Publicado: 08.04.2015 19:39 |Actualizado: 08.04.2015 20:17

Las jóvenes que usaron una tarjeta robada ingresarán en un centro de inserción social

Fueron condenadas a dos años y cuatro meses de cárcel por un delito continuado de estafa y otro de falsedad documental por gastarse hace siete años 800 euros en un centro comercial

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Irene García y Ainhoa Valdés no entrarán en una cárcel convencional. / ATLAS

Irene García y Ainhoa Valdés no entrarán en una cárcel convencional. / ATLAS

MADRID.- Las dos jóvenes condenadas a dos años y cuatro meses de cárcel por gastar 800 euros con una tarjeta de crédito robada hace siete años no cumplirán la pena en una cárcel ordinaria, sino en un centro de inserción social en el que hoy las aceptaron y en el que ingresarán el próximo lunes.

Irene García, de 24 años, y Ainhoa Valdés, de 28, debían entrar en prisión el pasado 1 de abril para cumplir la condena, según dictaminó el Juzgado de lo Penal 12 de Madrid, pero no lo hicieron porque no recibieron la llamada que debía reconfirmar el ingreso y además surgió un problema que debían solucionar, según relató su abogado, que precisó que ingresarían en la cárcel hoy miércoles.



El letrado Juan Miguel López ha explicado que finalmente han pensado que lo mejor sería que las mujeres cumplieran la pena en un centro de inserción social, y esta mañana ambas han acudido al denominado Victoria Kent de Madrid para formalizar su ingreso.

El subdirector de Tratamiento del centro les ha confirmado que podrán cumplir allí la pena y las ha instado a ingresar el próximo lunes, que es la jornada en la que se hace este trámite, según ha explicado el abogado, que ha precisado que la mayoría de las personas que cumplen condena ahí lo hacen en tercer grado y solo acuden allí a dormir.

"Es la mejor opción y ellas están muy contentas", ha añadido, tras precisar que las jóvenes iban dispuestas a ingresar hoy en ese centro y que, si no hubiera sido posible, lo hubieran hecho en la cárcel de Alcalá Meco.

Dos años y cuatro meses

Irene García y Ainhoa Valdés fueron condenadas -cada una- a dos años y cuatro meses de prisión por un delito continuado de estafa y otro de falsedad documental. Los hechos ocurrieron en agosto de 2008 cuando, según el relato de las jóvenes, ambas iban acompañadas por una menor de 16 años y un hombre les ofreció una tarjeta de crédito para que comprasen lo que quisieran en El Corte Inglés. También les dio un DNI que correspondía a la titular de la tarjeta.

Aunque dudaron, acabaron cometiendo lo que consideraron una travesura: entraron en el centro comercial y gastaron poco más de 800 euros en media hora entre perfumes y aparatos tecnológicos, entre ellos un ordenador que les pidió el hombre que les dio la tarjeta. A la salida del centro las tres fueron arrestadas, mientras que el hombre huyó.

El Juzgado de lo Penal 23 de Madrid dictaminó en 2011 que ambas habían incurrido en los citados delitos y condenó a cada una a dos años y cuatro meses de prisión. Las condenadas recurrieron la sentencia ante la Audiencia Provincial, cuya Sección Tercera ratificó esa condena, e interpusieron ellas mismas un indulto ante el Ministerio de Justicia, que fue denegado. Posteriormente buscaron un abogado -el actual- que recurrió su ingreso en prisión y presentó otra solicitud de indulto, todavía no resuelta.