimos días, la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, Trinidad Jiménez, negó ayer que el Gobierno esté actuando con 'tibieza' frente a las autoridades marroquíes por no alzar la voz y cuestionó el nivel de exigencia con España: 'Lo que no se exige al Frente Polisario, que es el representante del pueblo saharaui, se pretende exigir al Gobierno de España', afirmó en una entrevista en la Cadena Ser. La jefa de la diplomacia recordó que el mismo día que se inició el desmantelamiento del Campamento Dignidad, el Frente Polisario estaba 'cenando con el Gobierno de Marruecos en Nueva York'.

La ministra defendió el diálogo permanente con Rabat

Consciente de la 'sensibilidad' que despierta este tema, Jiménez recordó que 'España siempre ha defendido el derecho a la libre autodeterminación del pueblo saharaui' e insistió en la relevancia de 'la interlocución con el Gobierno de Marruecos'. Si no existiese, 'dejaríamos de ser útiles', añadió.

Poco después, el secretario de organización del PSOE, Marcelino Iglesias, destacó que el partido y el Gobierno trataban de activar 'todos los resortes' que tienen para buscar una solución 'lo más rápida posible a este asunto'. Y con el diálogo como principal herramienta.

El PSOE exigió 'el cumplimiento de los derechos humanos'

Durante la rueda de prensa tras la reunión de la comisión permanente del partido, Iglesias se mostró contundente: 'Tenemos que exigir el cumplimiento de los derechos humanos y que los periodistas puedan realizar su trabajo porque todavía no sabemos con precisión lo que está sucediendo'. En este sentido, añadió que el PSOE no fijará su posición definitiva hasta que no sepa 'la magnitud del problema'.

El número tres de los socialistas subrayó que 'no es un asunto bilateral entre España y Marruecos' sino que implica a la comunidad internacional. También criticó la 'irresponsabilidad' del PP en este tema y 'su falta de apoyo' en un asunto de Estado: 'Rajoy fue ministro del Interior y conoce perfectamente todas las claves de nuestras relaciones con Marruecos'.

El domingo, el líder conservador Mariano Rajoy acusó al Ejecutivo de 'estar haciendo un papelón' que 'roza el esperpento' y aseguró que Zapatero había 'abdicado de sus responsabilidades'. Para el primer ministro marroquí Abàs El Fassi, estas declaraciones atentaban contra 'la integridad territorial de Marruecos'. Una crítica que llevó a la ministra Jiménez a expresar su malestar al Gobierno marroquí, según fuentes diplomáticas.

En las filas socialistas también se han empezado a mostrar públicamente las primeras críticas. El grupo del PSOE en el Parlamento gallego expresó su 'firme condena' a Marruecos por el 'desmantelamiento violento' de Gdeim Izik. El ex parlamentario del Partido Socialista de Navarra Carlos Cristóbal abandonó la formación por la posición del PSOE. Y desde el partido en Alicante han anunciado que trasladarán a la dirección la necesidad de una 'condena contundente' a la actuación de Marruecos.

DISPLAY CONNECTORS, SL.