Público
Público

Una jueza investiga si Ciudad Real amañó contratos por un millón

La denuncia de un empresario pone en jaque a la alcaldesa Rosa Romero, del PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una jueza de Ciudad Real ha comenzado a investigar la denuncia de un empresario que asegura haber pagado sobornos a concejales y funcionarios del ayuntamiento de esa ciudad (PP) y se inculpa de haber obtenido más de un centenar de contratos amañados, en su mayoría menores. Pero entre esos contratos figuran tres licitados en 2009 y que, con un importe total de un millón de euros, se adjudicaron con cargo al llamado Plan E, lanzado por el Gobierno para ayudar a los consistorios a crear empleo. Con esa triple adjudicación, sostiene el denunciante, el ayuntamiento pretendía saldar parte de los 400.000 euros de deuda que le reclama su empresa, aunque finalmente no la liquidó.

El denunciante es el empresario local Jesús Rosado, que al admitir el pago de sobornos y la falsificación de facturas ha sido imputado. Rosado interpuso su denuncia el 8 de noviembre. Desde febrero, y según su entorno, había intentado que el consistorio le pagase lo adeudado. El ayuntamiento replica que fue el empresario quien falsificó papeles y que ya lo denunció en marzo. La existencia de esa denuncia sólo trascendió después de que Rosado acudiera a la Justicia.

El denunciante ratificó ayer su denuncia ante la jueza instructora

Entre las acusaciones vertidas en su denuncia y ratificadas ayer durante su primera declaración judicial figura la de haber realizado gratis obras en la casa de la alcaldesa, Rosa Romero, que lo niega tajante. Relata asimismo que, siguiendo instrucciones del edil de Deportes, entregó 3.000 euros para la campaña del PP en 2007.

Rosado ha aportado a la jueza de instrucción número 4 de Ciudad Real un documento que, supuestamente, prueba el amaño de contratos y cómo las adjudicaciones a su favor se preparaban en el despacho del jefe de la sección municipal de compras del Ayuntamiento de Ciudad Real. Se trata de una oferta presentada por su empresa, Global Sport, para la construcción de instalaciones deportivas en la llamada Ciudad de la Raqueta. La clave estriba en que la oferta aparece impresa no con el logotipo de Global Sport sino en un papel con membrete de la Sección de Compras. Ese es uno de los tres contratos del Plan E que, según su propietario, obtuvo Global Sport de manera fraudulenta.

El ayuntamiento niega los sobornos y dice que Rosado es un falsificador

Que la oferta aparezca bajo anagrama municipal se explica así, declaró ayer Rosado: porque el jefe de la sección de compras imprimió desde su ordenador la plica de Global Sport que él mismo acababa de modificar para que el número de empleos prometidos superase al de las empresas rivales. Rosado sostiene, y ayer abundó en detalles sobre cómo lo hizo, que el jefe de compras abrió en su presencia los sobres enviados por los otros licitadores. Luego, corrigió la de Global Sport.