Público
Público

Jordi Hereu exige explicaciones por el accidente del Tibidabo

El alcalde de Barcelona ha pedido que se revise "todo el proceso de diseño, fabricación, certificación, instalación y mantenimiento" de El Péndulo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha exigido respuestas ante las empresas que diseñaron, instalaron e hicieron el mantenimiento de la atracción accidentada el pasado sábado en el parque de atracciones del Tibidabo, donde falleció una menor y otros tres resultaron heridos de distinta consideración.

Durante una rueda de prensa ofrecida esta mañana, Hereu ha explicado que 'desde el punto de vista normativo y sobre el papel' el consistorio ha cumplido todas las normas exigidas. Según ha explicado, Tibidabo ha invertido 'mucho' en seguridad, por lo que ha pedido saber 'por qué algo falló' para que se produjera el suceso. 'Ante un caso como éste, en el que se han cumplido todas las normas de seguridad, pido que se revise punto por punto todo el proceso de diseño, fabricación, certificación, instalación y mantenimiento' de la instalación El Péndulo' añadió.

El accidente se produjo durante la tarde del sábado, cuando una de las atracciones más populares del parque, conocido como 'El Péndulo', se desplomó presuntamente por un fallo en sus anclajes.

La joven barcelonesa de 15 años que falleció en este suceso ha sido enterrada hoy, mientras que una de las dos heridas que permanecía ingresada en el Hospital de Sant Joan de Déu ha sido dada de alta esta mañana. En estos momentos, sólo queda ingresada una tercera joven, que tiene previsto ser operada durante esta tarde en el Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona. Por el momento se encuentra en estado grave pero con pronóstico estable.

El consistorio ha creado hoy un grupo de trabajo, en el que estarán representantes del Colegio de Ingenieros Industriales, para realizar un seguimiento de las investigaciones interna (de la empresa Tibidabo) y también externa, del citado colegio. Su director, Antoni Grau, ha opinado que el análisis de lo sucedido será 'complejo' porque en el origen del suceso pueden haber diversas causas, no una sola.

La atracción accidentada consta de un brazo articulado de 25 metros de longitud que sujeta una góndola con una capacidad de cuatro personas por trayecto, cabina que se deja caer de forma controlada desde una altura de 40 metros. Sus ocupantes son primero elevados para después ser soltados, tras conseguir una velocidad de 100 kilómetros por hora en menos de 2,8 segundos, y soportar una fuerza de la gravedad de 4,5. Un vez finalizada la fase de caída al vacío, la góndola describe un movimiento pendular de unos cincuenta metros de recorrido.

El Péndulo era hasta el sábado uno de los reclamos más importantes del Tibidabo, por el que pasaban cada año unas 600.000 personas. De fabricación italiana, llevaba funcionando desde agosto de 2006 sin incidencias. Los diseñadores de la atracción se encuentran ya en Barcelona a petición de Hereu para colaborar en las tareas de investigación sobre lo sucedido.








ras diez minutos de comprobaciones