Público
Público

El juez ve "legítimo" que Eguiguren confíe en el final de ETA

Pablo Ruz archiva la querella de Alcaraz y enmarca el anuncio del líder del PSE en la libertad de expresión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz no aprecia delito en las palabras del presidente del PSE, Jesús Eguiguren, que anunciaban el fin de ETA para las próximas Navidades, por lo que ha archivado la querella presentada por la asociación de víctimas del terrorismo que ahora preside Francisco José Alcaraz, Voces contra el Terrorismo.

El magistrado explica que las manifestaciones del parlamentario vasco responden al 'ánimo de ver colmadas sus legítimas esperanzas relativas al fin del terrorismo de ETA' y se enmarcan en el ejercicio de los derechos fundamentales a la libertad de expresión y a la libertad ideológica.

Los denunciantes acusaban al político vasco de colaborar con ETA

El auto que rechaza la querella presentada por la entrevista que Eguiguren ofreció al programa Salvados de La Sexta, que se emitió el día 7, señala que el político se limitaba a mostrar su alegría ante el cercano fin de ETA y aludía 'a circunstancias o escenarios políticos determinados ligados a la desaparición de la banda terrorista'. Algo de lo que 'resulta perfectamente legítima la discrepancia o crítica, más no su instrumentalización a través del proceso penal', advierte el instructor.

La querella de Alcaraz imputaba a Eguiguren enaltecimiento del terrorismo y colaboración con banda armada. Argumentaba que el presidente del PSE utilizaba 'un tono chulesco y pasota'. El juez responde que esa apreciación del 'comportamiento y actitud' del entrevistado 'no obedecen sino a la apreciación subjetiva' de la organización de víctimas querellante, lo que carece de relevancia jurídica.

El TS ya advirtió del riesgo de criminalizar el diálogo con la banda

'En ningún momento se advierte en los alegatos del querellado, ni siquiera de forma tangencial, involuntaria o inconsciente, una motivación o ánimo de enaltecimiento o justificación de delitos de terrorismo o de personas condenadas ejecutoriamente por participación en tales ilícitos, así como tampoco actos concretos de humillación', asevera el magistrado. Alcaraz lo entendía por las declaraciones de Eguiguren en relación con las reuniones que mantuvo con Jose Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, Josu Ternera, para negociar el fin de ETA. Pero Ruz, que hace suyas las alegaciones del fiscal de la Audiencia Nacional Daniel Campos para oponerse a la admisión de la querella, rechaza 'de forma inexorable' la imputación de colaboración con la organización terrorista.

Recuerda que para que exista este delito debe haberse facilitado dinero, infraestructuras o cualquier otra ayuda a la banda terrorista, algo que ni siquiera se 'adivina' en las manifestaciones del querellado.

Para que exista este delito debe haberse facilitado dinero, infraestructuras o cualquier otra ayudaY, como hacía la fiscalía, recuerda lo establecido por el Tribunal Supremo ante este tipo de denuncias y querellas cuando dijo que no pueden 'ser, en principio, criminalizadas las posiciones de diálogo para la búsqueda de la mejor opción de gobierno que garantice la ordenada convivencia social'.

Si todos estos argumentos no fueran suficientes para que Alcaraz se lo pensara dos veces antes de volver a interponer una querella similar, todavía le recuerda que la presentada contra Eguiguren carece del poder especial necesario para darle validez y que la Audiencia Nacional no es el tribunal competente para actuar contra un parlamentario vasco, que sólo puede ser investigado por el Tribunal Superior de Justicia o por el Supremo, en función de dónde hubiera cometido el delito imputado.