Público
Público

La Ley de Igualdad de Trato preocupa a los obispos

Creen que continuará fomentando la ideología de género, como otras normas de ampliación de derechos como la equiparación del matrimonio homosexual al heterosexual

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los obispos creen que la futura Ley de Igualdad de Trato continuará fomentando la ideología de género, como ya han hecho otras normas de ampliación de derechos como la equiparación del matrimonio homosexual al heterosexual. Esta es la tesis que se barruntaba hoy por los pasillos de la Casa de la Iglesia al término de la Asamblea Plenaria del Episcopado.

En rueda de prensa, el secretario general de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, aseguró que los obispos ven 'con preocupación' la futura normativa, en la que, según afirmó, 'hay algunos aspectos que esperamos se mejoren y precisen'.

Los prelados esperan a la visita del Papa antes de criticar la norma

No quiso especificar el obispo auxiliar a qué puntos concretos se refería. 'No tenemos el texto', adujo. El tema en cuestión 'no forma parte' del orden del día de la Plenaria, agregó. Pero aún así deslizó el escepticismo episcopal hacia una ley que busca, según el Ejecutivo, la plena normalización de los derechos del ciudadano, sea hombre o mujer. La norma entrará previsiblemente en vigor en 2013 y según la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, pretende ser 'consensuada'. 'Habrá que estudiarla, y entonces daremos nuestra opinión', subrayó Camino, adelantando que dentro de unos meses previsiblemente después de la Jornada Mundial de la Juventud del próximo verano podría haber un comunicado episcopal crítico con la norma. Algunos obispos, en privado, han alertado ante lo que ven como 'una forma de difuminar la realidad de la existencia de dos géneros: hombre y mujer, bajo la apariencia de igualdad de derechos'.

Donde también puede haber algún tipo de controversia en las relaciones Iglesia-Estado es en el anteproyecto de Ley de Cuidados Paliativos, aunque en este caso Martínez Camino fue mucho más cauto y prefirió 'no hacer profecías' hasta que este documento no esté aprobado. Aun así, insistió en que los obispos desean que sea una normativa 'justa, que respete el derecho fundamental a la vida de todas las personas' y el 'principio fundamental de que nadie tiene derecho a quitar la vida a otro ser humano inocente por ningún motivo'.

'Hay aspectos que esperamos se mejoren', adelantó Martínez Camino

El obispo auxiliar de Madrid también lamentó que 'la actual legislación no respeta los Acuerdos Iglesia-Estado en su integridad sobre la organización de la clase de Religión en los centros estatales'. A su vez, mostró sus 'dudas' sobre el hecho de que 'los padres puedan elegir el tipo de educación que desean para sus hijos'.

No quiso Camino hablar sobre la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que vuelve a paralizar las obras del 'minivaticano' en Las Vistillas. 'Se trata de un tema del Arzobispado de Madrid, por lo que no tengo nada que decir', afirmó, pese a ser él mismo obispo auxiliar de la capital.

Por otro lado, sí quiso aclarar unas palabras del cardenal Rouco, en las que éste advertía que podría continuar como presidente del Episcopado aun cuando el Papa le aceptara su renuncia. Camino echó la culpa a los teletipos y subrayó que 'el presidente de la Conferencia Episcopal tiene que ser un obispo en activo'.