Público
Público

Un joven rumano retira la denuncia a un cura por acoso sexual

El sacerdote también ha retirado la denuncia que puso por revelación de secretos. Supuestamente llegó a pagar 90.000 euros para evitar que se difundiera un vídeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un rumano de 18 años ha retirado la denuncia de abuso sexual que presentó contra un sacerdote sevillano y éste ha 'perdonado' el chantaje que le hicieron este joven y otros dos compatriotas con un vídeo en el que supuestamente se recogían las relaciones sexuales.

Fuentes del caso han informado hoy a Efe de que los abogados de las dos partes han llegado a un acuerdo para retirar mutuamente las denuncias, el joven rumano por un presunto abuso sexual cometido cuando aún tenía 17 años y el sacerdote por la extorsión a que le sometieron los tres rumanos bajo amenazas de divulgar una grabación con móvil en la que, supuestamente, mantenía relaciones sexuales con el chico.

El joven compareció la semana pasada ante el juez de instrucción 9 de Sevilla, que mantenía abiertas las diligencias contra el sacerdote, y confirmó un escrito presentado por su abogado en el que desistía de seguir acusando al religioso.

Por su parte, el sacerdote retirará en el juzgado de instrucción 16 la denuncia por revelación de secretos y únicamente mantendrá la de amenazas condicionales, ya que supuestamente llegó a entregar 90.000 euros a los rumanos para evitar que difundieran el vídeo.

Con esta decisión, los rumanos solo se enfrentarían a una posible condena de entre seis meses y dos años de cárcel, por lo que el juez ha decretado su libertad después de llevar encarcelados desde septiembre pasado.

El sacerdote, que ejercía en San Juan de Aznalfarache (Sevilla), fue apartado de su oficio pastoral el pasado 13 de octubre por el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo, que a la vez incoó contra él un proceso canónigo 'tras tener noticia fidedigna de los hechos', según informó entonces el Arzobispado en un comunicado.

La retirada de la acusación obligará a la Fiscalía de Sevilla a replantear su escrito de acusación, ya que hasta ahora había pedido para los dos rumanos que son mayores de edad seis años de cárcel por delitos de revelación de secretos en concurso con otro de amenazas condicionales.

La denuncia por los presuntos abusos sexuales aún no había iniciado su andadura, pues estaba a la espera de lo instruido en el Juzgado de Menores contra el chico de 18 años, que permanecía ingresado en un Centro de Menores desde septiembre.

El sacerdote contactó con dos de los rumanos, hermanos entre sí, en los alrededores de la estación de autobuses de Plaza de Armas de Sevilla y les invitó a su casa, donde el mayor de ellos se dio una ducha.

Los rumanos declararon al juez que en ese momento el sacerdote ofreció al menor de los hermanos, entonces de 17 años, mantener relaciones sexuales a cambio de dinero, a lo que se negó, y entonces el cura le amenazó con llamar a la Policía y denunciarles por robo.

El joven accedió entonces a dichas relaciones, según su propia versión, y en ese momento su hermano mayor salió de la ducha y grabó la escena con un teléfono móvil.

El sacerdote, por su parte, negó los abusos, sostuvo que el joven de 17 años se introdujo en su habitación cuando él se cambiaba de ropa y denunció por las extorsiones a los dos hermanos y a otro joven rumano.

DISPLAY CONNECTORS, SL.