Publicado: 21.07.2016 17:20 |Actualizado: 21.07.2016 17:20

Llamar 'mala zorra' a la presidenta de la Diputación de Pontevedra también es libertad de expresión

El juzgado ha archivado las denuncias contra dos ediles del Partido Popular que publicaron comentarios despectivos hacia la socialista Carmela Silva. Aunque según la jueza del caso no se trata de expresiones "gravemente ofensivas".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Captura de pantalla del comentario de Jorge Caldas, teniente de alcalde en Moraña a la socialista Carmela Silva.

Captura de pantalla del comentario de Jorge Caldas, teniente de alcalde en Moraña a la socialista Carmela Silva.

PONTEVEDRA.- El juzgado de instrucción número 3 de Pontevedra ha archivado la denuncia presentada contra un concejal del Partido Popular en el ayuntamiento pontevedrés de Moraña que llamó "mala zorra y sinvergüenza" a la presidenta de la Diputación de Pontevedra, la socialista Carmela Silva, a través de un mensaje publicado en la red social Facebook.

En el auto, la titular de este juzgado, con competencia en asuntos relacionados con la violencia contra mujer, concluye que las expresiones proferidas por Jorge Caldas, entonces edil de Igualdad, no son constitutivas de delito al haber sido vertidas "en el ejercicio del derecho a la libertad de expresión".

La jueza adopta esta misma resolución contra otro militante del PP en este mismo ayuntamiento, que también había sido denunciado por publicar otro mensaje en Facebook en el que se refería a la presidenta provincial como "menuda furcia hija de puta".

Asegura la magistrada que dichos comentarios publicados en internet son consecuencia de un pleno de la corporación provincial de Pontevedra en el que se decidió no aportar dinero para la organización de un rally y la "finalidad" de estos mensajes era "poner de manifiesto su disconformidad con tal hecho".

Aunque reconoce que el edil y el militante del PP emplean un lenguaje "soez", la jueza añade que este tipo de términos no resultan "inhabituales" en las manifestaciones de cargos públicos, a pesar de que, tal y como recogía la denuncia presentada, sus autores deberían haber tenido un "plus de mesura" por su responsabilidad pública y política.



Además, dichos comentarios, a pesar de ser realizados tres horas después del pleno, son el resultado según el auto de la magistrada, de una "obcecación" al enterarse de la decisión adoptada con respecto al rally, al no estar ninguno de ellos en dicha sesión.

La titular del juzgado de instrucción número 3 de Pontevedra no estima, por lo tanto, que dichos insultos se traten de expresiones "gravemente ofensivas" ni que se hayan "transgredido" los límites de la libertad de expresión.

En esta resolución la jueza reconoce que la Fiscalía de Pontevedra no está de acuerdo con la decisión de archivar la causa ya que señalan que la libertad de expresión, como en este caso, "en ningún caso puede asimilarse a insulto" y entienden que estos comentarios son "objetivamente ofensivos" al haberse hecho públicos a través de las redes sociales.

El abogado de la Diputación de Pontevedra también se ha opuesto a este archivo ya que considera que estas expresiones son "injuriosas" contra Carmela Silva y que resulta "relevante" su cargo como presidenta provincial para valorar la "gravedad" de los hechos, al utilizar calificativos que tienen un carácter y una intención "claramente injuriosa y peyorativa". El auto no es firme y puede ser recurrido ante la Audiencia Provincial de Pontevedra.