Publicado: 28.12.2015 22:46 |Actualizado: 28.12.2015 22:50

La lluvia da una tregua a la lucha contra los incendios en Cantabria

La situación está controlada y no hay ningún riesgo para la población, asegura el Gobierno regional, aunque siguen activos 20 focos de los casi 90 registrados

Publicidad
Media: 3.50
Votos: 2
Comentarios:
Uno de los incendios forestales originado en los montes próximos a la localidad cántabra de Viernoles.- EFE

Uno de los incendios forestales originado en los montes próximos a la localidad cántabra de Viernoles.- EFE

SANTANDER.- Una veintena de incendios forestales siguen activos en Cantabria. La lluvia a ayudado a sofocar la mayoría de los casi 90 focos que se han registrado en la comunidad. Las precipitaciones caídas a última hora de la tarde ha dado un respiro en una "jornada crítica" por el número de focos activos, la rapidez con la que se han propagado por las fuertes rachas de viento sur y la imposibilidad de actuar con medios aéreos, que se podrán incorporar este martes a los trabajos si las previsiones meteorológicas se cumplen.

Pese a ello, según ha informado el Gobierno de Cantabria, la gran labor de los servicios de extinción ha permitido que en estos momentos la situación esté controlada y no haya ningún riesgo para la población.



La lucha contra el fuego se ha llevado a cabo íntegramente desde tierra con cerca de 700 efectivos desplegados a lo largo de toda la geografía regional, total en el que se incluye a la UME, que tiene movilizados 455 militares en la región; personal del Gobierno de Cantabria (cuadrillas, guardería de la Dirección General del Medio Natural y bomberos del 112), Guardia Civil y voluntarios.

En cuanto a medios materiales, han intervenido 73 autobombas y nodrizas, más otros tantos vehículos auxiliares.

Los incendios activos de mayor calado se encuentran en la zona oriental de Cantabria, concretamente en los municipios de Liendo y Guriezo, donde a media tarde se incorporó el tercer destacamento de la Unidad Militar de Emergencia. También se mantiene un importante despliegue de cuadrillas de operarios forestales en el medio y alto Asón, concretamente en Ramales de la Victoria y en Rasines.

En Socarbarga, donde se desató un foco bastante llamativo por la tarde y el viento dirigía las llamas hacia unas viviendas, se movilizó inmediatamente a una cuadrilla de la Dirección General de Medio Natural y la Agrupación de Voluntarios de Camargo, que en estos momentos siguen trabajando en el lugar y mantienen la situación bajo control.

En el valle del Besaya, extinguido ya el foco que durante buena parte del día permaneció activo en Pesquera, se mantiene el control y la vigilancia en Anievas y San Vicente de León, mientras que en Viérnoles, donde se tuvo cortar la vía de Renfe -ya está abierta a esta hora- y el fuego rondó algunas viviendas, la situación ha recobrado la normalidad, al igual que en La Viesca y Riocorvo.

Cinco vehículos de extinción, calcinados


También en Viérnoles se produjo este mediodía un incidente con cinco vehículos de los servicios de extinción, que han resultado calcinados o afectados por el fuego después de producirse un cambio en la dirección del viento, sin tener que lamentar daños personales.

La evolución ha sido igualmente muy favorable en una de las zonas más afectadas en los últimos días como es el valle de Cabúerniga y Los Tojos, concretamente en Bárcena Mayor, que a esta hora no registra incidencias significativas.

Los 3 Puestos de Mando Avanzados (PMA) permanecen instalados en Ruente, Los Corrales de Buelna y Liendo.

A lo largo de la jornada el Servicio de Emergencias 112 ha recibido un total de 866 llamadas relacionadas con incendios forestales.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, sigue muy de cerca la evolución de la situación y en permanente contacto con los consejeros de Medio Rural, Jesús Oria, y de Presidencia y Justicia, Rafael de la Sierra, se encuentran en el Centro de Coordinación Operativa (CECOP) supervisando los trabajos junto con técnicos de Protección Civil del Gobierno de Cantabria y la Dirección del Medio Natural, y representantes de la UME y la Guardia Civil.