Público
Público

La Justicia quita la custodia de su hija a un padre condenado por maltrato

La madre de la niña, de 10 años, la perdió por incumplir el régimen de visitas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Debe una niña estar con su padre, condenado por maltrato, o con su madre, que ha incumplido el régimen de visitas impidiendo a su hija ver al que fue su agresor? Un juzgado de Dos Hermanas (Sevilla) que se enfrentó a un caso con estos ingredientes decidió en septiembre de 2009 que con su padre, al que dio la custodia de la niña, entonces de 9 años y ahora de 10, pese a que el hombre había sido condenado en marzo de 2008 a 21 meses de prisión por maltrato.

La Audiencia Provincial de Sevilla ha retirado ahora la custodia de la niña al padre, informó a Público la madre, María Salmerón, que la ha recuperado.

'Era una situación anómala. Me habían quitado mi vida, mi niña, contra la lógica. Las cosas están en su sitio, donde tienen que estar', afirma Salmerón, segura de que su ex marido recurrirá la sentencia y temerosa del impacto de todo el proceso en su hija. 'No es para nada ajena. Ha hablado varias veces con los fiscales, con los psicólogos...', reconoce. Este diario no pudo recabar la opinión de la otra parte.

La sentencia de la Audiencia de Sevilla de marzo de 2008 que condenó al padre consideraba constatada 'la situación de sometimiento y temor que sufría María ante la actitud despótica y humillante que ejercía el acusado de forma habitual y constante'. Según la sentencia, el hombre la menospreciaba en privado y en público. La condena fue confirmada por el Supremo.

Sin embargo, en septiembre de 2009, un juez de Dos Hermanas dictaminó que María perdía la custodia de su hija en favor de su padre por desobedecer la mujer el régimen de visitas, que había sido fijado antes de que el hombre fuese condenado por maltrato. María acumulaba dos sentencias penales por incumplir el régimen de visitas y por impedir a su ex pareja el contacto con su hija. La mujer afirma que nunca ha seguido una estrategia para apartar a su hija de su ex pareja ni la ha manipulado contra él, como denuncia la otra parte.

La sentencia definitiva de separación de la Audiencia ha anulado ahora la decisión del juzgado de Dos Hermanas por considerarlo la medida más beneficiosa para la niña.

La maraña judicial varios procedimientos penales y civiles abiertos en paralelo y la lentitud procesal abonaron las aparentes contradicciones del caso, ante el que la que fuera ministra de Igualdad, Bibiana Aído, llegó a exponer su 'perplejidad'. Una situación así no se habría dado si en 2001, cuando se inició la separación tras denunciar la mujer malos tratos, hubiera habido juzgados de violencia contra la mujer.