Público
Público

Un solo juicio, las mismas pruebas

¿Se habría llegado a una conclusión distinta en el caso Marta con esta reforma legislativa?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Es necesario cambiar la ley vigente y hacerla más justa en casos como el de Marta del Castillo', escribía en Twitter el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), juez en excedencia, momentos antes de colocarse junto a los padres de la joven en la cabecera de la manifestación celebrada el pasado martes contra la sentencia. Al día siguiente, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, respondió al clamor popular y anunció una reforma de la Ley del Menor para que, en casos de delitos graves, los menores puedan ser juzgados en un único juicio junto a los adultos.

Pero ¿se habría llegado a una conclusión distinta en el caso Marta con esta reforma legislativa en vigor? 'No habría cambiado en lo sustancial', responde Borja Mapelli, catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Sevilla. 'En este caso hay desajustes entre los hechos probados según la jurisdicción del menor y los hechos probados según la de los adultos; lo que evitaría un único juicio, en el que el juez de adultos valoraría las pruebas y calificaría los hechos, es esta disparidad de criterios', añade.

La sentencia que condena a 20 años de cárcel a Carcaño absuelve a los otros tres acusados porque considera que no hay pruebas suficientes objetivas para condenarlos. La Fiscalía, de hecho, basará su recurso en la inadecuada valoración de las pruebas.

El profesor de la Universidad Autónoma de Madrid Bernardo Feijóo considera incluso que, en el caso de que se hubiera celebrado un único juicio, puede que el Cuco hubiese salido más beneficiado. 'Los tres años a los se que condenó al menor es la pena máxima. Eso no se le mete a un adulto por encubrimiento nunca'. Sobre la disparidad de criterios, Feijóo reflexiona: 'Francisco Camps ha sido absuelto y hay dos sentencias de conformidad previa de dos miembros de su Administración poco compatibles con lo que ha determinado el jurado. Y nadie dice nada'.

¿Y se podría haber endurecido la sentencia si la ocultación del cadáver estuviera penada en España? Según Mapelli, tampoco. 'No se puede castigar al asesino que oculta el cadáver. Eso ya va en el delito de asesinato y lo han tenido en cuenta los jueces', explica. Se podría castigar en el caso de los encubridores. Y en esta sentencia han sido absueltos.