Público
Público

Líderes internacionales sellan su compromiso contra la pobreza y el hambre

Tiene lugar en Madrid la primera reunión por los Objetivos del Milenio, copresidida por Zapatero y el presidente de Ruanda, Paul Kagame

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dieciséis líderes internacionales han sellado en Madrid su compromiso con los Objetivos del Milenio , en la primera reunión del Grupo de Impulsores de esta iniciativa que copresiden el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y el presidente de Ruanda, Paul Kagame .

La presencia en Madrid del presidente ruandés, imputado por genocidio, ha generado gran expectación, especialmente después de que Zapatero decidiera anular su reunión con Kagame , atendiendo a la petición que le realizaron ayer varios grupos políticos y organizaciones sociales.

El Grupo de Impulsores fue una iniciativa del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, quien ha asegurado que 'ahora es el momento de actuar' para ver cumplidos esos objetivos contra el hambre y la pobreza en el mundo en 2015. Ban Ki Moon ha animado a los líderes reunidos en un hotel de Madrid, cuyo principal objetivo será buscar financiación para la ayuda al desarrollo y coordinar programas para llevarla a cabo, pasar de la 'retórica de las buenas palabras' a lograr 'resultados de verdad para personas de verdad'.

Ha explicado que en un momento de austeridad fiscal y crisis económica como el que vive hoy el mundo es 'todavía más importante' conseguir esos objetivos y ha augurado que la Cumbre que reunirá en septiembre en Nueva York a 150 jefes de Estado y de Gobierno de todo el mundo será un avance para lograr esos fines. El secretario general de la ONU ha recalcado a los 'impulsores' de los objetivos que su papel va a ser 'crítico' y les ha recordado que 'sólo nos quedan cinco años' para alcanzar los objetivos que la comunidad internacional se marcó en 2005.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, ha recalcado que la consecución de los objetivos requiere 'rendición de cuentas, liderazgo, y un compromiso inquebrantable' con su realización y ha puesto como ejemplo los avances logrados en su país.

Miguel Ángel Moratinos, por su parte, ha reiterado el compromiso del Gobierno español con la ayuda al desarrollo, pese al ajuste financiero al que se ha visto forzado por la crisis. El ministro de Asuntos Exteriores ha recordado que una sociedad solidaria como la española 'se niega a aceptar la situación de miseria, injusticia, desigualdad y vulnerabilidad en la que todavía viven muchos, muchos millones de ciudadanos en el mundo' y ha recalcado que la extrema pobreza es 'un atentado contra la dignidad de las personas'.

En la reunión ha intervenido asimismo el actor Antonio Banderas, como embajador de buena voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), quien ha advertido de que el mundo desarrollado corre el riesgo de volverse 'insensible' ante el hambre y la pobreza que puede llegar a considerar como un 'hecho inevitable' o una 'macabra broma del destino'.

Del Grupo de Impulsores de los Objetivos del Milenio forman parte personalidades de relevancia internacional e interlocución política al más alto nivel, como la ex presidenta de Chile, Michelle Bachelet, la primera dama de Qatar, Mozah Ben Nasser, o Graça Machel, esposa de Nelson Mandela. No han asistido, pese a formar parte del grupo, el premio Nobel de la Paz y fundador del Granmean Bank, Mohammed Yunus, el presidente de Microsoft, Bill Gates, y el cantante y activista político Bob Geldof.

Los Objetivos del Milenio son ocho; erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la educación primaria universal, promover la igualdad de género y el 'empoderamiento' de la mujer, reducir la mortalidad de los menores de 5 años, mejorar la salud materna, combatir el sida, el paludismo y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una alianza mundial para el desarrollo.

De todos ellos, hoy los participantes en la reunión del Grupo de Impulsores han destacado los avances en la lucha contra el paludismo en África, donde se ha reducido la mortalidad en más de un 90%, y en la educación primaria en países como Ruanda.