Público
Público

El lío del PP asturiano llega a los tribunales

El edil afín a Cascos se querella contra quienes le echaron

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las peleas del PP asturiano ya llegan hasta los tribunales. Ayer, el concejal de Oviedo José Suárez Arias-Cachero presentó una querella criminal contra el primer teniente de alcalde, Agustín Iglesias Caunedo, por las 'difamaciones' vertidas en un diario regional donde le llamó 'corrupto'.

Arias-Cachero es el edil que la semana pasada fue cesado de sus responsabilidades y expulsado del Grupo Municipal Popular por 'irregularidades en materia de contratación' en las áreas que dirigía. Él, sin embargo, sostiene que le destituyeron por haber hecho público su apoyo a Francisco Álvarez-Cascos como candidato del PP al Principado de Asturias. La dirección regional y más de una treintena de juntas locales han apostado por Isabel Pérez-Espinosa paraapuntalar la regeneración de la formación.

'Nuestra propuesta no cambia, ni cambiará', dice Gabino de Lorenzo

El concejal dijo ayer que tenía en su poder un informe jurídico en el que se desestimaba cualquier indicio de delito en sus actuaciones al no haber prejuicio criminal, 'aunque sí un error'.

Fuentes del consistorio insisten en que no ha habido ninguna persecución. Recuerdan que Arias-Cachero llevaba meses siendo investigado y que él mismo reconoció que había contratado una empresa en la que trabaja su cuñado. Prefieren no valorar más lo sucedido dejándolo en manos de la Justicia.

Los que rodean al regidor de Oviedo, Gabino de Lorenzo, dicen que respetan la opinión de cada uno y recuerdan que ha habido más personas que se han mostrado a favor de la vuelta del ex ministro de Fomento sin problemas.

Rajoy dice que las cosas hay que hablarlas y no sacarlas en los diarios

Es cierto que en esta línea también se ha expresado la concejala Carmen Manjón. De Lorenzo señaló ayer que eso es 'fruto del Estado de libertades, donde existe también la libertad de expresión, y cada uno puede decir lo que entienda que debe decir'.

Aseguró que 'no' se sentía ofendido e ironizó con las misivas que los ediles habían enviado a El Mundo para dar a conocer sus preferencias. 'Es muy interesante que después de ocho años alguien escriba por fin una carta, porque se podía temer que terminasen la legislatura pensando que eran ágrafos', comentó con malicia.

Para Arias-Cachero, otro recado. El edil había dicho que no le tenía miedo. 'A lo mejor tiene toda la razón, lo que tiene es pavor', dijo De Lorenzo. Aunque para rebajar la tensión, añadió: 'Yo que sé lo que tendrá el concejal si yo no estoy en la camisa de él'.

El alcalde también se refirió al candidato de consenso. De Lorenzo resaltó que el acuerdo 'fácil' entre el PP de Asturias y la dirección nacional es el de Pérez-Espinosa. 'Nuestra propuesta de candidato no cambia, ni cambiará, es la que es', insistió demostrando con ello que los antiscasquistas no parecen dispuestos a plegarse.

También recordó que, aunque Madrid tiene la última palabra, desde la sede siempre les han dicho que el candidato será elegido 'de acuerdo con el partido en Asturias'. En cuanto a Cascos, De Lorenzo dijo que había 'surgido ahora esta moda que se llama el casquismo'. 'Sorprendentemente, él todavía no lo ha pedido', resaltó. Para terminar diciendo que habrá 'que armarse psicológicamente de paciencia'.

En eso no le falta razón. El líder del PP, Mariano Rajoy, piensa emplear todo el tiempo del mundo en resolver esta situación. Por el momento sigue sin pronunciarse a favor o en contra de cualquiera de los dos aspirantes y ayer, tras la reunión del comité ejecutivo nacional de su partido, afirmó que el tema va para largo.

Eso sí, en la reunión le dio un toque de atención a los suyos. Les dijo que las cosas había que hablarlas y no sacarlas en los periódicos. Además, recordó que hasta diciembre hay plazo. Allí estaba para escucharle el presidente del PP de Asturias, Ovidio Sánchez. Antes del encuentro, este aseguraba que no iba a tratar el asunto con Rajoy porque no era el momento adecuado y que tampoco tenía intención de intervenir en ese sentido ante todos sus compañeros.

Cuando a Rajoy le preguntaron los periodistas si había pensado aplicar unas primarias similares a las de Madrid en Asturias, el líder del PP lo descartó absolutamente. Se confesó 'muy respetuoso' con los Estatutos del partido. 'Cada uno se organiza como estima oportuno yconveniente y nosotros también', concluyó.