Público
Público

Juicio en Valencia a la ultraderecha anticatalanista

El fiscal pide absolver a los seis denunciados por agredir a Joan Laporta el pasado enero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por sorpresa, con violencia y casi siempre con impunidad. Esta es la manera de actuar de la ultraderecha anticatalanista, un frente activo desde la Transición que cada año hincha su currículum con decenas de atentados de baja intensidad, como boicots a actos culturales y ataques a librerías y sedes de formaciones nacionalistas. Pese a que la mayoría de denuncias no se tramitan, algunas consiguen llegar a manos de un juez. Es el caso de la que presentaron Joan Laporta y otros tres diputados catalanes tras ser agredidos en enero, durante la presentación en Valencia del partido Solidaritat Catalana, y cuyo juicio se celebró ayer en el juzgado de instrucción número 5 de Valencia.

Los seis acusados son miembros del Grup de Acció Valencianista (GAV), entidad fundada a finales de los setenta y con una dilatada experiencia en los juzgados por su actividad delictiva. Tres de sus inte-grantes fueron condenados en 2006 a un año y tres meses de prisión por asaltar y robar en un centro cultural independentista. Uno de los cabecillas del GAV es Juan García Sentandreu, abogado derechista y exmilitante de Falange que ayer se representó a sí mismo y al resto de acusados. Sentandreu reconoció y reivindicó la agresión, 'pero sólo a la persona de Joan Laporta'. La ausencia del político catalán motivó que el fiscal solicitara la libre absolución de los inculpados, al entender que únicamente existen pruebas de insultos a Laporta, 'quien no está aquí ni tampoco está representado'.

Sentandreu, uno de los detenidos, admitió y reivindicó la agresión

Por su parte, la abogada de la acusación, Mercè Teodoro, solicitó una multa de 6.000 euros a Sentandreu y de 1.800 al resto de acusados por un delito de perturbación del orden público, amenazas y coacción, con el agravante de cometerse 'por razones ideológicas'. También exigió una indemnización de 3.000 euros 'por daños morales' a cada uno de los parlamentarios. Según la letrada, 'los agresores se organizaron a través de las redes sociales y coordinaron su acción con la voluntad de impedir un acto político'.

Los hechos se produjeron el pasado 23 de enero. Laporta acudió a Valencia para presentar Solidaritat Catalana en un hotel. Junto a él viajaron los tres diputados que ayer participaron en el juicio: Alfons López Tena, Uriel Bertrán y Antoni Strubell. A su llegada, un grupo de 50 radicales los recibió al grito de '¡Puta Catalunya!' y '¡Catalanes, terroristas!'. Un fuerte dispositivo policial evitó que las palabras se convirtieran en golpes.

Laporta y otros tres diputados fueron increpados en un acto político

Una vez dentro del hotel, los acusados se abalanzaron sobre la comitiva comandados por Sentandreu, quien blandía los puños en dirección a Laporta mientras se desgañitaba: '¡Nazi, invasor, vete a tu casa, viva el reino de Valencia libre de renegados y catalanistas!'. Acto seguido, una nube invisible de gas pimienta envolvió a los asistentes y algunos fueron atendidos por un fuerte picor en los ojos y los labios. Finalmente, la Policía redujo a los agresores y los identificó.

'Fui a saciarme', reconoció ayer una de las acusadas. De hecho, ninguno de los inculpados se retractó de lo sucedido. Sentandreu se jactó de que esa mañana desayunó con la Policía 'me conocen', dijo y que intentó colgar una pancarta de la fachada del hotel. 'Laporta les ha dejado tirados y no podrán sostener la acusación', aseguró a la prensa y anunció, desafiante, que seguirá yendo 'a cualquier sitio para contestar la sandeces y memeces catalanistas'.