Público
Público

El lehendakari rechaza una mesa de partidos fuera del Parlamento

Patxi López se reúne con la izquierda abertzale dentro de la ronda de contactos tras el fin de la violencia de ETA // Bildu confía en poder encauzar el diálogo para la resolución del «conflicto» tras las e

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El lehendakari, Patxi López, rechazó constituir fuera del Parlamento vasco una mesa de partidos con la representación de todas las fuerzas políticas para abrir un diálogo que conduzca a la resolución del 'conflicto vasco'. A su juicio, crear para ello un foro extraoficial sería un 'desprecio' a las instituciones.

El lehendakari fijó su postura en la Cámara vasca, por la mañana, en respuesta a sendas interpelaciones del PNV, EA y Aralar acerca de los pasos que baraja dar tras el cese definitivo de la 'actividad armada' anunciado por ETA, el 20 de octubre. El pleno en el Parlamento vasco le permitió así a Patxi López determinar su postura, contraria a crear una mesa de partidos extraparlamentaria, horas antes de su encuentro con una representación de Bildu, que centraba la atención política del día en Euskadi. No en vano la delegación de la coalición abertzale estaba integrada por el secretario general de EA, Pello Urizar, y el líder de Alternatiba, Oskar Matute, y el principal referente de la izquierda abertzale en libertad desde 2009, Rufi Etxeberria. Había que remontarse al 6 de julio de 2006 para ver la fotografía de la última reunión pública entre representantes del PSE y de la izquierda abertzale, celebrada entonces en el marco del anterior proceso de paz.

El lehendakari dice que 'no se siente concernido' por la Declaración de Aiete

En el encuentro, el lehendakari transmitió directamente a los tres representantes de Bildu su postura en contra de la creación de una mesa de partidos al margen del Parlamento vasco, donde la izquierda abertzale carece de representación esta legislatura, que concluirá en 2013. Según el comunicado hecho público por Lehendakaritza tras la reunión, Patxi López transmitió a Bildu que las 'instituciones democráticas son el lugar apropiado para presentar y discutir las diferentes opciones de los partidos políticos'.

La izquierda abertzale entiende que, a menos de un mes de las elecciones generales del 20-N, la actual coyuntura no es la más propicia para abordar una cuestión de tal calado como es la creación de una mesa de partidos. Desde ese prisma, en una comparecencia al término de la reunión, Rufi Etxeberria mostró su confianza en que, una vez superada la cita con las urnas, se puedan sentar las bases para la mesa de partidos. A su juicio, podría constituirse por iniciativa de las propias fuerzas políticas.

Bildu pide a Patxi López que abra un diálogo 'bilateral' con Navarra

Este encuentro, dentro de la ronda de contactos abierta por el lehendakari tras el 'cese definitivo' de la violencia de ETA, giró lógicamente en torno a las dos hojas de ruta puestas encima de la mesa para consolidar la paz y lograr la normalización política: por un lado, la Declaración de Aiete de la Conferencia Internacional de Paz de Donostia y, por otro, el decálogo del lehendakari para la 'concordia' con medidas para las víctimas y la reinserción de presos. Patxi López advirtió en ese sentido a los representantes de Bildu que ni él ni el Gobierno vasco 'se sienten concernidos' por la Declaración de Aiete.

Así, además de rechazar la mesa de partidos sugerida en la resolución de la Conferencia de Paz, no asumió la responsabilidad del Estado en la política de dispersión. Al contrario, dijo que hasta ahora 'ha sido ETA la que ha impedido' iniciativas de reinserción de los presos. Con esta visión, consideró que 'en este nuevo tiempo sea posible una política penitenciaria más abierta y más libre para todos los afectados'. Y como hizo en anteriores reuniones con otros partidos, defendió que 'las prisas ahora son malas consejeras'.

El lehendakari también realizó tres requerimientos a la izquierda abertzale, por haber 'tolerado la violencia de ETA', para reconstruir la convivencia: el primero, que admita 'la verdad de lo sucedido'; el segundo, que reconozca 'el daño causado a las víctimas'; y el tercero, que acepte la 'pluralidad política' de la sociedad vasca, 'renunciando a la concepción totalitaria que ha mantenido hasta ahora'.

Rufi Etxeberria: 'La reunión es de capital importancia para la normalización'

La delegación de Bildu, por su parte, siguió el guión de la resolución de la Conferencia Internacional de Paz en sus demandas al lehendakari. La novedad de la reunión fue la petición trasladada a Patxi López para que abra un 'diálogo bilateral' con el Gobierno de Navarra en aras de afrontar las 'causas' del 'conflicto político' con la implicación, además, de los parlamentos de ambas comunidades. 'Este país necesita ser reconocido como tal', afirmó Etxeberria. Según indicó en su comparecencia posterior a la reunión, López no se pronunció sobre la propuesta de abrir conversaciones con la presidenta navarra, Yolanda Barcina.

El dirigente de la izquierda abertzale manifestó que la reunión es 'de capital importancia' para la 'normalización', y apeló a la los gobiernos de España y Francia para que abran un diálogo con ETA para tratar las 'consecuencias del conflicto': las víctimas, los presos y el desarme.

Rufi Etxeberria abogó también por realizar un análisis 'conjunto' sobre todas las víctimas de los 'últimos 50 años en este país', porque, según recordó, no se trata sólo de las 829 víctimas de ETA, sino que hay 'más de 1.200' personas muertas: 'Cada parte debe asumir que ha generado un mal y ante el mismo se tiene que pronunciar y reconocer'.

Los representantes de Bildu también pidieron al lehendakari que las instituciones se impliquen en la legalización de Sortu, el nuevo partido de la izquierda abertzale, cuyo futuro sigue pendiente del Tribunal Constitucional.

Por la mañana, López también escuchó en el Parlamento el emplazamiento del PNV, EA y Aralar para que aborde la resolución del 'conflicto'. La Diputación de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Donostia, gobernados por Bildu, aprobaron una declaración, en la que piden también a España y Francia que apliquen la Declaración de Aiete.