Público
Público

Kilovatios de origen suizo que apuestan por el mercado español

Alpiq tiene 1.500 clientes tres años después de su implantación en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hace cinco años, cuando gigantes como E.ON, Enel o Suez se peleaban por crecer en España, que una eléctrica mediana como la suiza Alpiq (vale unos 7.500 millones de euros en bolsa, la mitad que Gas Natural-Fenosa) apostara por el mercado nacional no era noticia. Ahora, tras el vendaval de la crisis, desgraciadamente, sí lo es. El grupo helvético, que opera en 30 países, acaba de protagonizar una operación atípica en estos días: la compra de dos plantas de ciclo combinado (CCGT) de Gas Natural-Fenosa en Plana del Vent (Tarragona) por 395 millones.

La adquisición, que permite a Gas Natural cumplir con parte de las condiciones que le impuso la Comisión Nacional de la Competencia (CNC) para comprar Unión Fenosa, puede parecer arriesgada, teniendo en cuenta que los CCGT (que producen electricidad con gas) están de capa caída por el auge de las renovables y la atonía de la demanda. Pero, según el máximo responsable de Alpiq en España, Daniel Tews, la compra encaja de lleno en su estrategia: 'Es una inversión a largo plazo y es el momento para este tipo de operaciones; la planta es nueva [tiene dos años], está rodada, y el precio es ajustado'. Gas Natural no ha declarado plusvalías con la venta.

Ha comprado plantas de Gas Natural y la filial ibérica de EdF

Cuando tome el control efectivo de la planta, a finales de año, Alpiq podrá cerrar el círculo que empezó a dibujar en 2008, ejercicio que cerró con una cartera de 100 grandes clientes, que en sólo dos años ha elevado a 1.500, tras la compra, a finales del año pasado, de la comercializadora de Electricité de France (EdF), Hispaelec. Entre esos clientes están el Metro de Barcelona, Parques Reunidos y varios hospitales y centros educativos. Alpiq no vende electricidad a usuarios de baja tensión (como los hogares). Su objetivo es el mercado liberalizado, en el que los precios se negocian directamente con los clientes.

El director general del grupo en España, un alemán criado en Italia que habla un perfecto español ['Sin dar una sola clase', subraya], y que ha pasado por las filiales de Alpiq en Italia y Francia, descarta más adquisiciones a medio plazo. Tews se muestra satisfecho con la apertura del mercado eléctrico español. 'Parece un poco raro decir esto en estos días, con este lío [en alusión a la intención del ministro de Industria, Miguel Sebastián, de 'revisar las tripas' del sistema para abaratar sus costes], pero España es uno de los países más avanzados en la liberalización: tiene una legislación clara, un transportista (REE) y un regulador (CNE) independientes... Esperemos que no cambie'.