Público
Público

El kurdo que tiró un zapato a Erdogan cumplirá íntegra la condena

Las sucesivas peticiones de indulto presentadas ante el Gobierno español no han dado sus frutos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hokman Joma, el joven kurdo avecindado en Sevilla que tiró un zapato al primer ministro turco Recep Tayip Erdogan en febrero de 2010, cumplirá íntegramente su condena por ello. Según manifestó a Público el abogado Luis Ocaña, el colectivo 17 de marzo que le viene prestando asesoría legal, podrá alcanzar el tercer grado durante este otoño pero la pena de tres años vencerá en febrero y, para entonces, la habrá cumplido “a pulso”, tal y como se denomina en la jerga carcelaria al cumplimiento completo de una pena sin ningún tipo de beneficios penitenciarios.

De nada han servido las sucesivas peticiones de indulto presentadas ante el Gobierno de José Luis Rodríguez  Zapatero y el de Mariano Rajoy por el colectivo 17 de marzo. No parece probable que La Moncloa vaya a apiadarse ahora de este joven kurdo de origen palestino al que se condenó por un delito contra la comunidad internacional. A pesar de todos los informes favorables, el perdón oficial de España no le ha llegado ni le va a llegar.

“Por ahora, prefiero no hacer declaraciones”, manifestó ayer el propio Hokman Jomá, que al menos se beneficiaba de un permiso de fin de semana que vence el lunes cuando tenga que regresar a la cárcel de Sevilla I, en donde al menos ha podido aprender español durante este periodo. Fue detenido el 22 de febrero de 2010, después de arrojar un zapato contra el primer ministro turco Recep Tayip Erdogan, que visitaba Sevilla para recibir un premio institucional. Ni siquiera llegó a darle, aunque él sufrió serias lesiones por parte de los guardaespaldas de Erdogan, que le redujeron arrojándole al suelo. Fue inmediatamente juzgado y condenado a tres años de prisión, en una sentencia que rechazó al menos la petición de la Fiscalía, que había solicitado la expulsión sustitutiva del joven.

Curiosamente su condena ha sido superior a la del periodista iraquí Muntazer al Zaidi, que arrojó un zapato contra el presidente norteamericano George W. Bush, durante su visita a Bagdad. También, en principio, fue condenado a tres años, pero la pena se le redujo a tres y pudo salir pronto en libertad.

Diversos autores publicaron, dos años atrás, el libro “El zapato de la dignidad”, defendiendo su caso ya que sólo pretendía mostrar su rechazo ante la postergación y represión del pueblo kurdo tanto en Turquía como en otras regiones.