Público
Público

Lara: "ETA debe disolverse y punto"

El coordinador federal de IU insiste en que la banda "no va a entrar en campaña"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El guión se cumplió a rajatabla. Cayo Lara es sumamente reacio a comentar comunicados o palabras de ETA, excepto cuando suponen un giro sustancial en el escenario político. Hoy viernes, tras la entrevista en Gara a dos miembros de la banda, no era un día de esos que marcan historia, así que el coordinador federal de Izquierda Unida se limitó a reproducir su mensaje habitual, las palabras con las que responde cada vez que le preguntan en las últimas semanas. 

'ETA no va a entrar en campaña. Debe disolverse y punto, y después que hable la política'. Fue lo único que dijo Lara a los periodistas a las puertas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid. Hasta allí se desplazó el líder y la caravana electoral, para arropar al cabeza de lista al Congreso por la capital castellanoleonesa, Javier Gutiérrez, y al coordinador regional y procurador en las Cortes autonómicas, José María González. Al candidato a la Presidencia del Gobierno se le preguntó por las condiciones que plantea ETA a los gobiernos español y francés. Esencialmente, la vuelta de los presos 'a casa' y la salida de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Euskadi y Navarra

En las pasadas autonómicas y municipales del 22 de mayo, Lara también rechazó que ETA –y en aquel momento, Bildu, a quien el Tribunal Constitucional acababa de legalizar– pudiese contaminar la campaña, y pidió a PP y PSOE que no hablaran más del asunto, pues ello sólo introduciría una 'cortina de humo' que impediría ver las propuestas de cada una de las formaciones políticas a los problemas de los ciudadanos.

Para este 20-N, el argumento utilizado es el mismo. El coordinador lo dijo ayer mismo en Pamplona. Dar más pábulo a la banda tiene menos sentido hoy que nunca, una vez declarado el 'cese definitivo' de la violencia. Lo único que debe hacer ETA, ha dicho siempre, es dejar las armas y que esten controladas por el Estado. Sólo entonces será el momento de que los partidos hablen, sin que haya olvido de las víctimas y sin que quepa una 'paz negociada'.