Público
Público

José Bretón regresa hoy a la finca de Las Quemadillas por orden del juez

El letrado que instruye el caso de los menores desaparecidos en Córdoba efectúa hoy una "nueva indagación" en el terreno de la familia del único imputado en la causa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

José Bretón, el padre de los niños desaparecidos en Córdoba, Ruth y José, volverá a pisar esta mañana la finca de su familia. Allí, en Las Quemadillas, fueron hallados restos pertenecientes a los hermanos.

Así lo aseguran dos nuevos informes antropológicos: uno encargado por la madre de los menores y otro por la Policía, que contó para la investigación con el experto José María Bermúdez de Castro, codirector del equipo científico de Atapuerca.

Ambos contradicen el primer informe de la Policía Científica, que en noviembre determinó que los restos eran 'huesos de pequeños animales', lo que ha llevado al juez instructor del caso, José Luis Rodríguez Lainz, a solicitar dos 'peritaciones dirimentes con carácter morfológico' para que sean contrastadas con el informe presentado por la familia materna, según ha señalado José María Sánchez de Puerta, abogado de José Bretón.

El letrado, que volverá a interrogarle en relación con la hoguera, ha fijado para las nueve de la mañana la 'nueva indagación' en la finca paterna, con la presencia del único imputado en la causa, el padre de los niños, en prisión desde el 21 de octubre. Con las nuevas pruebas que ha solicitado, el juez pretende comprobar 'si efectivamente son restos humanos'. Según fuentes cercanas a la investigación, el informe encargado por la familia materna apunta a que se podría haber realizado una especie de 'horno crematorio' bordeado de ladrillos y con algún tipo de mesa de metal para concentrar el calor y llegar a alcanzar una temperatura de 800 grados para poder quemar los cuerpos sin dejar rastros.

Bretón, por su parte, se mostró ayer 'totalmente sorprendido' con las novedades del caso y calificó de 'barbaridad' y 'falso' el dictamen encargado por la familia materna, comentó su abogado horas antes de que más de un centenar de vecinos se concentraran en Córdoba para encender velas en recuerdo de los pequeños. Durante la marcha, guardaron silencio ante la casa de su tía, irrumpieron luego en aplausos, hubo quien gritó a favor de la cadena perpetua y, finalmente, se depositaron cirios y unas alas de ángel en una foto de los niños.

Las conclusiones de los dos nuevos informes suponen un vuelco en la investigación sobre el paradero de los hermanos, de 6 y 2 años, ya que contradicen el primer informe de la Policía Científica. Así lo aseguró ayer el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tras conocerse los resultados de un segundo dictamen encargado por la familia de Ruth Ortiz, madre de los niños, al antropólogo Francisco Etxeberria Gabilondo, subdirector del Instituto Vasco de Criminología.

En este segundo informe Etxeberria, que ha trabajado en el estudio de las fosas comunes de la Guerra Civil o en los restos de Salvador Allende, concluyó el pasado 17 de agosto que los restos pertenecían a 'seres humanos inmaduros'. Ante la contradicción de estos dos informes, el ministro reveló que la Policía decidió encargar un tercer estudio a Bermúdez de Castro, 'uno de los mejores expertos del mundo en antropología dental', quien aseguró el pasado 22 que los restos corresponden a 'al menos un niño de 6,22 años', con margen de error de edad de más o menos 43 días.

Otro de los puntos coincidentes entre los dos informes de los antropólogos es que la temperatura que alcanzó la hoguera donde se encontraron los restos entre el 10 y el 11 de octubre se situó en los 650 grados y pudo llegar a alcanzar los 800 grados, a lo que pudo contribuir, añadió el ministro, la existencia de una placa metálica. De confirmarse la veracidad de estos dos informes frente al inicial de la Policía Científica el ministro dijo que se trataría de 'un error científico' y 'aplicaría la máxima de que el mejor escribano comete un borrón'.

El portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), José María Benito, pidió ayer cautela a la hora de valorar el último informe, aunque aseguró que de confirmarse 'la Policía quedaría en muy mal lugar' . Benito señaló que la Policía conocía su existencia desde hace 15 días, motivo por el que se encargó un tercer informe para disipar las dudas sobre la desaparición de los menores. 'Habrá que ver qué responsabilidades hay y, si hubo un error, habrá que saber por qué se ha cometido'. El portavoz del SUP reconoció que, aunque las esperanzas de la familia estaban disipadas a las pocas horas de la desaparición, en casos como este 'la esperanza es lo último que se pierde y hasta que alguien no confirma que están muertos, la esperanza se mantiene'.