Publicado: 01.11.2012 16:50 |Actualizado: 01.11.2012 16:50

Lasquetty pretende ahorrar 83 millones con el euro por receta

El consejero de la Comunidad de Madrid niega que el copago farmacéutico y la privatización de servicios en seis hospitales supongan el fin de la sanidad pública

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El consejero de Sanidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, ha asegurado hoy que la implantación del euro por receta y la privatización de los servicios sanitarios de seis hospitales no supondrán el fin de la sanidad pública madrileña. Eso, a pesar de reconocer también que el presupuesto de este año se ha reducido 7% con respecto al año anterior, hasta quedarse en 7.108 millones. No obstante, esa cantidad, ha añadido, representa el 49% del presupuesto de la comunidad, por lo que "la sanidad seguirá siendo la mayor prioridad del Gobierno regional", ha prometido.

En rueda de prensa, Lasquetty ha detallado estas medidas aprobadas ayer por el Gobierno de la comunidad, así como la cuantía de ahorro que los nuevos tijeretazos supondrán para la economía madrileña. Así, según sus cálculos, el nuevo copago farmacéutico del euro por receta supondrá un ahorro de 83 millones de euros; a los que se sumarán, según el consejero, otros 150 millones una vez se haya materializado la nueva central de compras, que permite adquierir un mayor volumen de productos sanitarios a precios más bajos, informa Efe.

A pesar de las críticas recibidas, tanto por parte de la oposición, como -desde hace tiempo- por parte de los usuarios de la sanidad, Lasquetty ha defendido el euro por receta, una medida iniciada en Catalunya y contra la que la propia Esperanza Aguirre arremetió en un principio. Imitando al nuevo presidente de la comunidad de Madrid, Ignacio González, Lasquetty ha argumentado no que se trata de una medida "recaudatoria", sino "orientada a racionalizar y disminuir el gasto farmacéutico". 

"El objetivo es ajustar el consumo de medicamentos a las necesidades reales de la población"

El titular de Sanidad ha insistido en que el objetivo del cobro de un euro por receta es "ajustar el consumo de medicamentos a las necesidades reales de la población". En esta línea, Lasquetty ha explicado que en julio la región se situaba un 15%  por encima de la media europea en gasto de medicamentos. "Y no estamos más enfermos que los europeos", ha apostillado. Además, ha subrayado que desde que se implantó esta medida en Catalunya, el gasto farmacéutico ha caído un 27% entre junio y septiembre, mientras que en Madrid sólo se ha reducido en un 18%.

Por otro lado, Lasquetty ha insistido que el coste máximo para los ciudadanos será de seis euros al mes (72 euros al año por usuario), con lo que se impone "un umbral de protección a pacientes crónicos o polimedicados". Además, no se cobrará el euro cuando el precio del fármaco sea inferior a 1,67 euros y de la medida quedarán exentos los mismos grupos de personas que no tienen que hacer aportación al pago de medicamentos: parados de larga duración que no perciban subsidio, los perceptores de pensiones no contributivas y de rentas de integración social, los afectados de síndrome tóxico, los discapacitados y las personas con tratamientos derivados de accidente de trabajo y enfermedad profesional.

Asimismo, Lasquetty también ha tranquilizado a los profesionales farmacéuticos, ya que ha asegurado que este sistema de pago no supondrá ningún coste añadido para ellos porque se incorpora dentro de la receta electrónica que estaba ya previsto que entre en vigor a principios del año que viene. Igualmente, ha garantizado a los farmacéuticos el pago de las recetas "en tiempo y forma, al igual que este año".

Lasquetty ha indicado también que el Ministerio de Sanidad -dirigido por Ana Mato- manifiesta su respeto a una decisión de la Comunidad ejercida en el marco de sus competencias para hacer frente a la crisis. "Ellos hacen reformas y nosotros también", ha recalcado el consejero de Sanidad para recordar que no se interpuso ningún recurso contra Catalunya ni se pidió la suspensión cautelar de esta medida cuando se aplicó, informa Europa Press.

Por otro lado, Lasquetty ha avanzado los detalles de otras medidas acordadas ayer que hacen referencia a la gestión hospitalaria. El titular de Sanidad ha prometido que se sacará a concurso la prestación de la asistencia sanitaria especializada para los seis hospitales que externalizarán servicios (Infanta Leonor, Infanta Sofía, Infanta Cristina, Tajo, Sureste y Henares) y ha destacado que la Consejería quiere que sean los propios profesionales sanitarios los que gestionen directamente el 10% de los centros de salud.

El consejero madrileño también ha resaltado la transformación del Hospital de La Princesa en un centro hospitalario especializado en la atención de personas mayores de 75 años, una medida que no ha gustado a sus trabajadores. Una treintena de sanitarios de dicho centro han accedido al hall de la Consejería de Sanidad -donde se ha celebrado la rueda de prensa- para manifestarse y mostrar su desacuerdo con la citada conversión [en la imagen, de Efe].