Público
Público

Los jueces envían a Usabiaga a prisión

Alegan la gravedad de su condena y el riesgo de huida. "Seguiré luchando por la paz", dice el dirigente abertzale

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La cárcel es desde ayer el destino de Rafa Díez Usabiaga, uno de los máximos responsables de la nueva estrategia de la izquierda abertzale tradicional, alejada ahora de la violencia. La Audiencia Nacional dictó contra él un auto de prisión tras haberlo condenado el viernes pasado a diez años como dirigente de ETA, el mismo castigo que impuso a Arnaldo Otegi, ya en la cárcel. Los jueces valoraron en el caso de Díez Usabiaga la gravedad de la condena y que existe, según ellos, 'un gran riesgo de fuga'.

Díez Usabiaga fue la primera persona a la que Otegi confió sus planes de abrir un debate en el seno de la izquierda abertzale sobre la utilidad de la violencia. El exlíder de LAB acudía a visitar con frecuencia a Otegi, encarcelado al poco de fracasar el último proceso de paz, en 2007. Ambos empezaron a madurar entonces la idea, según relató el propio Otegi en el juicio por el caso Bateragune, el mismo que les ha acarreado la condena de diez años. El tribunal no creyó la ruptura con las tesis de ETA que Otegi y Díez Usabiaga expresaron durante la vista y les ha condenado por integrar, en grado de dirigentes, un órgano que buscaba la acumulación de fuerzas soberanistas, siempre a las órdenes de la banda terrorista. La defensa tiene previsto recurrir la sentencia ante el Tribunal Supremo.

Ayer, la Audiencia Nacional ordenó el ingreso de Díez Usabiaga en la prisión de Soto del Real (Madrid), a donde llegó a media tarde. La medida fue solicitada por la Fiscalía y la asociación Voces contra el Terrorismo, que preside Francisco José Alcaraz, y que ejerce en el caso la acusación popular. En los próximos días, Instituciones Penitenciarias decidirá dónde cumple lo que le resta de condena. El hecho de que Díez Usabiaga se haya posicionado públicamente en contra del recurso a la violencia por parte de ETA motivará un previsible traslado a una cárcel próxima al País Vasco, confirmaron fuentes penitenciarias.

Díez Usabiaga ya pasó seis meses y 13 días en prisión provisional tras ser detenido junto a Otegi y otros miembros de la izquierda abertzale el 14 de octubre de 2009 por orden del juez Baltasar Garzón, que les acusaba de intentar reconstruir la dirección de la ilegalizada Batasuna.

En abril de 2010, la Audiencia dejó salir a Díez Usabiaga en libertad bajo fianza de 30.000 euros para atender a su madre, enferma de cáncer, quien le había elegido como cuidador en aplicación de la Ley de Dependencia. Otros recursos de Otegi alegando diversas circunstancias personales no obtuvieron la misma respuesta de los jueces. Desde entonces, Rafa Díez se ha encargado de dirigir el nuevo rumbo de la izquierda abertzale junto a Rufi Etxe-berria, a la espera de que Otegi recuperara la libertad. El tribunal dice ahora que Díez Usabiaga resulta 'prescindible' para los cuidados de su madre, que pueden realizar otros familiares o allegados.

'Yo nunca he sido militante de ETA y mucho menos dirigente. Yo he sido sólo un sindicalista, apegado a su pueblo y que ha luchado por él', aseguró ayer el condenado, antes de que le interrumpiera la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, advirtiéndole de que se le concedía el uso de la palabra para defender la libertad de la que disfrutaba, no si la sentencia dictada era justa o no. Usabiaga aseguró entonces a la Sala que no debe tener 'ningún miedo de que pueda eludir la acción de la justicia', porque se considera inocente. 'Aquí o donde me tenga que ir, seguiré luchando por mi país, por la paz y por soluciones democráticas', afirmó.

Uno de los absueltos en el juicio por Bateragune, Txelui Moreno, portavoz de la izquierda abertzale, dijo que 'no hay sentencia que vaya a cambiar la decisión tomada por la militancia', en referencia a la apertura de un nuevo proceso 'sin violencia', acordada por las bases de Batasuna a propuesta de Otegi y sus colaboradores. Moreno se dirigió a PSOE y PP para que no olviden que 'también ellos son parte de la solución'.

El perfil en Twitter de Arnaldo Otegi aseguraba ayer que el líder de la izquierda abertzale, Usabiaga y los otros tres condenados por Bateragune Miren Zabaleta, Sonia Jacinto y Arkaitz Rodríguez firmaron su sentencia con la frase: 'Por vías pacíficas hacia la independencia'.