Público
Público

Lara presiona para cambiar la decisión de IU de Extremadura

Recuerda que dar el Gobierno al PP le sitúa "fuera de la política" de la federación. Asegura que "todo está abierto" y se iniciará una negociación con los tres diputados electos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'¡Vaya semana que llevo! ¡Es inconcebible!'. Razón no le faltaba a Cayo Lara cuando resumió con una sonrisa la montaña rusa que ha vivido personal y políticamente en los últimos días. El miércoles, la garrafa de agua que le echaron encima los indignados cuando acudió a frenar un desahucio. El domingo, el hachazo de Izquierda Unida Extremadura, cuyo Consejo Político Regional decidió, por un 59,6%, dar el Gobierno de la Junta al PP, en indisimulable contradicción con las tesis de la dirección federal. Ayer lunes, Lara sabía que debía bregar con una previsible dura rueda de prensa. Y lo fue: larguísima –una hora y una veintena de preguntas– e intensa.

El coordinador no ocultó su gesto grave y su preocupación por un asunto que estalla las costuras de la federación y que luchará hasta el final por enmendar, forzando todos los mecanismos de presión.

La Presidencia de hoy estudiará la vía de salida, sin descartar sanciones

Por ello, nada más arreciar el bombardeo de preguntas, repitió el aviso que ya el domingo habían lanzado sus lugartenientes: 'La decisión de IU Extremadura se sitúa fuera de la política federal de IU', acordada en la IX Asamblea (2008) y en el Consejo Político Federal, su máximo órgano de poder entre congresos. La posición, 'sagrada' e inamovible, sentenció, es una: no dejar pasar ni por activa ni por pasiva a gobiernos del PP, porque el objetivo es 'hacer girar la política a la izquierda en Extremadura y en toda España' y, por tanto, 'no se gira a la izquierda' con el PP, 'en las antípodas ideológicas de IU'.

Ratificada la política de alianzas, 'estratégica' y no coyuntural, Lara delineó la hoja de ruta a partir de ahora. Hoy está convocada la Presidencia Ejecutiva Federal. El escalón intermedio de dirección, formado por 60 personas, estudiará qué hacer. Sin descartar las expulsiones, 'una palabra fuerte que, por ser tan delicada', no se quiere adelantar por ahora.

El líder rehusó bajar más al detalle: 'Lo que puede pedir este coordinador es que se cumplan los acuerdos de los órganos a los que corresponde la política general de IU'. Es decir, que dar o no un Gobierno al PP no compete sólo a una federación. Depende de todos los territorios, representados en los estamentos federales. IU, repitió, no es una organización 'confederal', en la que quepan reinos de taifas. Claro que tampoco es un partido 'presidencialista', en la que el presidente o secretario general es el ordeno y mando.

El líder denuncia el 'bochornoso espectáculo' del Consejo Regional

Se le preguntó si creía que los tres diputados electos podían rectificar y no abstenerse en la investidura del conservador José Antonio Monago. 'Todo está abierto', dijo.

La frase tenía su miga, porque la dirección federal busca hacer reversible la decisión de Extremadura. Para ello, la cúpula propondrá en la Presidencia de hoy tres medidas, desglosaba ayer a Público el número dos de Lara, Miguel Reneses. Uno, que se ratifique la política de alianzas de IU –no a gobiernos del PP–. Dos, que se subraye que los órganos federales están por encima de un territorio y, por tanto, tienen más fuerza para imponer una posición que afecta 'a todo el Estado'. Y tres, pedir a los tres parlamentarios autonómicos 'que acaten' las directrices de Madrid. Por otro lado, la cúpula federal recibirá esta semana a los Socialistas Independientes de Extremadura (SIEX), socios de IU Extremadura, que el mismo domingo cuestionaron la validez del Consejo Regional. Para Reneses, hay que atender sus quejas y tener en cuenta su opinión: entrar en el Gobierno del PSOE

El coordinador no va a dimitir porque él no ha 'violado' los acuerdos

'Seguimos muy preocupados y sabemos que no es fácil, pero vamos a hablar con ellos, pedirles que sean coherentes con la opinión de IU federal. Hasta el rabo, todo es toro', concluía Reneses. 'La batalla no está del todo perdida. Debemos agotar la negociación', coincidía otro miembro de la ejecutiva. Ayer, varias federaciones de IU censuraron a las claras la actitud de sus colegas extremeños (Madrid, Castilla y León, Aragón, Navarra, Asturias y País Valencià) y remacharon la exigencia de rectificación a los diputados electos, informa Europa Press. 

Una de ellas, Asturias, dio un paso más y apuntó que, si los parlamentarios van a desobedecer una 'línea maestra' del discurso de IU, deben dejar sus escaños. 'Aquí tenemos experiencia –reflexionaba Pablo Prieto, secretario de Comunicación de la federación asturiana–. En 1995 dejamos pasar al PP y en las siguientes elecciones perdimos la mitad de los votos. Dar el Gobierno a la derecha es un error político que IU paga muy caro en las urnas siempre'.

La presión será, pues, máxima, acompañada de la amenaza de aplicar 'todas las medidas necesarias' para meter en vereda a IU Extremadura.

Varias federaciones de IU censuran la solución tomada por sus compañeros

No será fácil. Sobre todo porque la postura de los tres diputados no es homogénea. Víctor Casco y Pedro Escobar, coordinador regional, apoyaron antes de la votación del domingo ceder la Junta al socialista Guillermo Fernández Vara. El tercero es Alejandro Nogales, hoy partidario de dar el Gobierno al PP pero que en 2007 apoyó con entusiasmo un pacto con el PSOE en su municipio, Zafra (Badajoz), informa Ángel Munárriz.

Ayer, las puertas a una negociación parecían abiertas. 'Entiendo la posición de Cayo. Es bueno que abramos un proceso de reflexión y de diálogo, aunque hoy veo complicadísimo que se dé marcha atrás', aseguró Casco a este diario. Postura semejante a la de Escobar [ver entrevista]. Nogales ponía más pegas: 'Estamos dispuestos a escuchar a todo el mundo. En esta vida no hay nada seguro, pero no me sitúo en otro escenario que la abstención. Si rectificamos, es como un castigo, una desautorización al Consejo Regional'.

Lara: 'Los votantes extremeños están preocupados porque no se ha cumplido la palabra dada'

Tiempo es también para evaluar la gestión del proceso. Lara reprochó a la dirección extremeña que se hubiera embarcado en una consulta a las bases que excedía los 'límites' de su competencia. Y si se decidió a hacerla, siguió, debía haber puesto 'encima de la mesa desde el primer día' el programa, sus líneas rojas, y no preguntar Vara sí o Vara no. El líder reiteró que los órganos federales son también la democracia 'con mayúsculas'.

Lara también denunció las condiciones en que se celebró la sesión del domingo: 'Fue un Consejo Regional vigilado por mucha gente', unas 200 personas, cuando el órgano lo componen 52. El coordinador sufrió 'abucheos' cuando se asió a la memoria histórica para apuntalar sus argumentos. 'Un espectáculo bochornoso', lo definió. 'Una encerrona', agregó Reneses.

El líder no piensa dimitir. Lo haría si hubiera 'violado' los acuerdos federales, pero no ha sido su caso, explicó.

¿Y ahora cómo queda IU? 'Los votantes extremeños estarán preocupados porque no se ha cumplido la palabra dada'. Una lesión que puede ser letal para las generales. De ahí el empeño del federal en parar la rebeldía de Extremadura. Porque, aunque 'la única tenaza' es la de PSOE y PP, la acusación de la pinza, que ya empezó a tintinear, 'hizo mucho daño' en el pasado a IU.

Toda la cautela que el PSOE extremeño había empleado en el último mes se cuarteó ayer. Guillermo Fernández Vara subrayó, en su primera rueda de prensa tras el portazo del domingo, que IU y PP están juntos en una “agrupación de interés político” y les une “un compromiso a sangre y fuego”, que no gobiernen los socialistas.

El presidente saliente avisó de que no colaborará para una moción de censura al PP, como plantearon en el Consejo Regional de IU los defensores de la vía Monago. “Si el PSOE no ha servido para IU desde el Gobierno, que no cuenten con nosotros para gobernar desde la oposición, porque con Extremadura no se juega”. “Que se lo guisen y se lo coman”, rubricó. Vara alertó, al hilo de la intención de Lara de revertir la decisión de IU Extremadura, de que no se puede estar “jugando” porque “esto es muy serio”.

La dirección federal de IU confiaba en que, una 'actitud templada' del PSOE, como la demostrada, a su juicio, ayer por Ferraz, contribuiría a allanar el camino del pacto.