Público
Público

Una jueza condena a Sanitas a pagar 592.000 euros a un paciente

El afectado ingresó con dos hernias de disco y está en silla de ruedas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Ni siquiera necesitaba operarme. Entré por mi propio pie y salí en silla de ruedas”, cuenta Manuel Martínez Soto, de 62 años, casado y con tres hijos. Martínez se declara “algo consolado”, por la sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Fuengirola (Málaga) que condena a Sanitas a indemnizarlo con 592.312 euros por las secuelas derivadas de dos operaciones por una hernia de disco que terminaron dejándolo postrado en una silla de ruedas.

Una portavoz de Sanitas rehusó ofrecer versión alguna sobre los hechos y anunció que la compañía ya ha recurrido la sentencia. Según el fallo, firmado el 25 de julio y al que ha tenido acceso Público, Martínez ingresó el 16 de mayo de 2005 en la Clínica Gálvez de Málaga para ser operado de dos hernias de disco. Fue intervenido al día siguiente y regresó al quirófano el día 20, tras observarse complicaciones postoperatorias. A raíz de ambas intervenciones Martínez sufrió graves secuelas, entre ellas tetraparesia (disfunción motora en las cuatro extremidades), parálisis recurrencial derecha y síndrome postconmocional. El paciente, que en 2005 era corredor de seguros y ahora está incapacitado para trabajar, sufre una invalidez del 87%. “Me destrozaron la vida”, dice Martínez, cuya defensa es ejercida por Damián Vázquez, abogado y miembro de la Asociación Defensor del Paciente.

La compañía había alegado que el consentimiento informado que firmó el paciente recogía la posibilidad de que este sufriera “lesiones nerviosas radiculares o medulares [...]”, pero la jueza Rosa Fernández considera en su fallo que la información no es “clara y contundente”.

La sentencia, que se apoya en el dictamen de un perito judicial, señala que “una intervención de hernia de disco, que fue valorada como ordinaria por el cirujano [...], dio lugar a unas consecuencias desproporcionadas en relación al resultado esperado y que no son adecuadas al estado de la ciencia y la experiencia”.