Publicado: 13.12.2011 12:51 |Actualizado: 13.12.2011 12:51

Ligero descenso de los abortos en jóvenes tras entrar en vigor la ley

Las interrupciones del embarazo subieron un 1,3% en 2010 pero en menores de 25 años hubo 506 menos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El hecho de poder abortar sin tener que dar explicaciones a nadie no ha llevado a las mujeres más jóvenes a tomarse a la ligera el hecho de interrumpir un embarazo, como auguraba el PP. Al contrario, el año pasado, cuando entró en vigor la nueva Ley del Aborto, se realizaron 506 abortos menos a mujeres menores de 25 años que en 2009.

En cifras globales, las interrupciones voluntarias del embarazo no se han disparado, pese a que ahora el aborto es libre hasta las 14 semanas de gestación y es una prestación que forma parte de la cartera de servicios de la sanidad pública. En total, en 2010 se practicaron en España 113.031 abortos, 1.549 más que en 2009, lo que representa un mínimo aumento del 1,3%. Aun así, este dato es un 2,4% inferior al de 2008, cuando se practicaron 115.812 abortos. La mayoría de intervenciones (el 60,46%) fueron realizadas a españolas.

El PP auguró que el aborto libre dispararía las intervenciones

De hecho, la tasa de abortos por cada 1.000 mujeres de entre 15 y 44 años apenas ha variado en los dos últimos años. En 2009, era del 11,41 y el año pasado, del 11,49. En 2008, la cifra subió hasta 11,78 abortos por cada 1.000 mujeres en edad de procrear. Así lo pone de manifiesto el último informe sobre abortos financiados por la sanidad pública, correspondiente a 2010, que el Ministerio de Sanidad hizo público ayer.

Estos datos se esperaban con especial interés porque reflejan la incidencia de la nueva Ley del Aborto, que entró en vigor el pasado 5 de julio. Además, también recogen cómo la venta de la píldora del día después ha podido influir en la reducción de los embarazos no deseados entre las más jóvenes. Esta medida entró en vigor en septiembre de 2009, por lo que su incidencia apenas se pudo comprobar en el informe anterior.

Por todo ello, es significativo que la tasa de interrupciones voluntarias del embarazo por cada 1.000 mujeres menores de 25 años descendiera del 16,99 al 16,53. Por tramos de edad más detallados, en 2010, por cada 1.000 mujeres menores de 19 años, se realizaron 12,71 abortos. En 2009, la cifra fue muy similar, de 12,74. En las mujeres de 20 a 24 años, la tasa ha disminuido un poco más. En 2010 fue del 19,82, frente al 20,08 de un año antes.

La mayoría de operaciones fueron realizadas a españolas

La Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (Acai) atribuyó "el pequeño aumento total del 1,3%" a la canalización de estas intervenciones, que antes se realizaban de forma clandestina, a la sanidad pública. "Si en el ambulatorio te lo gestionan gratis, no vas al locutorio de la esquina", asegura el presidente de Acai, Santiago Barambio, que recuerda que su organización cifró en un millar el número de abortos clandestinos que cada año se practican en España. Esta cifra coincidiría prácticamente con los 1.549 abortos más de 2010.

El PP, que ha recurrido la Ley del Aborto ante el Tribunal Constitucional, lleva meses criticando con especial hincapié el hecho de que las chicas de 16 y 17 años ahora puedan abortar sin el consentimiento paterno. Los conservadores alegaban que esto sería un coladero. Convencido de ello, el futuro presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya ha avanzado que pretende cambiar ese punto de la ley.

Las clínicas atribuyen la subida total al abandono del aborto clandestino

No obstante, los datos desmienten las tesis del PP. Aunque Sanidad no aísla en su informe la franja de edad de 16 y 17 años, en el grupo que sí establece, de 15 a 19 años, la cifra de abortos apenas ha aumentado en 185 intervenciones, un 1,3%. El año pasado se practicaron 13.696 abortos a chicas de entre 15 y 19 años, frente a los 13.511 de 2009. También se ha mantenido la cifra de abortos a las menores de 15 años. En 2009 se practicaron 456 y el año pasado, 446.

Barambio destaca "el descenso en las adolescentes porque están mejor informadas". "Lo que hay que hacer es potenciar la educación sexual", agregó. Precisamente este es uno de los puntos de la Ley del Aborto que las asociaciones denuncian que no está plenamente desarrollado.

Catalunya tiene el mayor descenso y Asturias es donde más aumentaron

Aun así, la ministra de Sanidad en funciones, Leire Pajín, recalcó ayer que en la actualidad "las mujeres tienen más medios anticonceptivos a su alcance". "Hemos hecho campañas de sensibilización que hay que continuar, y, sobre todo, hemos conseguido reducir el número de embarazos no deseados", afirmó. La ministra se mostró satisfecha por los datos y manifestó que confía en que todos los grupos parlamentarios sigan adelante con la ley. "Espero que se continúe por una senda que ha sido eficaz", aseveró.

Pajín también destacó el descenso de los abortos entre las mujeres más jóvenes. No obstante reconoció el ligero ascenso en los datos globales, al que restó importancia. "Bien es verdad que hay un repunte respecto al año pasado, cuya bajada fue muy contundente", recordó.

Por autonomías, la tasa de abortos ha descendido en tres comunidades. Catalunya, con la tasa más elevada (15,20 en 2010 y 16,10 en 2009), ha sido la que ha registrado un descenso mayor, de 0,9 puntos, por cada 1.000 mujeres. En 2010, se realizaron 22.924 operaciones. También Murcia, que el año pasado financió 4.729 interrupciones, experimentó un descenso en su tasa de intervenciones, de 0,27 puntos. Por su parte, en Aragón, donde en 2010 se realizaron 2.745 abortos, la tasa por cada 1.000 mujeres descendió en 0,12 puntos, de 10,86 a 10,74.

Pajín destaca el logro de la norma y pide al PP que no la derogue

En el resto de autonomías, aumentó la tasa. Asturias, con 10,42 abortos por cada 1.000 mujeres, fue la que registró un aumento mayor, de 2,33 puntos. Le sigue Navarra, cuya tasa de abortos, de 6,92, es 1,38 puntos superior a la de 2009. Por su parte, Cantabria aumentó su tasa en 1,19 puntos, hasta alcanzar los 9,12 abortos por cada 1.000 mujeres en edad de procrear.

La nueva ley tampoco ha modificado el hecho de que sean las clínicas privadas las que realicen casi todos los abortos. La norma, que estableció que la sanidad pública financiara todos los abortos en la autonomía de residencia de las mujeres, pretendía, de forma indirecta, que fueran también los hospitales públicos los que realizaran las intervenciones. Al contrario, ha aumentado el porcentaje de abortos realizados en las clínicas concertadas, del 97,97% de 2009 al 98,16% en 2010. Los hospitales públicos, con un alto porcentaje de objetores de conciencia, sólo asumen los casos de grave riesgo para la mujer.