Público
Público

El juez viaja a San Sebastián para ver al preso y a sus oncólogos

El magistrado no tomará una decisión "ni hoy ni mañana" sobre la excarcelación del secuestrador del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro, viaja hoy a San Sebastián para ver al preso etarra enfermo de cáncer Iosu Uribetxebarria Bolinaga y para reunirse con los oncólogos del Hospital Donostia que le tratan, antes de decidir si le concede o no la libertad condicional. Fuentes jurídicas han precisado que el magistrado no tomará una decisión 'ni hoy ni mañana' sobre la excarcelación del secuestrador del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara.

Durante su estancia en San Sebastián, Castro visitará al enfermo y a los profesionales que le atienden con el objetivo de ratificar el informe que emitió el centro hospitalario sobre el estado de salud del terrorista, que calificaba de 'irreversible', así como aclarar todos los aspectos que crea oportunos relacionados con el mismo antes de resolver. Además de este informe, en el expediente constan otros dos, el primero emitido por la dirección de la prisión de Zaballa (Álava), de la que depende el preso, que estimó que el cáncer que padece 'exige' que esté ingresado en un hospital y no puede ser tratado por los servicios médicos de la cárcel. Por el contrario, el otro, realizado por la forense de la Audiencia Nacional, asegura que el recluso 'no se encuentra en fase terminal', por lo que su tratamiento puede 'ser llevado a cabo por los Servicios Médicos' de la cárcel.

El viaje de Castro se produce un día después de que la Fiscalía informara desfavorablemente sobre la puesta en libertad del terrorista porque considera que si Uribetxebarria recibe el tratamiento necesario en prisión no se acortará su esperanza de vida. Según el fiscal Pedro Rubira, el etarra no cumple 'los requisitos exigidos por la legislación vigente' para excarcelarlo, ello 'sin perjuicio de señalar que la situación de tercer grado (que Prisiones le concedió el pasado 17 de agosto)  permite de forma flexible la aplicación de los remedios terapéuticos' que su enfermedad reclama 'para un adecuado tratamiento'. Y apuntaba que todos los informes médicos aportados descartan que se encuentre en estado terminal.