Público
Público

El juez Pedreira pide a EEUU que bloquee el dinero de Correa

Once cuentas presuntamente vinculadas a la Gürtel tienen como titulares a sociedades pantalla que esconden al cerebro de la red

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez instructor del caso Gürtel, Antonio Pedreira, ha solicitado a las autoridades estadounidenses el bloqueo de 11 cuentas donde presuntamente descansa parte del dinero que Francisco Correa y sus colaboradores obtenían de la trama de corrupción vinculada al PP. Los investigadores han llegado a la conclusión de que todas esas cuentas están a nombre de sociedades pantalla que esconden a su verdadero propietario, el propio Correa.

En la sucursal de Bancaja en Miami, el Grupo Hilgart tiene abiertas tres cuentas. Este grupo engloba a cinco sociedades radicadas en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes que, a su vez, participan en 12 firmas con sede en la ciudad más importante del Estado de Florida. Al frente de siete de esas sociedades figuraba la principal imputada por el caso Gürtel al otro lado del Atlántico, Ana Karlota Figueroa. Como informó Público el 7 de febrero, Figueroa está considerada por los investigadores la mano derecha de Correa en Miami.

La trama conserva todavía un lujoso apartamento en Florida

Pedreira quiere que Estados Unidos ofrezca información sobre todos los movimientos vinculados a esas cuentas. El juez no tiene información sobre los fondos que contienen y entre sus solicitudes está la información sobre transferencias de dinero, posiciones en valores mobiliarios, préstamos e hipotecas, adquisición de Bonos del Tesoro estadounidenses y la posible existencia de cajas de seguridad.

Una cuarta cuenta abierta en el Bancaja de Miami está a nombre de otra de las empresas del grupo, Prairie Development. El titular de esta sociedad hasta enero de 2005 fue Randall Woodward, también imputado, y que fue sustituido en el cargo por Figueroa.

El juez busca nuevas cuentas bancarias donde permanezca escondido el dinero

Se da la circunstancia de que el director de la sucursal de Bancaja en Miami es el imputado Guillermo Martínez Lluch, al que Correa y su presunto número dos, Pablo Crespo, le concedieron poderes para vender sus bonos. La policía considera muy relevante la participación de Bancaja y Merrill Lynch en la inversión inmobiliaria de Correa en Estados Unidos. De hecho, en el banco estadounidense está abierta una de las 11 cuentas que Pedreira quiere bloquear.

La tercera entidad bancaria afectada por la petición del juez español es Gibraltar Bank, concretamente una de sus sucursales en Florida. Cuatro sociedades de Correa tienen en ese banco cuentas a su nombre.

Tres de ellas figuraron o figuran todavía como propietarias de otros tantos apartamentos en Residencia Jade, una torre de lujo con vistas al mar donde estrellas latinoamericanas del deporte y la música tienen residencia. Flybridge y Skyview Investments compraron en 2001 y vendieron posteriormente, con un beneficio total de más de 630.000 dólares, unos 465.000 euros al cambio actual, según el cálculo de los investigadores. La trama aún tiene un piso en la torre a nombre de otra de las sociedades con cuenta en el Gibraltar Bank, llamada Waterfall Investments.

Uno de los imputados es director de una sucursal bancaria

La Agencia Tributaria y la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) sospechan que Correa y otros implicados pudieron comprar más apartamentos en el mismo residencial y por eso facilita una larga lista de la que solicita se coteje con los propietarios de los apartamentos. Entre estos sospechosos figura Ramón Blanco Balín, abogado responsable de la ingeniería financiera internacional con la que Correa enterraba el rastro del dinero.

Tres cuentas a nombre de Crawford USA LC, sociedad que integra la madeja financiera de Correa, y otra abierta por este en las Islas Caimán, llamada Chelmi Ltd., completan la nómina de 11 cuentas objeto de bloqueo por la comisión rogatoria enviada por el juez Pedreira.

El magistrado también requiere información detallada sobre las 12 sociedades. Asimismo aporta los nombres de los principales implicados en el caso con el objeto de descubrir nuevas cuentas bancarias donde permanezca escondido el dinero.

Otra pata de la investigación de la trama en EE UU es el despacho de abogados Juris Magister Trust, también con sede en Miami. Los investigadores atribuyen al bufete el diseño y la creación del conjunto de las 12 sociedades de Correa en esa ciudad.

El director de Juris Magister, Luis Agramunt, es otro imputado en la primera fase de la investigación por la trama Gürtel, pero la actividad del despacho arrastra ahora a dos de sus empleados. Por una parte, está Tidy Baez, acusado de constituir las sociedades, y por otra, Gloria Pascual, presunta responsable de la contabilidad de las mismas. Ambos ya han sido imputados por el juez Pedreira.

El hilo de la investigación lleva hasta otro bufete norteamericano, Palmer, Palmer & Mangiero, con la que Iuris Magister está en tratos desde 2001. Los investigadores han descubierto que Francisco Correa emitía cheques de la entidad Metro Bank contra este bufete y con Juris Magister como beneficiario. Por eso, el juez quiere conocer cuánto dinero recibieron Palmer, Palmer & Mangiero de entidades vinculadas al jefe de la trama Gürtel o de alguno de sus colaboradores.

Despistar el dinero: paraísos fiscales y sociedades pantalla

La trama de corrupción crecida al calor del PP en Madrid y Valencia tenía que esconder el dinero que obtenía ilícitamente. Para conseguirlo, Correa creó supuestamente doce sociedades pantalla en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes, y de ahí, el dinero pasaba a Miami. La identidad de Correa siempre quedaba oculta.  

Imputados en EEUU: presuntos cómplices

Para crear esta complicada madeja, la trama necesitaba colaboradores, también en Estados Unidos. Dos españoles con residencia habitual allí ya figuraban como imputados por crear sociedades, administrarlas o implicarse en el movimiento de los fondos. Ahora hay cinco nuevos imputados estadounidenses.

Declaración judicial por videoconferencia 

El juez Antonio Pedreira ha pedido a las autoridades de Estados Unidos que los cinco imputados de esa nacionalidad declaren por videoconferencia.  

‘Broker' encausado: aparece en la parte conocida del sumario 

Randall Lew Carusso es el quinto nuevo imputado. Un ‘broker' al que la esposa de Crespo llamó mientras este estaba en la cárcel para darle instrucciones supuestamente sobre el dinero de la trama desviado a Estados Unidos por las Islas Vírgenes.