Público
Público

Llamazares, elegido líder de Izquierda Abierta

Compartirá las tareas de portavoz con su compañera Montse Muñoz. Los dos son elegidos "por aclamación" por el Consejo Federal salido de la asamblea constituyente. El diputado destaca que se abre la puerta para crear u

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dejó su impronta en Izquierda Unida durante ocho años. Y después, perdido el poder, encarnó una sensibilidad dentro de la federación. A veces incluso algo molesta para la dirección federal. Esa corriente interna se hizo mayor, se hizo partido, y ahora le ha elegido como su líder. 

Gaspar Llamazares es, desde esta tarde, el primer portavoz de Izquierda Abierta. O, para ser más exactos, coportavoz, porque junto a él estará en la cúspide de la nueva fuerza su compañera Montse Muñoz, como ya adelantó Público. Los dos serán coportavoces en pie de igualdad y los encargados de llevar las riendas de una fuerza que aboga por ahormar 'frentes amplios' de izquierdas y dotar de 'representación política' a la indignación, al descontento.

El proceso ya se venía larvando desde tiempo atrás. Y la asamblea constituyente, celebrada hoy, no hizo más que sellarlo. El cónclave aprobó a primera hora de la tarde la candidatura única para el Consejo Federal, el máximo órgano de dirección, y en el que se sientan colaboradores de Llamazares y rostros reconocidos del mundo de la cultura y la universidad, como Almudena Grandes, Luis García Montero, Teresa Aranguren o Carlos Berzosa. Los cerca de 60 miembros del Consejo necesitaron apenas diez minutos para firmar una decisión en la que se venía trabajando. Sea: al final nombraron a los dos coportavoces 'por aclamación'.

IAb combina así el rostro reconocido con el de un referente hacia lo interno

Llamazares (Logroño, 1957) escala un peldaño más dentro de su dilatada trayectoria política. Colidera ahora de hecho y de derecho, fuera de los correajes siempre más complicados y heterogéneos de IU, un partido a su medida, en el que no sufre ni la contestación ni los movimientos volcánicos del pasado. Se consolida así, de la mano de Muñoz (Cantalejo, Segovia, 1962), como la cara visible de una oposición interna a Cayo Lara que no obstante se siente 'cómoda' en la actual IU. En realidad, ni siquiera la situación es enteramente nueva, ya que el tándem de los dos dirigentes venía funcionando casi desde la IX Asamblea y, desde que se creó Izquierda Abierta, el año pasado, ambos actuaban de promotores del proyecto junto con García Montero o Antonio Cortés. De modo que la solución ratificada esta noche es la lógica: continuidad. Combinación de un rostro muy reconocido por los ciudadanos (Llamazares) y de un referente político claro hacia lo interno y hacia IU (Muñoz).  

'Este es un paso muy importante. Mucha gente pensó que no llegaríamos. Y estoy muy emocionada'. Muñoz se enteraba al mismo tiempo que el resto del plenario de su designación, ya que la reunión del Consejo Federal fue tan rápida que ni le dio tiempo a incorporarse a la misma después de dejar ventilada la aprobación de las resoluciones políticas. Después, reiteró la consigna principal con la que nace Izquierda Abierta: 'Sumar a mucha gente'. 'La única exclusión –dijo veladamente al equipo de Lara en IU y a aquellas fuerzas que no quieran converger– es la que cada uno quiera hacer. El único límite es una organización amable y útil'. 

Muñoz asegura que 'el único límite es una organización amable y útil'

Llamazares abundó en ese mensaje, incidiendo en que no hay techo para las aspiraciones de IAb: 'Empezamos con modestia y hemos abierto una puerta en la izquierda. Se abre una puerta para que sea posible hablar, para que sea posible negociar, para que se cree un frente amplio antineoliberal, frente a la derecha y con aspiraciones de gobernar'. Apeló directamente a sus compañeros en Izquierda Unida, con ánimo de mano tendida: 'Colaboraremos con el PCE, con Izquierda Republicana, dentro de IU y con el conjunto de la izquierda. Tenemos claro que el objetivo no es regenerar el país mediante una cirugía de hierro, sino mediante una alianza amplia, una alianza productiva frente a la especulación, una alianza democrática frente al golpe de mercado'. 

Durante todo el día de asamblea goteó la idea de que no hay tiempo que perder, que la izquierda tiene que confluir forzada sobre todo por las circunstancias, por la excepcionalidad de la crisis y el desmantelamiento del Estado del bienestar que, a su juicio, está protagonizando el Gobierno de Mariano Rajoy y fuera, en Europa, los prebostes comunitarios. 'En una situación de emergencia –había dicho dramáticamente el economista Juan Torres en la segunda de las dos mesas redondas que se organizaron–, o nos damos la mano o estamos condenados a un fracaso de años. Tiremos puertas y fronteras entre nosotros. Si lo hacemos con energía, entusiasmo, generosidad, yendo a cada esquina a hablar con la gente, tengo la seguridad de que conseguiremos que este terror que quieren imponernos saldrá derrotado'.

El partido aboga por sumar a la defensa de alternativas las 'medidas concretas de contrapoder'

El excoordinador cinceló ese argumento: 'Nos jugamos mucho, tanto como dos generaciones de españoles que en estos momentos están en peligro. Para la izquierda, no es un momento cualquiera. No es una crisis, es una estafa, un ajuste durísimo que intenta acabar con los derechos sociales, los salarios, acabar con las libertades, los derechos democráticos y la democracia europea. ¡Pretenden un mercado laboral y unos derechos sociales asiáticos y un Gobierno despótico. No podemos tolerar que en este país se pierda una generación, se pierdan derechos conquistados con sangre, sudor y lágrimas y que se pierda la democracia que tanto costó a los antifranquistas conquistar'.

Además de la defensa de las alternativas al neoliberalismo, Llamazares reivindicó una especie de guerra de guerrillas, en línea con lo que minutos antes había comentado el sociólogo y dirigente de IAb Raúl García. Es decir, agregar a la propuesta de iniciativas políticas 'medidas concretas de contrapoder', acciones 'que eviten la ruptura entre movimiento social y política, entre la realidad de la calle y las instituciones'. ¿Cuáles? Por ejemplo, dijo, promover 'movimientos cooperativos' o una 'banca ética'.

El fin de fiesta no lo puso ningún himno. No lo hay todavía. Aunque bien podría serlo la optimista Always look on the bright side of life de los Monty Python con que Raúl García amenizó al auditorio. Quien protagonizó el cierre fue Federico García Lorca. Su potente y actual Grito hacia Roma. El clamor del poeta contra los males del capitalismo que, más que recitar, interpretó, vibrante, brutal, el actor Juan Diego Botto. El auditorio se levantó como un resorte. Ovación total. 


La sesión de tarde, aparte de la elección de los coportavoces, estuvo ocupada por dos mesas redondas, una sobre economía y trabajo y una segunda sobre 'la melancolía democrática, el malestar y las alternativas'. Estas son algunas de las frases que dejaron los ponentes:

-Carlos Berzosa, exrector de la Universidad Complutense de Madrid: 'Tenemos que actuar porque otra política económica es posible. Nos quieren domados. Hay que reaccionar frente a la reacción, como decía Paco Fernández Buey [recientemente fallecido]'.

-Juan Torres, economista: 'Hay que buscar nuevas formas de empresa, de propiedad, y eso no lo estamos haciendo. Anticipar a la gente el mundo que somos capaces de traer. Mientras no lo digamos, la gente no creerá en nosotros como quien hace un acto de fe'.

-Rodolfo Benito, secretario confederal de Estudios de CCOO: 'No hay cauce político para la amplia movilización social. Es uno de los principales déficits'.

-Armando Fernández Steinko, profesor de Sociología de la UCM: 'Partidos, sindicatos y movimientos sociales deben trabajar juntos, pero no subsumirse unos en otros'. 

-Teresa Aranguren, periodista y consejera en RTVE por IU: 'Hay necesidad de unos medios públicos, pero no gubernamentales. La reforma legal [la ley de 2006] permitió impulsar la radio y la televisión estatal como medios públicos que no dependían del Gobierno, muy apreciados por la ciudadanía, con mecanismos de control muy dignos'. 

-Concha Caballero, exportavoz de IU en el Parlamento andaluz:  'Tenemos una enorme ingenuidad la gente de izquierdas porque no estudiamos los movimientos que hacen los demás y los think tanks de la derecha. Pero parte de lo que ocurre estaba escrito en los think tanks de la derecha, en FAES. Mientras que no hemos llegado a concretar la reforma de la política que queremos, la derecha está realizando una reforma a fondo de la política, con el silencio nuestro y con el acompañamiento indirecto, poco crítico'. 

-Almudena Grandes, escritora: 'Un partido de izquierdas tiene que abandonar las grandes posiciones de asaltar palacios para acercarse a los problemas de la gente'. 

-José Antonio Martín Pallín, magistrado emérito del Tribunal Supremo: 'La Constitución dice que la Justicia emana del pueblo. Que esa declaración sea real y efectiva y no emane de los consejos de administración, que es lo que está pasando ahora'. 

Y unos números finales: entre acreditados e invitados, acudieron unas 500 personas a la asamblea constituyente de Izquierda Abierta en el Ateneo de Madrid. Otros 1.200-1.300 la siguieron durante todo el día por streaming

El Consejo Federal debe acabar de completarse con las federaciones territoriales que aún no han nombrado dirigentes. Lo compondrán 60 personas más los representantes de los cuatro partidos que, por ahora, se adhieren a Izquierda Abierta: Ezker Batua-Berdeak –la formación de Javier Madrazo, escindida de IU–, X Tenerife, Red Verde y Convergencia por Extremadura

Todavía falta que se configure la nueva dirección. En las próximas semanas se reunirá el Consejo Federal para designarla y repartir las áreas. Queda la duda de si conviene o no la doble cartera. Es decir, si es preferible que quien ocupa una tarea en la ejecutiva de IU puede compaginarlo con otra responsabilidad en IAb.