Público
Público

Jorge A. Bustamante: "Construir muros es un acto de preguerra condenado al fracaso"

Jorge A. Bustamante, diplomático. Relator Especial de la ONU para los Derechos Humanos de los Migrantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es la voz más destacada del III Foro Social Mundial de las Migraciones y a su paso deja un murmullo de admiración en el auditorio principal del encuentro. Jorge A. Bustamante, Relator Especial de la ONU para los Derechos Humanos de los Migrantes desde 2005, ha escrito más de 200 publicaciones sobre migraciones y en 2006 fue propuesto para el premio Nobel de la Paz.

España no ha ratificado la Convención internacional de la ONU sobre protección de los derechos de los trabajadores migratorios y sus familiares. ¿Por qué debería hacerlo?
Debe ratificarla por justicia a su propia historia migratoria. Hubo un tiempo en el que España fue un país de emigración y muchos fueron víctimas de abusos. Debería hacerlo en recuerdo del beneficio que recibió de esos migrantes. España tiene que hacer honor a ese papel que ha tenido en defensa de los derechos de los inmigrantes.

Pero es difícil convencer a un Gobierno apelando al honor...
Tiene razón. Para convencer al Gobierno hay que incidir en que hay una injusticia, como también ocurrió al aprobar la Directiva Retorno del Parlamento Europeo. Esa decisión fue una manifestación de xenofobia porque criminaliza a los migrantes, a quienes aumenta las posibilidades de encarcelamiento a 12 años. En muchos países esperamos que España corrija ese camino.

¿Actúa la UE de formar responsable al delegar en los países africanos la gestión de los flujos migratorios en sus fronteras?
Las migraciones laborales son fenómenos que están producidos por una interacción de factores del país de origen y del de destino. Si los inmigrantes llegan a España es porque aquí encuentran empleo. Esa demanda de trabajo, que es un fenómeno endógeno, tiene que ser respondido con responsabilidad respecto a los derechos humanos. Es lo menos que puede hacerse ante una demanda producida internamente en España. Cada país tiene el derecho soberano de decidir quién entra en su territorio, pero con respeto de los derechos humanos de los migrantes. Y es posible porque ya hay países que lo están haciendo.

Los acuerdos de cooperación de España con los países de origen no incluyen cláusulas de respeto a los derechos humanos. ¿Deberían?
La búsqueda de soluciones a los problemas derivados de la migración es una corresponsabilidad de los países de origen con los de destino. Sobre todo con la irregular.

¿Es partidario de crear una agencia mundial de migraciones, como proponen algunas organizaciones?
Sí, es necesario que haya una función más estructurada en la ONU, en la investigación y búsqueda de mayor racionalidad en las migraciones.

¿Sería viable ahora mismo acabar con los muros fronterizos?
Este tema exige seriedad porque tiene al menos dos dimensiones: una jurídica, porque cada país tiene el derecho soberano de levantar un muro en su territorio; y una política, porque los muros siempre han fracasado en la historia de la humanidad. Representan un mensaje de que el país que hay detrás del muro es enemigo. Pero eso no es cierto y es injusto. Es un acto de preguerra, aunque al final no utilicen las armas.