Público
Público

Llega al CNI el código del buen espía

¿Es compatible infiltrarse en una organización mafiosa, hacerse pasar por un peligroso terrorista con ser buena persona las 24 horas del día?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Es compatible infiltrarse en una organización mafiosa, hacerse pasar por un peligroso terrorista o intimar con un espía enemigo con ser buena persona las 24 horas del día? El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), general Félix Sanz Roldán, no tiene ninguna duda de que sí. Por eso ha encargado un código de conducta que someta las actuaciones de los agentes del espionaje español a criterios éticos.

Por encima de entregar al presidente del Gobierno información sensible sobre los riesgos que corren 'la independencia o integridad territorial de España, los intereses nacionales y la estabilidad del Estado de derecho', según marca la ley, estará comportarse según unos parámetros que eviten la deshumanización de los alrededor de 3.500 miembros del CNI.

Por el momento, el código de es un borrador que lleva desde el martes en la mesa de Sanz Roldán, quien ayer no quiso desvelar más detalles. El general hizo el anuncio durante unas jornadas sobre el futuro de la Inteligencia europea que organizó el propio CNI dentro de la política de puertas abiertas instaurada desde su llegada a la sede de la Cuesta de las Perdices, y que se ve limitada, por otra parte, por el carácter secreto de todas las actuaciones que desarrolla el centro.

'Junto al deber democrático de ser transparente tenemos también el derecho a que se valore lo que hacemos, que es mucho, por la seguridad de España y de los españoles, por la seguridad de nuestro amigos y aliados', afirmó ayer el general.

Si el jefe de los espías se permite preocuparse por la ética en el trabajo de sus subordinados es porque otras cuestiones, como el cumplimiento de la legalidad, están aseguradas. Según dijo ayer, los integrantes del centro viven 'bajo un estricto respeto a la ley'. Si la voluntad flaquea o irrumpen las dudas, además de al Código Penal podrán recurrir al de buenas prácticas del espía.