Público
Público

Un jubilado de armas tomar

La Guardia Civil desarticula una red de traficantes de armas dirigida por un hombre de 66 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un atracador, un oficinista y dos jubilados. La Guardia Civil ha detenido a los cuatro presuntos integrantes de una red que traficaba con armas y a los que se incautó un auténtico arsenal: tres fusiles de asalto, dos subfusiles, 13 rifles, 67 pistolas, un silenciador, 14 kilos de pólvora y más de 3.500 cartuchos de diferentes calibres.

El presunto jefe de la trama resultó ser J.R.F., de 66 años de edad, en cuyo domicilio de Madrid se recuperaron gran parte de las armas intervenidas ocultas en el doble fondo de un armario de su casa. Los otros arrestados son J.C.D, de 58 años, también capturado en la capital; A.G.G., de 46 años, que fue interceptado en Girona; y D.M.P., de 35 años, detenido en Guadalajara.

La investigación se inició hace dos años, cuando la Guardia Civil detectó la venta de un número inusitadamente alto de armas inutilizadas en armerías de Madrid. Los compradores, según revelaron las pesquisas, acudían a los establecimientos con documentos de identidad robados a terceras personas y solicitaban expresamente armas no aptas para disparar.

Luego, arreglaban éstas tras construir ellos mismos nuevos cañones. Para ello contaban con tornos y fresadoras en el trastero de una de las viviendas. En otras ocasiones, adquirían las piezas que necesitaban en EEUU a través de internet y las recibían por un servicio de paquetería. Para burlar los controles aduaneros, las identificaban con un ambiguo 'material deportivo'.

Una vez reparada las armas, uno de los integrantes de la banda, con varios antecedentes por atracos, las ofrecía a delincuentes y coleccionistas de armas en el mercado negro por un valor tres veces superior al suyo. Así, por ejemplo, una pistola Walther PPS que habían adquirido por 700 euros iba a ser revendida por 2.500 euros. De este modelo en concreto, un arma de última generación, los ahora detenidos habían comprado 40 unidades. Cuando se les detuvo sólo les quedaba en su poder una. Las otras ya las habían ‘colocado'.

En el arsenal intervenido también se han encontrado armas antiguas, como dos pistolas de las utilizadas en la Segunda Guerra Mundial y dos subfusiles MP28, conocidos como naranjeros y empleadas durante la Guerra Civil española. La banda también ofertaba a sus clientes munición de todos los calibres que, supuestamente, adquirían de excedentes del Ejército o de las distintas federaciones de tiro.

No obstante, los detenidos contaban con maquinaria y piezas para elaborar ellos mismos proyectiles. 'Eran verdaderos expertos', recuerda a este diario uno de los agentes que intervinieron, que recuerda que uno de los ahora detenidos ya fue arrestado en 1996 por un delito similar. Otro de los integrantes de la banda había cumplido condena por un homicidio cometido en 1981.