Público
Público

El juez rechaza el último intento de Camps de evitar el juicio

En unos días se conocerá la fecha en la que se sentará en el banquillo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez del caso de los trajes rechazó ayer los últimos intentos de Francisco Camps por retrasar o evitar su juicio. Lo hizo a través de un auto en el que dio una contestación negativa a todas las alegaciones que había presentado el expresident valenciano. Desde que comenzó el proceso, el abogado de Camps ha presentado continuos recursos. La estrategia no ha conseguido evitar la celebración del juicio, pero sí que ha logrado demorarlo, de forma que se celebrará, con toda probabilidad, después de las elecciones generales del 20 de noviembre.

En el escrito hecho público ayer, el magistrado Juan Climent se permitió deslizar un rapapolvo dirigido a la defensa del expresident. Climent defiende el auto por el que se anunció que Camps iría a juicio, y en dos ocasiones indica que basta con una 'simple lectura del mismo' para percatarse de que las alegaciones del expresident no se sostienen. El exgobernante está acusado de cohecho pasivo impropio por haber recibido, presuntamente, más de 14.000 euros en trajes de la trama corrupta Gürtel. En el mismo periodo en que se hicieron las supuestas dádivas, el entramado empresarial recibió contratos millonarios de la Generalitat valenciana. El Tribunal Superior de Justicia valenciano (TSJCV) mantiene abierto otro proceso judicial para investigar el presunto amaño de algunas de estas adjudicaciones.

El juez Climent despejó ayer el último escollo que quedaba para celebrar el juicio contra Camps al desestimar todas sus alegaciones. En primer lugar, el abogado del exgobernante había pedido que el caso se trasladara al Tribunal Supremo, puesto que, de haberse producido, el delito habría tenido lugar en Madrid. El magistrado recordó que de la propia declaración que el expresident hizo en el juzgado 'se infiere indiciariamente que el lugar de entrega de las prendas de vestir se ubica en Valencia'.

El resto de las alegaciones de la defensa se centraron en intentar invalidar el citado auto del 15 de julio, que enumeró los indicios de delito y anunció la necesidad de celebrar el juicio. El letrado de Camps afirma que tal escrito no detalla suficientemente si las prendas eran de bastante valor como para constituir un soborno o se ajustaban a los usos sociales. Se queja, además, de que tampoco se concretó suficientemente si los regalos se hicieron en atención al cargo de Camps o por otra circunstancia, en cuyo caso no habría infracciónpenal. Climent niega que existan estas inconcreciones y afirma que en el auto quedó claro 'el carácter de dádivas' de los trajes regalados, así como que fueron en 'atención a su función', puesto que 'no consta ninguna causa o razón diferente'. El juez también rechaza las alegaciones del otro imputado en la causa, el exsecretario general del PP valenciano y diputado Ricardo Costa.

Próximamente, un nuevo auto señalará la fecha del juicio y las pruebas que cada parte podrá aportar. Camps se enfrenta a la vista oral con una dificultad añadida: la autoinculpación de dos de los imputados. Los altos cargos de la Generalitat Rafael Betoret y Víctor Campos se declararon culpables en julio. Pagaron una multa de 9.600 euros cada uno y evitaron así el banquillo, a costa de dejar en una difícil situación a Camps y a Costa.