Público
Público

La Justicia española busca a un príncipe saudí por violación

La agresión se produjo en un yate en Ibiza en 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Justicia española librará en los próximos días una comisión rogatoria a las autoridades de Arabia Saudí para poder tomar declaración en calidad de imputado al multimillonario príncipe Al-Waled bin Talal, sobrino del monarca de este país. Sobre él pesa la acusación de haber violado presuntamente a una joven modelo de 20 años en agosto de 2008 en el yate que tenía fondeado en aguas de Ibiza.

La petición de la Justicia española es consecuencia de la decisión de la Audiencia Provincial de Baleares del pasado 24 de mayo de ordenar al Juzgado de Instrucción número 3 de Ibiza reabrir las diligencias previas que en su día había iniciado tras la denuncia de la joven por agresión. En 2010, la jueza había decidido, con el respaldo del fiscal, el archivo de las mismas al considerar entonces que no había quedado 'debidamente justificado la perpetración del delito'.

La jueza cerró el caso en 2010, pero la Audiencia balear ha obligado a reabrirlo

Sin embargo, la joven recurrió esta decisión y consiguió que la Audiencia de Baleares ordenara investigar de nuevo al heredero saudí, de 56 años. Fuentes de este órgano judicial señalaron ayer a este diario que la petición de comisión rogatoria se cursará una vez que las partes presentes en el proceso la denunciante y el Ministerio Fiscal formulen por escrito las preguntas que quieren plantear a Al-Waled, a quien la lista Forbes sitúa como la vigésimo sexta fortuna del mundo.

La denuncia por la supuesta violación fue presentada ante la comisaría de Ibiza el 14 de agosto de 2008. Según el relato de la joven, la noche del día anterior el príncipe le invitó a una fiesta en la zona VIP de la discoteca El Divino. En un momento de la misma, y tras beber una copa, comenzó a sentirse indispuesta y cayó en un profundo sueño. Horas después, despertó en uno de los camarotes del yate Turama, propiedad del sobrino del monarca saudí y que en ese momento se encontraba fondeado en aguas ibicencas. La joven aseguró que sobre ella encontró, presuntamente, a Al-Waled intentando besarla y que sintió un fuerte dolor vaginal.

Toxicología halló restos de semen y fármacos en el cuerpo de la víctima

El Instituto Nacional de Toxicología confirmó después la presencia de semen en dos muestras que tomaron a la víctima. También detectaron en su orina restos de fármacos: el ansiolítico nordazepam, el antiparasitario metronidazol y cafeína. Un detalle que, según la Justicia española, refuerza la hipótesis de que la bebida que sirvieron a la joven pudo causarle una profunda somnolencia.

En este sentido, la Audiencia de Baleares destaca la relevancia del testimonio de un amigo de la víctima, quien declaró que sobre las 5:12 horas de aquella madrugada recibió en su móvil un SMS de la joven en el que le afirmaba: 'No he bebido mucho, pero creo que había algo en mi copa'.

En el recurso de apelación que ha permitido reabrir el caso, los abogados de la joven destacaron que durante los cerca de dos años que el proceso había estado abierto hasta su archivo, la jueza nunca llegó a tomar declaración al príncipe saudí. La joven modelo aseguró haber recibido amenazas de muerte si seguía adelante con su denuncia.