Público
Público

Dos jóvenes mueren por sobredosis tras una 'rave' en Getafe

Otro de los asistentes se encuentra herido tras consumir una gran cantidad de sustancias estupefacientes mezcladas con alcohol

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos jóvenes de 18 años, que responden a las iniciales P.E.L. y A.O.G., fallecieron ayer en la localidad madrileña de Getafe, según apuntan las primeras investigaciones, tras haber ingerido grandes dosis de alcohol y drogas en una fiesta rave celebrada en una casa abandonada. Un tercer asistente, A.L.G., de 20 años, permanecía ayer hospitalizado con diagnóstico grave en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario de Getafe.

Los cadáveres fueron localizados en la tarde del domingo en las cercanías de un río de la localidad, sin signos de violencia y separados por una distancia de varios kilómetros. El primero fue encontrado por una pareja que alertó a los servicios de emergencia.

La rave (nombre con el que se conocen las fiestas ilegales en las que se suelen mezclar sustancias prohibidas con música tecno-house hasta altas horas de la madrugada) tuvo lugar en la finca privada conocida como El monasterio de La Aldehuela, abandonada hace años y ubicada a las afueras del barrio getafense de Perales del Río. Según los primeros análisis de la Policía Nacional cuerpo encargado de investigar el caso, los fallecidos habrían ingerido alcohol y estramonio (una planta tóxica). Además, los allegados de los jóvenes declararon que habían consumido diferentes drogas, informa Efe.

Por su parte, los vecinos del barrio donde se encuentra la finca de La Aldehuela recordaron ayer que esta no es la primera vez que ocurreuna tragedia. Al parecer, otros dos jóvenes fallecieron hace tres años en un accidente de tráfico cuando volvían de una de estas fiestas.

Algunos también denunciaron que las raves tienen lugar 'cada dos o tres fines de semana' y que, además del riesgo para los asistentes, conllevan desperfectos en la casa. El presidente de la Asociación de Vecinos de Perales del Río, Nicanor Briceño, solicitó ayer al alcalde de la localidad, Juan Soler (PP), 'que tome las medidas que tenga que tomar' para evitar muertes como estas.

El PP, por su parte, acusó al Gobierno anterior, del PSOE, de no haber hecho nada para evitar este tipo de celebraciones, a pesar de que conocían los hechos 'desde hacía mucho tiempo'.