Público
Público

Jiménez: "Es hora de un proyecto que ilusione"

La ministra de Sanidad presenta su candidatura a las primarias de Madrid como una opción ganadora frente a los 15 años de gobierno del PP en la Comunidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Es hora de presentar un proyecto que ilusione a los madrileños y creo que estoy en condiciones de presentar ese proyecto'. Con esta frase, la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, confirmó ayer oficialmente que irá a primarias y centró ayer el mensaje crucial de su campaña interna, en las que tendrá como rival al secretario general del PSM, Tomás Gómez.

Avalada por el equipo de Zapatero, la ministra intentará convencer a los 17.809 afiliados del PSM de que está en sus manos arrebatar el Gobierno de Madrid al PP tras 15 años de poder absoluto e ininterrumpido. Tras anunciar su candidatura en la puerta del Ministerio ante una nube de periodistas, Jiménez resumió los vértices del 'proyecto nuevo' que preconiza: 'Reforzar la sanidad, la educación, las políticas sociales y estará muy dirigido a los jóvenes y a crear empleo para los jóvenes , que es quizás lo que más necesita esta comunidad'.

Los partidarios de Jiménez sostienen que, junto con las encuestas internas, que le atribuyen una ventaja sobre Gómez superior a 13 puntos y la sitúan a sólo 3 de Aguirre en preferencia ciudadana, la experiencia de gobierno constituye una de sus grandes bazas para imponerse a Gómez. Máxime cuando esa experiencia se localiza en un ministerio que visualiza la diferencia con el PP al aplicar directrices sobre sanidad y políticas sociales opuestas a las de Aguirre.

La ministra dijo ser consciente de que su decisión entraña riesgo. Pero explicó por qué lo asume: 'Hay que saber estar disponible, asumir retos y asumir riesgos, porque sólo quien se arriesga en política gana'. Y, bien porque lo cree, bien para espolear a sus afines, dijo esto: 'Tomás lo tiene más fácil que yo en este proceso de primarias, pero nadie me va a ganar en las ganas por presentar un proyecto para Madrid y por ganar en Madrid'.

Sanidad, educación y política sociales vertebrarán su proyecto, aseguró

Jiménez distribuyó varias claves de consumo interno. La primera y fundamental, que su guerra es contra Esperanza Aguirre y no contra la ejecutiva del PSOE en Madrid ni contra Tomás Gómez, a quien dedicó encendidos elogios y con quien dijo mantener 'una extraordinaria relación'. 'He hablado con Tomás. Y hemos quedado en que gane el mejor', dijo con gesto relajado y una sonrisa, como si buscara despegarse de las tensiones y trifulcas que, sin duda, jalonarán el periodo que media hasta el 3 de octubre, cuando se conocerá quién ha vencido en las primarias.

Y, enlazada con lo anterior, aparece la segunda clave que esbozó la ministra: que quiere ser la candidata de los militantes del PSM, a cuya ejecutiva pertenece como vocal. Tanto empeño puso en subrayar el peso de las bases que pronunció una afirmación que nadie en el PSOE considera verosímil: 'El presidente no me ha pedido nada, todo esto es fruto de una reflexión interna, de un debate largamente sostenido, de oír la opinión de muchos militantes'. Es decir, que, según Jiménez, Zapatero no la ha empujado a ser candidata frente a Gómez. Pero la constatación de que habrá primarias llegó el sábado casi a medianoche, después de que el líder del PSM se negara ante Zapatero a retirarse para dejar paso a Trinidad Jiménez.

'El presidente no me ha pedido nada, todo es fruto de una reflexión', dijo

En la ejecutiva federal y en sectores del PSM que ya se han decantado por la ministra existe la convicción de que plantear las primarias como una batalla entre Zapatero y Tomás Gómez puede beneficiar a Trinidad Jiménez: Un dirigente lo expresa así: 'El intento de convertir las primarias en un asunto que afecte a Zapatero sólo puede beneficiar a Trini, porque hay muchos militantes que bajo ningún concepto quieren que pierda el presidente'.

La tercera clave enunciada por la ministra iba dirigida también a refutar el argumentario de los partidarios de Gómez. 'Yo no soy de las que se van'. Lo dijo en respuesta expresa a quienes la describen como 'paracaidista' o 'mirlo blanco' dispuesto a levantar el vuelo si el PP revalida su posición. Como prueba, la ministra citó sus 'casi cuatro años' de oposición municipal en el ayuntamiento de Madrid.

'Tomás lo tiene más fácil que yo en las primarias', afirmó la ministra

Las declaraciones de apoyo a Jiménez se sucedieron ayer tras el anuncio oficial de su candidatura. La ministra de Vivienda, la madrileña Beatriz Corredor, aseguró que Jiménez representa 'las ilusiones' de quienes quieren un 'cambio progresista'. La secretaria federal de política internacional del PSOE, Elena Valenciano, subrayó de nuevo que Jiménez 'tiene más posibilidades de ganar' al PP. Y el portavoz municipal del PSOE, David Lucas, que previsiblemente no repetirá como candidato, apoyó a Jiménez y criticó a Gómez: 'Yo también podía haberme enrocado, pero lo que importa es el proyecto', recalcó Lucas.

El vicesecretario de comunicación del Partido Popular, Esteban González Pons, pidió ayer la dimisión como ministra de Sanidad de Trinidad Jiménez alegando que debe optar “entre esta responsabilidad o bien dedicarse a otros temas ajenos”, tras conocer su intención de ser candidata a la Comunidad de Madrid. Pons obvió que Mariano Rajoy inició su campaña en 2004 siendo ministro de Aznar. Jiménez, quien por la mañana ya había subrayado que su papel como candidata no es “incompatible” con su trabajo en el Gobierno, no ha desvelado cuándo abandonará el ministerio. Nombrar y cesar es prerrogativa del presidente, argumentó.