Público
Público

Lara dice que la fractura social en Catalunya es irreversible aunque la independencia es imposible

El presidente del Grupo Planeta asegura que la indiscreción y las consecuencias que conlleve es culpa de Mariano Rajoy y Artur Mas. Además, piensa que el 15-25% de ciudadanos se sienten sólo catalanes frente al 70-75% que se sienten

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Grupo Planeta, José Manuel Lara, ha asegurado este lunes que la fractura social catalana a raíz del debate soberanista ya es irreversible pese a que la independencia es 'imposible, y lo saben todos'.

'Hablemos, pero no con ruidos y tambores' a través de la prensa, sino discretamente, ha dicho un día antes de entregarse el Premio Planeta de novela, y ha añadido que esa indiscreción y las consecuencias que conlleve es culpa de uno y de otro, en alusión implícita a Gobierno central y Generalitat y a sus presidentes, Mariano Rajoy y Artur Mas.

También sin citar a Mas, ha afirmado que algunos líderes evitan recibirle en Bruselas: 'Vamos allá y no nos reciben', porque, si lo hacen, después reivindicarán lo mismo los corsos y los bávaros.

'¿Cómo van a levantar este tema? ¿Estamos locos?', ha añadido Lara, que sigue pensando que el 15-25% de ciudadanos se sienten sólo catalanes, el 5-15% sólo españoles y el 70-75% tan catalanes como españoles. Por eso, cree que 'no hay caldo de cultivo idóneo para una separación', como ya creía cuando el entonces presidente del Govern José Montilla habló hace años de 'desafección'.

'Jugamos con sentimientos, no con ideologías', ha advertido Lara

Sin embargo, constata que 'muchos (catalanes) se sienten maltratados' por el Estado, por lo que Estado y Generalitat deben dialogar, y no se ha hecho seriamente desde que Montilla habló de desafección. 'No se ha conseguido hablar en serio de este tema', ha lamentado, por lo que pide diálogo, pero discreto, no a través de los medios de comunicación.

'Pido diálogo de verdad pensando qué es posible y qué no'; por ejemplo, se ha preguntado quién pagará las pensiones y soportará la deuda pública desde el día siguiente a la independencia, con la que Catalunya no será potente, advierte.

Pero antes de que eso pueda llegar, según Lara, 'hay familias que no se reúnen porque se pelean por esto', porque las diferencias por los sentimientos son especialmente agresivas. 'Jugamos con sentimientos, no con ideologías. Es peligrosísimo. Las guerras civiles han sido por sentimientos', avisa.