Público
Público

Llegan a Madrid los cuerpos de los españoles muertos en Afganistán

El presidente del Gobierno, los ministros de Defensa e Interior y Mariano Rajoy, entre otros, reciben a los fallecidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PP, Mariano Rajoy, han analizado durante varios minutos la situación de las tropas españolas en Afganistán, en una conversación informal en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid).

El encuentro se ha producido en el acto oficial organizado para recibir los cadáveres de los guardias civiles y el traductor fallecidos en atentado.

Al término del acto y tras consolar a los familiares de las víctimas, ambos departieron en un grupo en el que estaban entre otros, los ministros del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y de Defensa, Carme Chacón, así como el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general José Julio Rodríguez

En dicha conversación, el JEMAD se dirigía al grupo y explicaba las últimas informaciones que traía desde Afganistán, ya que acababa de descender del avión de la Fuerza Aérea que repatrió los cadáveres.

 

A las 11 horas de este jueves han llegaron a la base madrileña de Torrejón los cuerpos de los dos guardias civiles y el intérprete asesinados en un atentado terrorista en Afganistán.

Los restos mortales del capitán José María Galera Córdoba, el alférez Abraham Leoncio Bravo, y Ataollah Taefik, han sido recibios a pie de pista por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; los ministros de Defensa, Carme Chacón, y del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, altos mandos militares y civiles de ambos depatarmentos; el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el líder del PP, Mariano Rajoy; y los portavoces parlamentarios del PSOE, Jose Antonio Alonso, y del PP, Soraya Sáenz de Santamaría.

También esperaba el jefe del Mando de Operaciones, teniente general Jaime Domínguez Buj, así como el capellán castrense de la base de Torrejón y un imán.

Los féretros eran esperados para ser sacados del avión, un Airbus 310 del ala 45 del Ejército del Aire, por tres piquetes de compañeros de los asesinados, dos de la Guardia Civil para los agentes, y uno del Ejército de Tierra para el intérprete, que estaba adscrito al Ministerio de Defensa.

El Gobierno no prevé modificar las medidas de seguridad en torno a los cooperantes españoles que trabajan en Afganistán, y más en concreto los presentes en el Equipo de Reconstrucción Provincial (PRT, por sus siglas en inglés) de Qala i Now tras el ataque de ayer en la antigua base española.

La secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez, ha argumentado en declaraciones a Europa Press que ya se está trabajando con los procedimientos que exige esta zona.

'Nosotros tenemos un sistema de trabajo de la cooperación española integrado con las fuerzas de seguridad y con el destacamento que tenemos allí del Ejército español', ha explicado, precisando que por ello se trabaja 'siempre indudablemente con las medidas de seguridad y de protección que exige la situación en la zona'.

En este sentido, el ataque de ayer contra la base española de Qala i Now 'nada va a cambiar' puesto que ya está en marcha un 'sistema de trabajo conjunto' que garantiza la seguridad de los cooperantes.