Público
Público

Lara logra la paz en IU, pero no que se dispare en las encuestas

Un año después de acceder al cargo de coordinador federal, todas las familias aplauden el clima de consenso // Quedan por resolverse la refundación y los conflictos internos en los territorios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cayo Lara se pone “un 7”. Una media de notable para resumir su primer año al frente de Izquierda Unida. Hace 365 días, otro 14 de diciembre, el 55,1% del Consejo Político le ungió como líder de una federación hundida de ánimo por el enclenque 3,8% de las elecciones generales de 2008, despedazada y exhausta por unas batallas internas que hicieron de la IX Asamblea Federal, un mes antes, un absoluto caos. Pero esa etapa agoniza.

Hoy, al cabo de un año, el rostro de IU es algo distinto. Según admiten todas las familias –el PCE, IU Abierta (los cercanos a Gaspar Llamazares) y la extinta tercera vía–, 2009 ha arrojado más luces que sombras. Se ha asentado un nuevo clima interno, se salvaron (por los pelos) los comicios europeos, se superó el portazo sin traumas de Rosa Aguilar, se han clavado los cimientos de la refundación, se ha dibujado un “perfil propio de IU”, se ha explicado que hay una salida a la crisis por la izquierda y los sondeos dan un pequeño respiro. Muy tímido, porque ninguno la sitúa muy por encima aún del 5%, caso del último Publiscopio o del barómetro de octubre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

La casa, con todo, tiene goteras. Flotan los conflictos internos (los antiguos de Asturias o Jaén y algunos nuevos como Madrid), falla la comunicación, la refundación camina lenta, el mensaje de cambio “no cala” aún en los cuadros medios. En total, un notable. “O un 6,5”, concede Inés Sabanés, secretaria de Fundación, Estudios y Modelo Social y líder de IU Abierta.


El diagnóstico no presenta fisuras. Lo reproducen los once dirigentes consultados por Público. El primero, el coordinador: “Hemos trabajado mucho y el proyecto avanza. No es ya la izquierda hundida. En las encuestas hemos mejorado algo. El buen clima se ha trasladado fuera. Y eso anima a la organización. En Andalucía movilizamos hace 15 días a 15.000 personas. Hay demanda de IU. Además, la ejecutiva que salió de la asamblea ha funcionado: ha permitido la paz interna, que sabíamos que era clave para discutir de política y presentar alternativas a los ciudadanos”.

Pero esa fase inicial se ha quemado, agrega Lara: “La que tenemos es una ejecutiva de transición. Hace falta remodelarla, respetando la pluralidad, pero intentando que no se trabaje ya por familias”.

El líder de IU aspira a tener los ajustes listos el 16 de enero, cuando se reúna el Consejo Político, para hacer reales sus máximas prioridades en esta siguiente etapa: “Generar propuestas de forma permanente y rápida, ligar mejor la vertiente roja y la verde, preparar las elecciones de 2010 y 2011, enterrar los conflictos internos, intentar influir, sin perder la perspectiva de la crisis, y empeñarnos en la refundación”. Y es que la refundación inquieta. Sabanés exige “cumplir con los compromisos de apertura”. Enrique de Santiago, el responsable de llevarla a puerto, asume la “lentitud” y promete corregir el paso.

Al final, se trata de ritmos. De plazos. De impulso. “Progresamos adecuadamente, no velozmente”, sonríe José Antonio García Rubio, hombre de máxima confianza de Lara y secretario federal de Economía y Trabajo.

“Hay que andar más rápido, armar una dirección que funcione, que intervenga en el día a día y elabore alternativas a medio y largo plazo”, indica Sabanés. Otro compañero de su sector completa la idea: no basta con “levantar acta de la crisis, describirla como hacen los notarios”. Se necesita elaborar un discurso “más complejo, que insista y perfile un nuevo modelo productivo”, alega.

Precisamente la recesión ha actuado de pegamento interno y de hilo conductor del mensaje de IU. “La IX Asamblea Federal garantizó un giro a la izquierda, que ha recorrido IU y ha llegado a alcanzar a los sindicatos –explica la comunista Marga Ferré, coordinadora del Área de Elaboración y Propuesta Programática–. Había una señal de alarma frente a la crisis, y eso nos empujaba a reagruparnos”.

En palabras del secretario general del PCE y miembro de la ejecutiva de IU, José Luis Centella, ha cuajado la visualización de que es posible un “perfil político propio”. “Somos autónomos con respecto a los sindicatos, a los que respetamos y con los que a veces discrepamos, y al PSOE. Es el camino que quiere la gente. Nadie nos quiere de muletilla del Gobierno”, dice Lara. IU, según Miguel Reneses, secretario de Organización, “se ha hecho más roja, más verde, más feminista y más pacifista”.

Aunque la posición política ha gozado “de un amplio acuerdo”, como asumen incluso desde el sector gasparista, algunos piden un menú más variado, no sólo la crisis. Ha ocurrido con la corrupción. “Deberíamos haber sido más ágiles, intensos y contundentes, haber hecho bandera”, asegura Pablo Prieto, coordinador de Política Territorial y Sostenibilidad. IU acabó poniéndose las pilas y el jueves registró en el Congreso, antes que ningún otro grupo, un plan anticorrupción de 48 medidas.

IU fragua otra imagen. Para empezar, ha expulsado el demonio de la guerra perpetua. Sobre todo, por la “responsabilidad y la participación de todas las partes en la dirección”, señala Sabanés. “En IU Abierta hemos sido generosos: no hemos luchado contra Cayo como el PCE sí hizo contra Gaspar”, aduce otra dirigente.

Y también hay otro coordinador, Lara, con una silueta distinta, aunque aún poco popular (no lo conoce el 54,4%, según el CIS). “Es el rostro que necesitamos –precisa Ferré–. Julio Anguita era puro carisma; Gaspar era capacidad de trabajo, emanaba un discurso intelectual, y acertamos en su momento, y Cayo significa cercanía, honestidad”. Lara sabe que le funciona: “He aprendido que la gente necesita que le hablen claro, que le digan al pan, pan, y al vino, vino”, resalta.

“Para algunos, Cayo habrá sido un descubrimiento. Habrá sorprendido a algunos su franqueza e independencia”, apunta Ramón Luque, de la tercera vía y hoy coordinador de Grupos Parlamentarios. “Él no oculta sus limitaciones. Le falta algo de aplomo intelectual. Es normal. Procede de una extracción social concreta [fue agricultor] y de una federación pequeña [Castilla-La Mancha]. Le falta quizá la visión completa de la España plural y la que se tiene desde una federación grande. Necesita más equipo que el que Gaspar tuvo en su día, pero es que Gaspar venía de un territorio potente como Asturias y había sido ya parlamentario y coordinador regional. Todos debemos ayudar a Cayo”.

IU no se conforma con la calificación de Lara, un 7. Puja por subir nota pronto. Tiene 2010 para demostrarlo.

 


PUNTOS FUERTES: ESTABILIDAD Y VOLUNTAD DE COHABITACIÓN

Imagen y palabra // Su oratoria no es brillante, pero ha sabido potenciar su imagen de hombre 'corriente', como él mismo dice, y que tan bien le funcionó en Tengo una pregunta para usted, en TVE. Lara Ha tejido un discurso exigente de izquierdas y su petición de huelga general ha calado. En cierta medida, culminó en la manifestación que discurrió este sábado 12 de diciembre por las calles de Madrid, convocada por UGT y CCOO.

Artífice de consensos // “Ha estado disponible siempre que se le ha requerido”, admiten en IU Abierta. Por eso su apoyo en los cuatro Consejos Políticos de 2009 ha sido mayor al 82%.

Insistencia en la ley electoral // Es una reivindicación clásica de IU, pero que está explotando al máximo la nueva dirección. Lara se ha reunido hasta el momento con UPyD, ERC y Nafarroa Bai. Aún le falta la entrevista con el presidente del PP, Mariano Rajoy. El PSOE no ha contestado aún a la demanda de cita bilateral. Todos los dirigentes destacan el acierto de la insistencia del coordinador.

Óptima bicefalia // Unanimidad: la coordinación con Llamazares ha sido exquisita, “y se esperaba un choque de trenes”, dice Ramón Luque. El mérito es compartido: todos subrayan la “lealtad” del diputado.

Sin caídas // En las europeas, IU e ICV mantuvieron sus dos escaños (3,71%), aunque restaron cuatro décimas. En los últimos sondeos, llegan al 5%.

PUNTOS DÉBILES: IMPERICIA Y EXCESO DE BROCHA GORDA

Comunicación // El mensaje no siempre penetra, por la “sordera” de los medios y porque tampoco IU consigue armar una comunicación eficaz y potente. El secretario del área, Ángel Pérez, hace meses que está desaparecido.

Patinazos // No acaba de controlar la actualidad. Por ejemplo, cuando murió Sabino Fernández Campo. Lara no sabía muy bien quién era. Varios responsables le urgen a “prepararse mejor los temas” y a huir de la “falsa humildad”.

Nuevos incendios // Cuando la crítica a la gestión del caso Haidar era unánime (un gran acierto, dicen todos los sectores), Lara y Willy Meyer, coordinador de Política Internacional, censuró a Agustín Santos, afiliado de IU y enviado del Gobierno. Creó desazón interna. Fue, para algunos, una “ocurrencia desafortunada”.

“Más amabilidad” // Desde dentro se le exige “cintura” para los conflictos internos y ser “más amable” con IU Abierta, la minoría más potente.