Público
Público

Un juez imputa al arquitecto Santiago Calatrava por el Centro de Convenciones de Castellón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juzgado de Instrucción número 5 de Castellón ha imputado al arquitecto valenciano Santiago Calatrava en la investigación abierta por presuntas irregularidades en contratos relacionados con el Centro de Convenciones que se proyectó en Castellón y por el que recibió 2,7 millones de euros en concepto de redacción del plan director, anteproyecto y proyecto básico del centro. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), el arquitecto tendrá que declarar en calidad de imputado el próximo 2 de septiembre.

El juez ha requerido a la sociedad mercantil Santiago Calatrava GMBH que aporte los programas de necesidades recibidas en relación al Centro de Convenciones de Castellón (programa inicial, el procedente del Ayuntamiento de Castellón y el remitido por la Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana de mayo de 2008); que informe en base a cual de los anteriores presentó el masterplan, anteproyecto y proyecto básico; y que indique la localización prevista del Centro de Convenciones dentro del PAI Mestrets.

Igualmente, el juez acuerda requerir a la Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunitat Valenciana para que aporte los estatutos de la sociedad; el acta de reunión por la que el Consejo de Administración de la Sociedad autorizó el aumento del presupuesto inicial al finalmente aceptado en relación al Centro de Convenciones de Castellón; e informe técnico o motivación que acredita la especificidad artística del proyecto y que motivaron la adopción del modo de contratación sin publicidad.

Por otra parte, el juez requiere al Ayuntamiento de Castellón información relativa al PAI Mestrets, la fecha de iniciación, motivo de anulación y fecha de la misma; localización que el Centro de Convenciones debía ocupar, así como título jurídico que le habilitaba para disponer de dicha superficie.

El juzgado abrió una investigación por supuestas irregularidades en contratos relacionados con el Centro de Convenciones de Castellón e inicialmente citó como imputados a quien fuera el secretario autonómico de Hacienda y Presupuestos de la Conselleria de Hacienda, Eusebio Monzó Martínez (a quien cesó el Consell unos días después de conocerse su imputación); al técnico Javier de Diego Calero y a Fernando Benzo por su trabajo en la oficina de Calatrava.

El proyecto del Centro de Convenciones fue encargado por la Generalitat a Calatrava en 2008, al que pagó 2,7 millones de euros por la redacción del plan director, el anteproyecto y el proyecto básico, aunque su ejecución fue suspendida temporalmente a finales de 2012 por el Consell debido a la coyuntura económica.

Francisco Camps, como president de la Generalitat, y el entonces alcalde de Castellón y actualmente jefe del Consell, Alberto Fabra, firmaron el 14 de diciembre de 2007 el convenio de colaboración para la construcción del Centro.
Con una inversión prevista de 60 millones de euros, iba a ocupar una superficie de 100.000 metros cuadrados junto a la Ciudad de la Justicia. En la presentación del proyecto, Camps dijo del edificio que iba a ocupar 'un lugar destacado en la historia de la arquitectura', mientras que Calatrava representó el inmueble con el esbozo de una mujer desnuda sentada a los pies de un árbol.